Todos juntos por un México más justo

Compártenos:

Sin que pueda entenderse como un lema de campaña, es importante dar cuenta que para transformar a la nación se ocupa del esfuerzo y trabajo de todos.
Ante la decadencia de la política actual, la transformación es inevitable pues de seguir con el mismo pensamiento es casi seguro que no logremos avanzar.
Todo cambio precisa de la comprensión de la realidad que se vive y si esta no se entiende no resuelve la incompatibilidad de los diversos estados sociales, entonces habremos de hacer algo para cambiar el engranaje que haga más fluido el cambio trasformador.
El título de este corto puede sonar como lema de campaña, sin embargo no es ni pretendo que se tome como tal, simplemente entender el papel histórico de cada uno de los que hoy damos cuenta del desastre que hicieron los dueños del México colonial.
La participación ciudadana debe constituirse en todos los espacios geográficos, en todos los espacios políticos, en todos los espacios sociales. La decadencia de muchos de nuestros valores nos han llevado a una reflexión más profunda.
Dicha decadencia, a veces inadvertida por la misma dinámica social, nos ha evitado indagar en sus profundidades. Las diversas entidades académicas no han resuelto en sus protocolos de investigación para dar cuenta de un sinnúmero de fenómenos que han venido sucediéndose como cosa natural, sin atender realmente que esos fenómenos son productos de nosotros mismos.
La apatía, la falta de perspicuidad, el manoseo de la verdad, han opacado la claridad del quehacer político-social dejando de lado la no intervención de los fenómenos que nos agobian y nos perturban. Es claro que la falta de entendimiento de la real intención cristiana se vea opacado por odios y fobias sin ver realmente el verdadero milagro que hoy se vive en nuestra nación.
Se ofuscan solo por la filiación de intereses abyectos acumulados hasta enfermarlos del alma. El falso conocimiento y la ignorancia someten a millones de personas pensando ellos quizás, que con agravios resolverán las grandes diferencias entre los humanos. Vivimos una pandemia y no se entendió, está una guerra y sigue sin entenderse, viene la hambruna y culparemos a todos, menos a nosotros mismos. Qué papel jugamos entonces? Echarle la culpa de todo a YSQ.
La reconversión humana es parte de la transformación y esta debe darse cuando la decadencia marcada en la incomprensión de tu realidad está a punto de dejarte caer al vacío.
Por eso TODOS JUNTOS POR UN MÉXICO MÁS JUSTO.
Oswaldo del Castillo Carranza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

10 − seis =