EDUCACIÓN CON PERSPECTIVA DE GÉNERO

Compártenos:

Por: Dra. Rosa María Estrada Coronado

La inequidad de género en la educación afecta a todos los individuos, sin embargo, en la actualidad las niñas y mujeres continúan experimentando las mayores prácticas de desventaja y exclusión; y los entornos escolares no son la excepción.
Según datos de la UNESCO, 16 millones de niñas nunca irán a la escuela, asimismo las mujeres hoy en día representan dos tercios de los 750 millones de adultos que carecen de conocimientos básicos de alfabetización.
Otro dato alarmante se sitúa en la brecha salarial, pues de acuerdo con datos de ONU Mujeres, las mujeres solo ganan 77 centavos por cada dólar que ganan los hombres. Asimismo, muy pocas tienen oportunidad de laborar en cargos de alta dirección.
De acuerdo con The Global Gender Gap Report, a pesar de que en los últimos 25 años México ha trabajado arduamente por el acceso igualitario en la educación primaria y secundaria, dista aún la igualdad educativa.
Investigaciones recientes señalan que en nivel bachillerato, al igual que en la educación básica, los docentes tienden a interactuar diferente con los alumnos varones que con las alumnas. Y en la educación en general persiste un currículo oculto sexista y estereotipado, que destaca la diferencial atención de parte de los docentes, así como las diferentes expectativas entre varones y mujeres.
Este fenómeno impacta en el rendimiento desigual de los estudiantes en las pruebas internacionales, basándose en patrones de género, dado que las mujeres obtienen mejores resultados en lectura y los varones, en matemáticas y ciencias. Y como efecto dominó esto conlleva a otro fenómeno interconectado “la elección de carreras”.Los datos son contundentes y negar la desigualdad de oportunidades por causas de género solamente incrementará el problema. Si bien estas desigualdades son atribuibles a la sociedad en su conjunto, le corresponde a la escuela combatir la inequidad, sobre todo en las oportunidades de aprendizaje.
De esta forma es que el enfoque de género debe ser un asunto latente en las estrategias nacionales, de desarrollo, las políticas y las intervenciones orientadas a garantizar el derecho a la educación.
En cuanto a la agenda estatal se reconoce la decisión acertada del gobernado Rubén Rocha Moya para tomar cartas en el asunto, a partir de la creación de la Secretaría de las Mujeres, cuya titular es la doctora Teresa Guerra Ochoa quien tendrá la importante tarea de impulsar una política de perspectiva de género en nuestro Estado.
En esta misma tesitura es que el pasado mes de diciembre de 2021 se anunció la firma de convenio entre la Secretaría de las Mujeres y la Secretaría de Educación Pública y Cultura (SEPyC), donde como compromiso principal se advirtió la capacitación de personal y estudiantes, sobre temas relacionados con la perspectiva de género, derechos humanos de las mujeres, discriminación y violencia. Concluyendo, la perspectiva de género en la educación no se trata solamente de la atención a una demanda política. Sino del reconocimiento claro y explícito de que, en la escuela, además de aprendizajes y de información se transmiten valores y actitudes que reflejan la concepción de la moral pública vigente en nuestra sociedad.
Sin duda alguna hoy por hoy se requiere de construir ambientes de aprendizaje que rompan estereotipos, amplíen los modelos de vida y las oportunidades para todos.
Por lo tanto, es necesario que la lucha por la igualdad de género ocurra desde el núcleo del sistema educativo, desde la sensibilización y formación docente y estudiantil, que contemple desde las situaciones que ocurren en el aula hasta la planeación estratégica, la revisión de las normas y reglamentos escolares, y por qué no la elaboración de materiales didácticos como libros de texto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 1 =