Sin Quitarle, Ni Ponerle

El agarre por las cifras del Covid

¿Cuántos casos de Covid hay en realidad en el país? La verdad es que nadie lo sabe, pero todos coinciden, hasta la misma parte oficial, que son muchos más. Lo único cierto, es que nadie cree que en México se tengan solo 30 mil casos y ya casi 3 mil defunciones.
Si esto es así, el índice de mortalidad por Covid, andaría por el orden del 10 por ciento, es decir, muy por encima del promedio mundial que apenas y llega al 5 por ciento.
¿Dónde quedó la fortaleza de la raza de bronce y que los genomas de los mexicanos que nos harían casi inmunes y que por eso retrasaban la implementación de medidas?
Lo cierto también, es que nadie cree que los 30 mil casos registrados sean todos, ni los 3 mil muertos, sean los únicos.
La guerra de las cifras es clave para generar una percepción, de si el gobierno ha actuado bien o no, frente a la pandemia. De ese juicio social depende en mucho la permanencia o derrumbamiento de los proyectos políticos vigentes y los que están en puerta.
La pandemia, desde hace mucho, rebasó a los gobiernos, tanto federal, como varios estatales, de eso no hay duda. ¿Qué le quedó al gobierno federal? Ya no lanzar una fuerte estrategia sanitaria para salvar vidas, ya era tarde, pero sí podía politizar el covid, maquillar las cifras reales y confundir a la gente, ante la imposibilidad ya de convencerla de que lo hecho, es lo correcto.
Es por eso la guerra de las cifras. No hay otra. La permanencia en el poder, es lo que importa. Salvar vidas, ya no es posible, más que aquellas que se salven por sí mismas y no por una actuación a tiempo y correcta de las autoridades de Salud Federal.
Y como el gobierno federal decidió implementar una estrategia política, en lugar de sanitaria para enfrentar al Covid y sus secuelas, es que hoy, la guerra se da por las cifras. ¿Actúa bien o no el gobierno federal, ante la pandemia?.
Esa es la cuestión, y de lo que la gente piense, en mucho dependerá de ello, lo que pueda suceder en el 2021. Ese es el objetivo real.
1.-A lo largo de la pandemia, la confusión es lo que ha reinado. Por un lado, Hugo López Gatell advertía de la necesidad de quedarse en casa y por el otro, el Presidente invitaba a salir a restaurantes, repartía besos y abrazos etc. La estrategia de la confusión empezaba.
2.-Luego, mientras el gobierno federal decía que el genoma del mexicano, el legado de la raza de bronce, sería un escudo contra el Covid y no tomaba decisiones, la sociedad civil se organizaba, las instituciones de educación privada y algunas públicas, determinan suspender clases presenciales y seguirlas en línea, cerraban hoteles y negocios. ¿A quién creerle? Al Gobierno que decía que no pasaría nada o la sociedad civil que tomaba acciones de prevención. De nuevo la confusión.
3.-Luego vino por parte de la federación, el desacreditar a los gobiernos estatales o laboratorios privados y la prohibición de que realizarán pruebas para detectar Covid e implementaran medidas locales y exigían respetar los lineamientos planteados desde la federación. ¿El resultado? Ese sí está a la vista.
De las tres grandes metrópolis, como son Ciudad de México, Monterrey, Nuevo León y Guadalajara, Jalisco, quienes no le siguieron el rollo a la federación, o sea Nuevo León y Jalisco, no están convertidos en focos de infección de Covid, sin embargo, la ciudad de México que siguió el guion presidencial, es hoy por hoy, el máximo foco de infección en el país.
4.-Luego ya en pleno rebase de la pandemia al Gobierno Federal, el Subsecretario de Salud, Hugo López Gatell que la hace de Secretario en funciones, un día dice que ya se aplanó la curva, pero los casos en realidad se disparan. El presidente dice que ya se domó el monstruo, pero aplica el plan D-N-III, que se regresaría la normalidad en mayo pero decreta la sana distancia hasta junio y luego decreta la paralización de las actividades no prioritarias del gobierno hasta el primero de agosto.
Luego dice que lo peor de la pandemia, llegará en julio y agosto y que para octubre estaremos ya de regreso a la normalidad. Ha pero días después dice que en octubre podríamos tener la segunda vuelva fuerte del Covid.
Todas estas, han sido expresiones de quien lleva el control de la pandemia en el país y del presidente. A poco no confunden y no siembran la idea de no que tienen ni idea de lo que está pasando en el país, ni cómo enfrentarlo.
