Mocorito un ejemplo en salud financiera

Compártenos:

El municipio de Mocorito sigue destacando y sorprendiendo a los sinaloenses. No cabe duda que le hizo bien la alternancia política y haberse liberado de los gobiernos que históricamente estaban enquistados en el poder.
En poco tiempo, Mocorito pasó de ser un municipio sumergido en la ruina financiera asfixiado por las millonarias deudas, a ser un ejemplo de salud financiera.
Sus habitantes deben estar muy orgullosos de que su tierra siga por buen camino. Ese tipo de noticias no son para menos, sobre todo si recordamos el desastroso pasado con más penas que glorias que proyectaban un municipio totalmente en el olvido.

Desde hace cinco años aproximadamente, las cosas comenzaron a cambiar hasta lograr una racha de éxitos en la cual, se llegó a decir: “todo lo bueno sucede en Mocorito”. Así lo expresó hace un par de años, un importante académico de talla internacional, quien comentó eso en la ciudad de México, muy sorprendido por las buenas noticias que ocurrían con frecuencia en ese municipio de Sinaloa que repentinamente empezó a sonar a nivel nacional.

Como ya lo saben, Mocorito no ha destacado solamente en el ámbito turístico, sino que últimamente han sido referentes en el tema de transparencia a nivel estado y además de manera reiterada fueron reconocidos a nivel federal por el buen desempeño que tuvieron como gobierno.

Ahora, más reciente aún nos dio mucho escuchar en Línea Directa, una entrevista en la que Víctor Torres recibió al diputado Jesús Alfonso Ibarra, presidente de la Comisión de Hacienda del Congreso del Estado de Sinaloa, quienes tocaron el tema de Salud Financiera y mencionaron a Mocorito como uno de los municipios principalmente sanos. Así como también Ahome, Elota y Salvador Alvarado. De ahí, el diputado continuó con una lista con los municipios que están medianamente sanos, entre ellos Angostura y Culiacán, siendo la capital del estado, un municipio que pasó “arrastrando la cobija”.
El diputado agregó que los resultados son producto tanto de factores de largo plazo como a corto plazo, por ello la importancia de las condiciones en que los actuales gobiernos recibieron las administraciones (saqueadas la mayoría), o mejor dicho ¿en qué condiciones entregaron los gobiernos los que ya se fueron?.
Eso aunado a las decisiones que hoy están tomando quienes gobiernan para ser eficientes; tal como tomar acciones para evitar incrementar el gasto corriente, no incrementar nóminas, manejo sano y trasparentes con proveedores, entre muchas más que contribuyen a mantener finanzas sanas en los municipios.
Esa fue la clave que recomendó el diputado, la cual parece muy fácil, tanto así que casi todos los políticos presumen y dicen que eso harán. Pero tal y como lo decía el presidente de la Comisión de Hacienda del Congreso del Estado de Sinaloa, la cosa no es que lo digan, sino que realmente lo hagan. Y en eso tiene toda la razón, y para muestra ahí están las campañas políticas, todos prometiendo eso mismo, pero a la hora de gobernar son pocos los que lo hacen.
En ese sentido, Mocorito ha sido congruente y demostrado ser diferente. Su alcaldesa María Elizalde desde que tomó las riendas de la presidencia, dio muestra de lo que iba a hacer, a toda costa política enfrentó y se sabe que sigue enfrentando a quienes todavía intentan desestabilizar un gobierno municipal que retomó una inercia de éxitos que solamente sus detractores, no reconocen ni reconocerá jamás, porque naturalmente, el éxito de unos es el fracaso de otros, sobre todo para algunos políticos mocoritenses que llevan años con sueños o más bien delirios de grandeza que, hoy evidentemente se convirtieron en traumas provocados por ambiciones, frustraciones y fracasos electorales.

Sin embargo, los resultados e indicadores ahí están, se construyen día con día y María Elizalde a diario lo demuestra trabajando.
Mientras que sus rivales y detractores políticos a diario salen a hacer las cosas mal, se equivocan frecuentemente y cada día se hunden más, cayeron en la comodidad y vieja costumbre política de descalificar y criticar todo, dar la contra en automático, lo cual los ha llevado a defender temas donde se violan derechos políticos de ciudadanos, problemas que al ser minoría les ha salvado de meterse en graves problemas legales. Dicho bloque evidentemente ignora totalmente que las formas de hacer política cambiaron y que el pueblo quiere y aplaude a los políticos que construyen, a los que predican con ejemplo. Las nuevas generaciones saben perfectamente que todo aquel que no tiene la capacidad de construir, opta por destruir.
En pocas palabras, hoy en día, nadie toma en serio a un zángano, por eso ahora los políticos primero tienen que demostrar de que están hechos y luego abanderar causas, de lo contrario no tendrán respaldo de la gente.
En ese contexto político, se creó un ring político con reflectores para la presidenta María Elizalde y sus regidores pasístas (Silvano Higuera, Mabel Arce y Edith Rodríguez, sigue avanzando como un ejemplo estatal. Mientras sus rivales son ridiculizados (hasta por el gobernador) y se aferran atacar con pólvora mojada debido a las técnicas de la vieja escuela (critica y descalificación de todo), con nula capacidad de construir y sin una figura política de peso o del agrado de los mocoritenses.

Pero afortunadamente, no toda la oposición es mala y definitivamente el problema no es generacional, sino de ética, carácter y formación política. Porque está el caso del PRD con una joven regidora como lo es Abby Veranda López Espinoza de Higueras de Los Vega, quien sabe cómo defender y ayudar al pueblo mediante atinadas gestiones que logra concretar sin necesidad de hacer un circo en cabildo. Sino proponiendo ideas positivas que toma de las necesidades que detecta al atender los sectores que le corresponden y representa.
Lo mismo sucede con la Dra. Irma Arroyo de Melchor Ocampo, regidora de Morena, quien llegó en alianza y entiende que ahora tiene que responder como gobierno ganador, desempeñando muy bien su cargo al utilizar el cabildo para cuestiones de garantizar una gobernabilidad equilibrada y canalizar gestiones mediante diplomacia donde pone las necesidades del pueblo por delante, sin tener que ridiculizarse para llamar la atención.
El primer indicador oficial de que las cosas seguirán mejorando, lo dio a conocer el propio presidente de la Comisión de Hacienda del Congreso del Estado. Y con ello, sin duda alguna comienza a verse ese escenario prometedor que la gente esperaba para Mocorito. Con la confirmación oficial de finanzas sanas en los primeros meses de su gobierno, todo parece indicar que serán tres años de progreso y desarrollo. Una administración municipal en la que muchos lucirán y se llevarán bonitas satisfacciones. Mientras que otros pasarán nuevamente a la historia con etiqueta de frustración, odio, amargura y fracaso con que llegaron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

nueve + dieciocho =