EDITORIAL DE LA SEMANA

CUANDO SE DEJA DE SOÑAR 

Cuando se deja de soñar, prácticamente se deja de vivir. Se deja de existir. El soñar nos permite alimentar esa parte hecha de ilusiones y deseos que nosotros tenemos, por el hecho mismo, de ser humanos. Cuando se deja de soñar, se deja de perseguir aquello que alimenta el esfuerzo y aclara la perspectiva de un futuro más cierto. Soñar, es la construcción de imaginarios, de idearios que fortalecen la … Seguir leyendo CUANDO SE DEJA DE SOÑAR

 

SECCIÓN DE INTERÉS