CARACTER POLITICO

Compártenos:

LOS VOTOS SALDRÁN DEL PECHO
1.- El trabajo ya se hizo. Los guardaditos funcionaron en los actos de cierres y hay bolsa para el día 6. Prevaleció el pulso diario de las encuestas. Los 4 exgobernadores no hicieron pronunciamientos públicos. El dinero empresarial se mostró tímido y los ciudadanos acudieron a los actos con  la esperanza de impulsar una vida mejor.
Morena, que es un movimiento y no un partido disciplinado,  decidió sobre las protestas por un luchador social, con experiencias de gobernabilidad: El senador Rubén Rocha.
Rocha de un movimiento de izquierda y Héctor Melesio Cuen Ojeda, constructor del fuerte Partido Sinaloense, con definición de centro izquierda, tomaron la decisión (calificada como inteligente) de unirse para ganar la gubernatura y la mayoría del Congreso del Estado, a fin de instalar la Cuarta Transformación en Sinaloa.
La alianza y el plan de campaña de los también exrectores de la UAS, ambos nativos de Badiraguato, operó desde el primer día soportando golpes a la cara para Rocha y en el cuerpo del maratonista Cuen Ojeda. Nada extraordinario en una lucha electoral.
Aunque las empresas encuestadoras fueron perdiendo prestigio con los años, esta vez algunas de sus sopas reflejaban coincidencias con el sentir de las calles. En cada amanecer concedían ventaja al proyecto MORENA- PAS. A veces poco a veces mucho, hasta que la última del mes concedía una ventaja (tal vez exagerada) de 34 puntos a Rocha Moya sobre Zamora Gastelúm.
El PRI, en uso de su adn  escogió a su senador Mario Zamora Gastelúm, con atributos de juventud, energía y figura con buen registro audiovisual, que explotó bien en la guerra de la imagen.
Zamora encabezó en Sinaloa al proyecto Va Por México, en el que participa Claudio X. González y el propio José Antonio Meade, su jefe exsecretario de Hacienda y candidato presidencial en 2018.
También recibió el apoyo de los fuertes cacicazgos de Hidalgo, Coahuila y Estado de México, más el del gobernador Quirino Ordaz Coppel, en un primer momento.
2.- Como ya es tradicional, los partidos políticos usan y consiguen recursos para el inicio de campaña, economizan a la mitad de la misma y amarran en un pañuelo el dinerito para cerrar y operar el día de la elección.
Fueron buenos cierres los que alcanzamos a ver hasta hoy. En Mazatlán hubo concentraciones fuertes de la población para apoyar a Mario Zamora y a Fernando Pucheta, principalmente.
Con Rocha se concentraron en el puerto varios miles de mazatlecos.
En Guasave, primera población que le dio un triunfo en su carrera al Peje Andrés Manuel, recibió la noticia de la gran ventaja en el papel para Rocha, que dio pie a la famosa frase “este arroz ya se coció”.
En Culiacán Fustino Hernández, con apoyo del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Gobierno del Estado, que controla Gabriel Bayardo,  reunió a unos 3 mil ciudadanos en el centro de la ciudad.
Hoy cerrará en Quilá, en el distrito electoral en donde se mueve valiente Serapio Vargas, de Morena-PAS.
Un evento que fue ejemplo de alegría y calidad fue el cierre de todos los candidatos del Partido Rosa, que encabezaron  Rosa Elena Millán, la candidata a gobernadora y la aspirante a presidir Culiacán, la guapa y exitosa empresaria Siria Quiñonez. Discursos muy buenos, musiquita movida y un remix para cantarle al Partido Fuerza Por México.
Hombres de izquierda como Florencio Rivera, que fundó colonias populares, y Feliciano Castro, candidato de Morena que encabezó luchas por la tierra urbana, cerrarán el martes en Los Ángeles. Ese sector en particular concentra 16 mil votos.
De Va por Sinaloa la candidata en ese distrito es Erika Sánchez. Es buena contrincante la diputada federal. Hay tiro.
3.- Los cuatro exgobernadores de Sinaloa: Francisco Labastida Ochoa, Juan Millán Lizárraga, Jesús Aguilar Padilla y Mario López Valdez no apoyaron públicamente a ninguno de los candidatos que participaron en la contienda.
Hubo, sí, una opinión de Francisco Labastida sobre la personalidad de su paisano Zamora a pregunta expresa de los periodistas de Los Mochis. Pero no pronunció un apoyo político explícito ni implícito.
En honor a la verdad, los apoyos de exgobernadores tienen efecto mediático y tal vez hasta romántico para algunos, pero no son grandes imanes a las urnas. No tienen fama de generosos, pues.
Esta campaña, de hecho, no soltó las carteras gordas ni se presentaron las grandes transferencias para los candidatos o para los partidos, como sucedía antaño.
La compra de votos no es negocio empresarial cuando no tienen indicativos de que gane su gallo.
Además, ahora es delito electoral grave.
Para el día 6 de junio la gente va a salir a votar y cada ciudadano sacará de su pecho la decisión tomada.
Todo queda en manos de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 5 =