Sin Quitarle Ni Ponerle Edición No. 1723

Corrupción y poder

El ex gobernador priista de Tabasco, Andrés Granier fue sentenciado por un juez local a casi 11 años de prisión al encontrarlo culpable del desvío de 196 millones de pesos del programa del Seguro Popular.
Desde luego esta noticia cobra valor periodístico y político porque Andrés Granier, es uno de los tantos ex gobernadores a quienes se le siguen procesos penales en su contra y uno de los primeros a quienes se les sentencia a purgar una condena en la cárcel.
Pero además, este caso cobra aún más valor, porque Andrés Granier es de extracción priista y el gobierno que lo acusa y quien lo sentencia a través de un juez local, es de extracción perredista.
Es decir, la sentencia al priista Andrés Granier llega en un momento clave en el cual el gobierno federal priista, a través de la PGR, sigue un proceso penal en contra del candidato de la Alianza por México al Frente, Ricardo Anaya, y en el cual, el PRD va de aliado.
Esta sentencia para el priista Andrés Granier, se suma al primer caso político-legal enderezado por un gobierno panista, en contra de personajes del PRI.
En fin, el uso de las instancias judiciales como instrumentos políticos en pleno proceso electoral se está convirtiendo en algo común en estos momentos y es entendible.
Lo que está en juego en México no es cualquier cosa. Está en juego la presidencia de la república y desde luego, está en juego definir quién será el próximo presidente de la república y que partidos o que alianzas llegarán al poder.
Pero no cabe duda que el tema que define y definirá el rumbo que tome la lucha por la presidencia, es sin lugar a dudas, el tema del combate a la corrupción y aquí en Sinaloa puede rebotar por donde pocos lo esperan.
Lo hemos dicho. Un gobierno que sea cómplice u omiso en el combate a la corrupción lo puede pagar caro en las urnas, amén de que todos o la mayoría de los gobernadores en turno pueden sucumbir a la tentación de aplicar la ley para poder posicionarse mejor en el ánimo de la sociedad.
¿Pero porque decimos que este caso de Tabasco puede rebotar en Sinaloa?.
Muy sencillo.
1.-Por allá en el 2014, pronosticamos que cuando menos un gobernador aliancista -PAN-PRD- podría ir a rendir cuentas ante la justicia y solo había dos prospectos de los tres que llegaron al poder en el 2010.
2.-Los gobernadores aliancistas eran el Oaxaca, Gabino Cue y el de Sinaloa, Mario López Valdez. Manuel Moreno Valle de Puebla se blindó a tiempo y quedó fuera de esta posibilidad.
3.-El hecho de que un gobernador perredista, se sume a uno panista que han iniciado de manera local y con sus propias instancias legales, procesos en contra de ex gobernadores priista, abre una lucha abierta entre grupos de poder donde lo que realmente se disputan, es la presidencia de la república.
4.-Lo advertimos. No puede ser casual que en pleno enjuiciamiento mediático en contra del candidato aliancista Ricardo Anaya, salga un gobierno perredista a sentenciar a un ex gobernador priista. El tema del combate a la corrupción, juega y juega en serio en la lucha presidencial.
5.-Y si la lucha contra la corrupción juega y juega en serio en la lucha presidencial habría que hacerse una pregunta obligada. ¿Habrá que esperar un contra ataque de gobiernos priistas en contra de ex gobernadores aliancistas?.
6.-El andamiaje para que esto suceda ya está montado con el informe presentado por la ASF donde coloca a diez ex gobernadores en el Top Ten de los que más desvíos de recursos públicos registran en sus administraciones, y entre ellos, se encuentra el de Sinaloa Mario López Valdez.
7.-En fin, será interesante ver como un caso de combate a la corrupción en contra de un ex gobernador priista en Tabasco podría rebotar en Sinaloa.
La lucha por la presidencia de la república y por ganar sus respectivos estados, obliga a los gobernadores en turno a tener que saciar la sed de justicia de sus respectivos electores que exigen un combate férreo a la corrupción.
¿Sucederá algo similar en Sinaloa?
Ahora sí que habrá que estar pendientes.
Así sin quitarle ni ponerle
PASO A PASITO.-El gobernador del Estado, Quirino Ordaz sigue en sus recorridos por los municipios y ayer estuvo en Guasave y en El Fuerte.
En Guasave habría que decir que les fue muy bien a los Guasavenses. Les llevó casi 500 motores y mil pangas a los pescadores de este municipio, además de que prometió al municipio ayudarles a pagar los aguinaldos que aun adeudan a sus trabajadores.
En El Fuerte, el gobernador apoyó al municipio con la entrega de un camión Bactor para darle servicio al drenaje del pueblo mágico.
En fin, el gobernador aprovecha a lo máximo el último mes que podrá moverse con libertad por Sinaloa sin estar en la mira de los partidos políticos por el arranque de las campañas.
OTRO PASITO.-Rosario Robles en su cuenta de Twitter hizo un reconocimiento a la modernización que se hace del centro de Los Mochis en la llamada Zona 30.
Estas obras que se planearon si no estamos mal desde la administración pasada encabezada por Arturo Duarte y que se culminan en el mandato de Alvaro Ruelas y Manuel Urquijo, sin lugar a dudas le cambian el rostro urbano a la ciudad y de paso se rescata el centro comercial de tradición de la ciudad.
Esperemos que esta modernización no se pare ahí.
UN PASITO MAS.-Ya hay nueva magistrada Anti Corrupción. Ayer el Congreso del Estado eligió a María Chaidez Zepeda como nueva magistrada presidente del Tribunal de Justicia Administrativa, cargo que dejó vacante Ricardo Aguilasocho.
Veremos si la nueva magistrada si aguanta en el cargo.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + 3 =