Los Puntos Sobre las ÍES….

Compártenos:

A que viene el Presidente…? 

La visita, por ruín y badulaque que sea, debe ser la preferida.    Refrán  popular

Este fin de semana estará nuevamente en el sur de Sinaloa el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Visita oficial aunque sin actos públicos, respetando se supone, por esta vez la veda electoral que los prohíbe.

Oficialmente se dice que viene para supervisar el avance de las obras de la presa Santa María sobre el río Baluarte acompañado por el Gobernador Quirino Ordaz Coopel.

Según se ha anunciado arribará este sábado a Mazatlán sin mas agenda que la compañía del gobernante sinaloense. Ahí pernoctará.

A reserva de confirmar porque aun no se han dado detalles de su agenda, el mandatario pernoctará  en el puerto sinaloense.

El domingo irá al municipio de Rosario para la supervisión de las obras de la presa anhelada y demandada desde hace mas de medio siglo por los municipios del sur de Sinaloa que será beneficiado con las aguas del Baluarte para abrir tierras a los cultivos de riego y satisfacer las necesidades de agua potable a los habitantes.

Sin embargo, en los corrillos políticos se dice que el objetivo real de esta visita, un tanto inesperada por los tiempos electorales que corren, es político.

Y nosotros, mal pensados que somos, así lo creemos.

Hay que reconocer, eso sí, que la visita de supervisión a la presa es valiosa, porque esa importante obra, vital para el despegue agrícola y económico del sur sinaloense ha sido promesa y compromiso de varios presidentes, en respuesta a las demandas de los habitantes del sur de Sinaloa.

Enrique Peña Nieto hasta firmó el compromiso de darle prioridad a la construcción de la presa y todo quedó en el puro compromiso firmado,

López Obrador también hizo el compromiso de hacer realidad ese anhelado sueño.

Y lo está cumpliendo destinando para este año un presupuesto de mil millones de pesos que ya se está aplicando y las obras  básicas están en ´proceso.

Es la única obra hidráulica que realiza la federación en el país.

Por ese lado está bien, muy bien.

Pero, el pero de siempre: el otro objetivo de la visita.

Hay quien dice que viene para ajustar al Gobernador Quirino Ordaz por el presunto apoyo al candidato de la alianza “Va por Sinaloa”, Mario Zamora Gastélum y por la intromisión de funcionarios de primer nivel en la campaña del mochitense a lo que se refirió López Obrador en una de sus “mañaneras” y que ya ameritó la reacción del gobernador cesando a Evelio Plata de la Secretaría de Pesca y Acuacultura y aceptando la renuncia de Manuel Tarriba en la de Agricultura y Ganadería.

Pero, aunque no aparecerá en agenda, se presume que López Obrador habrá de reunirse, muy en privado con Rubén Rocha Moya, su candidato a la gubernatura, su amigo Luis Guillermo “El Químico” Benítez y otros mas para exigirles mas celeridad en sus campañas.

No sería extraño y menos remoto pues aunque la ley lo prohíbe, el presidente si ha estado metiendo las manos y hasta los codos en las campañas política.

Y lo reconoció públicamente cuando se le preguntó sobre su intervención en la campaña por la gubernatura de Nuevo León, al reconocer que si tiene metidas las manos “porque no va a permitir ningún fraude”…

Atrabiliario que es el tabasqueño se pasa por el arco del triunfo no solo  a la legislación electoral, sino a otras leyes, incluyendo la Constitución.

La desesperación llega hasta el mismo Presidente al darse cuenta que las preferencias que marcaban gran ventaja a su partido  Morena han ido cayendo y muchos candidatos en las quince entidades en competencia van a la baja o no avanzan, salvo contadas excepciones.

En este caso se inscribe Sinaloa, en donde pese a las encuestas patito, las encuestas o sondeos de opinión muestran retroceso en las preferencias para los candidatos de MORENA-PAS y crecimiento para los opositores, incluido Mario Zamora quien ha sumado a diputados y militantes morenistas.

Y eso preocupa mucho a López Obrador, quien antes que nada desea volver a ganar la mayoría de la Cámara Baja del Congreso de la Unión para continuar con las reformas de la llamada cuarta transformación.

Por eso consideramos que la visita del presidente mas que supervisar las obras de la presa, es con fines totalmente electorales.

Y también de paseo, un descanso en Mazatlán y el disfrute de los mariscos de nuestro amigo “Cuchupetas“ de Villa Unión que tiene la mejor cocina de mariscos de México…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 8 =