Los Puntos Sobre las ÍES… Edición No. 1730

Espasmos en el PRI…!

Ni los reyes ni los gobernantes llevan el cetro, sino los que saben mandar. Sócrates

El nulo avance de la campaña del candidato presidencial José Antonio Meade, las esciciones en la coalición “Todos por México” que ha sufrido rompimientos en algunos Estados por parte del PANAL y del Verde Ecologista que decidieron irse con candidatos propios, provocaron serios espasmos en la dirigencia nacional del PRI que llevaron a la remoción de Enrique Reza Ochoa para ser sustituido por el ex Gobernador de Guerrero  René Juárez Cisneros.

Pero los espasmos no solo se han registrado en el concierto nacional priista ya que también se están manifestando a nivel local, concretamente en Ahome y pueden tener réplicas en otros municipios si la ingerencia malovista se extiende hacia ellos.

Vayamos por partes:

Enrique Reza Ochoa no cumplió las expectativas que tenía en él el Presidente Peña Nieto. Se vio venir desde su arribo a la dirigencia del CEN tricolor cargado de lastres como el de la millonaria indemnización de que se auto autorizó al salir de la CFE.

Luego, las derrotas del tricolor en las elecciones estatales del 2016, la mas grave caída en la historia de ese partido pues perdió siete de las doce gubernaturas en juego y, entre ellas, entregó a la oposición cuatro Estados en los que había gobernado de forma consecutiva durante 86 años: Durango, Quintana Roo, Veracruz  y Tamaulipas.

Luego llega el proceso de este 2018 con un candidato externo, Jose Antonio Meade que pese a sus positivos antecedentes no ha logrado repuntar en la carrera presidencial y se mantiene en un remoto tercer lugar de las encuestas.

Por ello el Presidente Peña Nieto echó mano de un hombre con experiencia partidista y electoral, el exgobernador de Guerrero, René Juárez Cisneros que llega a la presidencia del CEN priista como bateador emergente en sustitución de Ochoa Reza.

Juárez Cisneros es considerado un político negociador y duro.

La gubernatura de Guerrero se la ganó a Félix Salgado Macedonio, ex priista que compitió dos veces por la gubernatura y luego ganó la Presidencia Municipal de Acapulco.

Juárez Cisneros es conocido del priismo sinaloense ya que fue delegado del CEN en las elecciones locales del 2013.

Llega para inyectar nuevos aires y poner toda su experiencia en relanzar la campaña de José Antonio Meade.

Pudieran cambiar algo los aires para el PRI con esta nueva dirigencia.

Pero acá en Sinaloa, especialmente en Ahome la ingerencia del ex Gobernador Mario López Valdez ha impactado negativamente en el priismo, no solo el que fue leal a su partido en el 2010 sino también en el que lo apoyó en ese proceso para sentirse defraudado a los pocos meses de su gobierno.

Hay rechazo en una parte muy importante del priismo y de la sociedad misma. Y ya se está manifestando.

La visita que Malova hizo a la casa de campaña de Alvaro Ruelas que contiende por la reelección en la Alcaldía de Ahome ni al mismo candidato le agradó.

De buena fuente hemos sabido que varias activistas de Alvaro Ruelas han expresado que si Malova está en la campaña ellas se retiran.

En la ciudadanía tampoco fue bien recibida la presencia de Malova y su equipo en las campañas priistas que están por iniciar.

Desde que trascendió la reunión de la torre San Bernardo, la fortaleza malovista, a donde convocó a los candidatos priistas para darles instrucciones de campaña comenzaron las reacciones desfavorables.

Luego la pifia de Meade al llamar a Malova “el hijo pródigo del PRI”, con repercusión negativa en el priismo de todo el Estado.

Y ahora lo de Alvaro Ruelas.

Como dice el dicho: No me ayudes compadre….

Pero hay algo mas grave que podría ser el otro motivo de esa “ayuda” del ex
Gobernador.

Lo comentó hace unos días Alejandro Sicairos en su columna de Noroeste:

“…lo que hace el autollamado Grupo Los Mochis es apostarle a dos posibilidades. Una por si acaso, la de la coalición “Todos por México”, para fingir el reencuentro con el PRI que abandonaron en 2010 y dejar flotando ese “salvavidas” tricolor para lo que se ofrezca.

“Lo otro, el activismo velado a favor de López Obrador, representa esa especie de conversión interesada sin otro soporte que no sea el oportunismo.”

“El ex Gobernador quiere mantener viva la idea de que Meade le dio la bienvenida a su campaña desde aquel 24 de marzo de 2018 que lo llamó “el hijo pródigo del PRI”.

“Les interesa el “petate del muerto” en vez de trabajar para que Meade gane o pierda. En tanto se define en las urnas quién será el próximo Presidente, Malova capitalizará su aparente regreso al priismo y en caso de que López Obrador gane la elección, presumirá a los cuatro vientos el proselitismo pro “Peje” que hoy realiza a escondidas.”

Hasta ahí parte de lo escrito por Sicairos que a nuestro juicio puede estar acertado. No hay que olvidar que el que traiciona una vez traiciona dos veces.

Y eso deben tenerlo presente los candidatos priistas.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × uno =