Los Puntos Sobre las ÍES… Edición No. 1784

Se desgrana la mazorca….! 

 Cambié mi postura porque prefiero renunciar a una actitud intelectual irreal, que mantenerla en desmedro de los intereses del país. Arturo Frondizi             

La renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público cimbró a las diversas esferas políticas y económicas del país y repercutió en los mercados internacionales.

No solo fue la renuncia, sino el contenido de la carta que envió al Presidente Andrés Manuel López Obrador, que confirmó lo que muchos analistas y observadores de la política advertíamos casi desde el inicio de la administración federal.

Diferencias entre varios de los integrantes del gabinete lopezobradorista, decisiones fuera de toda lógica administrativa saltaban a la vista.

“Discrepancias en materia económica hubo muchas. Algunas de ellas porque en esta administración se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento. Estoy convencido de que toda política económica debe realizarse con base en evidencia, cuidando los diversos efectos que ésta pueda tener y libre de todo extremismo, sea éste de derecha o izquierda. Sin embargo, durante mi gestión las convicciones anteriores no encontraron eco”, cita textualmente un párrafo de la carta renuncia.

La lógica en la administración contra decisiones caprichosas sin sustento presupuestal.

Pero había mas y lo señala en su renuncia don Carlos cuando habla de la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la hacienda pública, ésto motivado por personajes influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de intereses…

En efecto, se ha confirmado ese señalamiento y hasta el mismo López Obrador lo reconoció al referir a las diferencias de Urzúa con su jefe de la oficina presidencial Alfonso Romo y tratar de descalificar al renunciante hablando de su “neoliberalismo”, ese fantasma que no deja dormir al de Macuspana.

En las intromisiones se pueden citar nombramientos impuestos por
Romo, entre ellos el de Margarita Ríos-Farjat (de quien se dice es la esposa del nuevo titular de Hacienda) en la Dirección General del SAT, una abogada poetisa regiomontana, así como los titulares de todos los bancos de desarrollo que fueron impuestos por Romo.

También el caso de la Oficial Mayor de la SHyCP, Raquel Buenrostro Sánchez, a quien se le otorgaron facultades extraordinarias que marginan al titular. Una especie de Secretaria de Hacienda paralela.

Llega en lugar de Urzúa, Arturo Herrera Gutiérrez quien es licenciado en Economía por la Universidad Autónoma Metropolitana, y cuenta el grado de maestría en la misma área por El Colegio de México. No es un improvisado, era Sub Secretario de Urzúa y en su curriculum consta que estuvo en el Banco Mundial como Gerente de Práctica, Gobernanza Práctica Global, Servicio Público y Desempeño para América Latina y el Caribe, además, de 2004 a 2006 fue Secretario de Finanzas del Distrito Federal en las administraciones de Andrés Manuel López Obrador y Alejandro Encinas.

Habría que decir que no es el primer titular de la SHyCP que renuncia al inicio de una administración: Jaime Serra Puche duró solo 29 días en el gabinete de Ernesto Zedillo renunciando a raíz del “error de diciembre” que fue producto de lo que dejó Carlos Salinas pero el sucesor tuvo que cargar con el muertito y le costó el puesto a don Jaime.

También que ya con anterioridad Urzúa le había renunciado a López Obrador pues fue su Tesorero en el Distrito Federal y le renunció para regresar a la academia y asumir la dirección de la Escuela de Graduados en Administración Pública y Política Pública del Tec de Monterrey campus México. Lo sustituyó Gustavo Ponce, aquel empedernido jugador sorprendido adorando a Birjain en Las Vegas a quien sustituyó precisamente quien llega hoy a ocupar el puesto que tenía Urzúa, la Secretaría de Hacienda: Arturo Herrera Gutiérrez.

Ahora bien, la renuncia de Urzúa es la tercera de funcionarios importantes.

Antes, el 21 de mayo renunció Germán Martínez a la Dirección General del IMSS denunciando ingerencia de funcionarios de Hacienda en la administración del instituto y el 25 del mismo mes Josefa González Blanco Ortiz Mena renuncia a la Semarnat después del escándalo que se armó por haber detenido un vuelo para esperarla.

Pero hay mas todavía.

Son ya 14 bajas que registra el equipo del Presidente López Obrador, pues además de los ya mencionados se han ido funcionarios de nivel medio y alto, desde Sub Secretarios a Directores

Además de Urzúa, Martínez y González Blanco, están: Clara Torres Armendáriz, titular del Programa de las Estancias Infantiles; Simón Levy a la Subsecretaría de Turismo; Felipe de Jesús Muñoz y Omar García Harfuch a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delitos Federales y de la Agencia de Investigación Criminal; Guillermo Zúñiga, uno de los siete comisionados que integran el pleno de la Comisión Reguladora de Energía (CRE); Gaspar Franco Hernández de la Comisión Nacional  Hidrocarburos; Patricia Bugarín Gutiérrez, subsecretaria en la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC); Patricia Vázquez del Mercado, consejera de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) Guillermo García Alcocer a la Comisión Reguladora de Energía; Jaime Rochín del Rincón a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas y Tonatiuh Guillén López titular del Instituto Nacional de Migración

Si bien en sus discursos, el entonces precandidato López Obrador dijo que el gabinete propuesto sería recordado como “el mejor” en la historia de México, está resultando no el mejor sino el mas desequilibrado e inestable.

Porque si bien ya van 14 bajas, se esperan más, y muy importantes.

Como dicen en el rancho: la mazorca se desgrana….

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + dieciocho =