Breves del Évora Semanario No. 1687

Alfredo Quiñónez resta más de lo que aporta.

A pesar de ser regidor, recientemente pasó de ser un desconocido a ser un controversial personaje y una nueva adquisición del PRI, quienes lo anunciaron como una gran adquisición y un gran golpe al PAS. Y es que, en tiempos de hambre en el PRI, cualquier “tortilla aceda” es un manjar. Resulta que sorpresivamente en una sesión de cabildo, en donde rara vez hacía uso de la voz, habló… creo que por primera vez y anunció que se declaraba independiente, un día después se unió a la bancada priísta. Supuestamente sus motivos fueron que no se le tomaba en cuenta en el PAS.
Para comprender quién es este político o de donde salió, nos dimos a la tarea de investigar un poco sobre su experiencia en este “negocio” de la política. Resulta que a Luis Alfredo Quiñónez Olivas le cambió la vida de la noche a la mañana, luego de no ser tomado en cuenta en ningún partido o grupo político, hasta que llegó el Partido Sinaloense (PAS) y lo invitó a formar parte de sus filas. Era un partido nuevo y como tal, estaban desesperados por meter a cualquier persona que lo pidiera o se dejara, pues así entró Alfredo en la vida política de Mocorito y jamás en su vida imaginó que muy pronto llegaría a ser regidor, así como también el Partido Sinaloense nunca imaginó que pronto ganarían la presidencia municipal. Y por esa razón, hoy en día el PAS cuenta con esa “caballada flaca” de regidores.
Todo parece indicar que a los “cabecillas” del Partido Sinaloense, sólo les interesaban las regidurías “pluris”, osea los candidatos a regidores que perdiendo la elección iban a quedar como regidores en el gobierno de la maestra “Trinita”. Lamentablemente la historia no fue esa. De manera histórica llegó “Memo” Galindo a dicho partido y obtuvieron una victoria que cambió el rumbo de Mocorito para siempre. El PRI por primera vez en su historia perdió y las cosas dieron un giro de 180 grados.
Todos en Mocorito, saben que los mejores “gallos” del PAS no estaban contemplados en la terna de regidores, ya que fueron elegidos a como quedaran porque los “meros-meros” no tenían fe en la victoria, y por esa razón quedó gente como Alfredo, pero claro que no todos están jodidos, se puede rescatar uno que otro regidor, que a pesar de la falta de experiencia política están haciendo un buen papel, pero a la mayoría les falta “ver más box” (así dice el comercial de la cerveza que ya nadie toma en Mocorito).
Como ya lo decíamos y recalcamos, que los mejores “gallos” del PAS no eran candidatos a regidores, sino que ellos se la rifaron en las calles a sol y sudando la gota gorda para hacer activismos proselitista, a ellos se debe en gran parte la victoria de Galindo, mientras que ahora, los que gozan son algunos que sinceramente creo que no merecían dicho cargo, ya que desde el punto de vista no desquitan el sueldo para lo que hacen.
Como es el caso de Alfredo Quiñónez Olivas, personaje que no cuenta con las simpatías de su propio rancho, tanto así que durante la campaña política, dicen que la presencia de Alfredo en ese movimiento, le quitó varios votos a “Memo” Galindo, ya que se dice que no cae en el agrado de mucha gente…y para que ven que no estamos tan desatinados, ahí están los resultados de la campaña en San Benito y para ser más exacto el área en donde vive dicho regidor fue totalmente arrasado. Y para rematar y que no quedé duda, hace poco quiso que su hermano fuera síndico y no juntaron ni 50 votos.
El rompimiento.
Según Alfredo Quiñonez Olivas tomó la decisión de irse al PRI, porque vio cosas que no le gustaban, aseguró que Guillermo Galindo y Noé Contreras metieron las manos en la elección de síndicos y esas cosas a él no le gustan (que lo compre quien no lo conozca… dijeron en San Benito). Y la verdad, el rompimiento tal vez sí tuvo algo que ver con las elecciones de síndicos, recordemos que uno de los candidatos por la sindicatura de San Benito fue precisamente su hermano, José Gonzalo Quiñonez, ese mero que no juntó ni 50 votos y eso que dicen que les fue bien porque entre los dos no llenan un “vochito”… es más hubo apuestas a que no llegaba a los 30 votos. Con eso más que confirmado que no cuentan con el apoyo de la gente, y sí Alfredo llegó a ser regidor fue por los azares del destino y poca responsabilidad de los dirigentes del PAS.
Pues todo parece indicar que ese fue el verdadero motivo para que Alfredo se fuera al PRI, ya que supuestamente ni el PAS, ni mucho menos el presidente municipal quisieron favorecer a su hermano en la contienda por las sindicaturas, esperemos que no haya sido eso la causa, porque la verdad está muy difícil para que en el PRI sí lo ayuden en un futuro, es evidente que no tiene cabida en las filas de tricolor, pero por lo pronto con la salida de Alfredo del PAS, “Memo” Galindo ya recuperó varios votos en San Benito.
Ahora bien…la pregunta obligada es: ¿Quién gana y quién pierde teniendo Alfredo Quiñónez Olivas en sus filas? El PRI aparentemente gana un regidor en cabildo, pero ya analizada la situación en San Benito, estarían perdiendo simpatizantes de dicha comunidad, ya que este personaje no cuentan con las simpatías de su pueblo. En cambio, El PAS con la salida de Alfredo ganará más simpatizantes en San Benito y seguirá teniendo el poder en cabildo, ya que sigue siendo mayoría, aún con el cambio de camiseta de Alfredo… como quien dice pueden regalar a ese regidor y darse el lujo de regalar otro más y seguirán teniendo el poder. En conclusión gana más el PAS, el PRI sale tablas y el único que sale perdiendo es Alfredo Quiñonez al irse a un partido con tendencia a la baja y además con cupo lleno, que seguramente cuando deje de ser regidor, lo van a desechar como acostumbran en el PRI, en pocas palabras… lo usarán a su conveniencia.
P.D. Y muy en ello dicen en San Benito que anda opinando sobre el Comité de Obras. !Qué Dios guarde !! …y la fiesta cayera en sus manos.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diez − 8 =