5.-Así en medio de este escenario de confusiones –ya no le queda otra al gobierno federal, ya no puede convencer de que está actuando bien- se da la última gran guerra por las cifras reales del Covid.
El doctor José Narro, ex secretario de Salud cuestiona con argumentos sólidos los números reales que deben existir en el país y señala las acciones emprendidas por el gobierno federal como erróneas.
6.-¿Cuál fue la respuesta oficial? Una andanada de ataques en redes sociales a José Narro acusándolo de haber dejado abandonados 300 hospitales, que es corrupto y un mundo de calificativos más para desacreditar sus opiniones. ¿Acciones legales en su contra por el gobierno que lo acusó públicamente? Ninguna.
7.-¿Y cuál es la realidad palpable?. Bueno que de acuerdo a cifras oficiales –ojo no reales-, México es por mucho el país que menos contagios tiene en comparación con otros países con igual o mayor número de población. ¿Dónde está la virtud? ¿En el éxito de las medidas implementadas o en el éxito de las medidas no implementadas? Creemos que en las segundas.
8.- ¿Y cuáles son las medidas no implementadas que soportar el tener el más bajo número de casos registrados de covid? Uno muy sencillo. No aplicar suficientes muestras a pacientes contagiados y a sus familiares y a quienes pudieron haber tenido contacto con él.
9.-Mientras en Estados Unidos se han realizado 8 millones de pruebas y por consiguiente hay más casos positivos registrados, en México solo se han realizado menos de 100 mil pruebas. México es el país del mundo o de los primeros, que menos pruebas por cada 100 mil habitantes realiza.
A más pruebas, más casos positivos registrados, a menos pruebas menos casos positivos registrados, eso es obvio. ¿O no?
10.-Lo cierto, es que politizar un tema sanitario es criminal para un gobierno. Detrás de cada número ocultado está en riesgo la vida de muchos mexicanos.
Así la guerra de los números reales de contagios, sigue la ruta de la politización y eso es más que entendible y lo venimos diciendo desde hace varias semanas atrás.
La pandemia ya rebazó al Gobierno Federal y de paso a muchos gobernadores, por lo que resulta más fácil politizar el tema que enfrentarlo como debería ser la responsabilidad de todo gobierno.
Pero mientras se discute quien tiene la razón, o quien se agencia la verdad, verdad, la gente sigue enfermando y sigue muriendo y eso no se puede ocultar. ¿Cuántos serán en realidad?
Quién sabe.
Habrá que estar pendientes.
PASO A PASITO.-Sinaloa es de los estados que por el preocupante número de casos de Covid, que siguen a la alza, -a pesar de Hugo López Gatell dijera que ya se había superado la curva y hasta felicitó al Gobernador Quirino por semejante éxito sanitario- fue dotado de equipo médico para los hospitales Covid. Del último cargamento de equipo e insumos que llegó de China, una gran parte llegó a Sinaloa y otra a Baja California para equipar a los hospitales y a su personal.
Estamos en fase 3 y apenas se equipa como es debido a los hospitales. ¿Se actuó a tiempo? Usted juzgue.
Hospitales como el 49 del IMSS de Los Mochis, registran 63 casos de contagios entre su personal. Esta cifra la ha dado a conocer integrantes de su propio personal médico.
OTRO PASITO.-Reapareció Sergio Torres, el Secretario de Pesca del Gobierno Estatal. Ayer salió a anunciar que el Gobernador del Estado, Quirino Ordaz Coppel ya le había autorizado los dineros para la implementación de programas estatales de apoyo al sector pesquero y que para el próximo mes se estará en condiciones de dispersarlos.
Buena noticia para los pescadores.
UN PASITO MAS.-El alcalde de Ahome, Billy Champan sí que tomó decisiones drásticas. Ordenó cerrar el paso en 30 cruceros de la ciudad que van directo al centro comercial de la ciudad.
Este cierre estará los días 9, 10 y 11 de mayo para evitar que la salga de compras o a festejar a las mamás. También ordenó el cierre de panteones y anunció la implementación de multas a quienes violen estas disposiciones.
En Mazatlán ocurre todo lo contrario. Allá el alcalde Luis Guillermo Benítez, autorizó la apertura de restaurantes para los festejos del 10 de mayo.
Como que El Químico le está haciendo la chamba a Fernando Pucheta quien no para con su activismo social.
Comparte esto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − dos =