Breves del Évora Semanario No. 1666

celiaperezCELIA PÉREZ: LA PRESIDENTA DE MOCORITO QUE NO NECESITÓ DE LA EQUIDAD DE GENERO

Hace apenas unos días dejó de existir físicamente en este mundo una de las mujeres que han quedado en la historia de Mocorito. Tan admirada como respetada fue en vida la maestra Celia Pérez, quien existirá para siempre en la memoria de aquellas personas apasionadas por la historia y la política. Es ahí donde ha dejado su legado, uno muy admirado y ejemplo a seguir, sobre todo para las damas que hoy en día practican la política.

En los tiempos que inició su carrera política, no eran nada fácil para la mujer, no solamente en Mocorito, sino en todo el país entero. Pero es bien sabido que en los tiempos más difíciles es donde surgen los grandes éxitos, así como los grandes fracasos, todo depende del carácter de las personas. Es por eso que la maestra Celia Pérez hizo historia al destacar a pesar de los malos tiempos, tanto en su carrera como profesora, así como en la política. Con su fallecimiento, se ha ido también toda una escuela política para mujeres…¿y porque no? para hombres también. Una escuela que quizá no fue aprovechada por los mocoritenses. Hay que decirlo, en vida también fue criticada, tal vez por rivalidad, envidias o simplemente por diferente manera de pensar. Lo cierto es que toda persona que nunca ha sido criticada es porque nunca ha triunfado, ese es el precio que se paga por el éxito.

Lo que nadie puede discutir y quitarle méritos, es que, la maestra Celia Pérez logró lo que cientos de mujeres y hombres han soñado: destacar en su trabajo y ocupar los máximos cargos. Tan difícil fueron los logros de la profesora que hoy en día en el presente, muchas mujeres no pueden lograrlos como lo hizo ella. Jubilada con éxito en la docencia, mientras que en política logró dos regidurías y llegó a ser la primera alcaldesa de Mocorito en terminar su administración. Hubo otra mujer que llegó a ocupar ese puesto antes que ella, pero lamentablemente no terminó su periodo por desafuero del Congreso del Estado y fue destituida sin terminar de gobernar, se trata de la señora Bertha Medina, quien también ya hizo historia por ese importante logro de abrir las puertas de la política para las mujeres en Mocorito.

Ya han pasado varias décadas de aquellas hazañas para la mujer que lograron tanto Celia Pérez como Bertha Medina. Ahora las cosas han cambiado, y para gusto de algunas mujeres, las cosas van mal. La Equidad de Género crece y cada vez más se usa en todo, le da el lugar a las mujeres por el simple hecho de ser mujeres lo mismo pasa con los hombre, 50% para hombres y 50% para las mujeres, no importa el intelecto, sólo el género. Es ahí donde pocas mujeres se han atrevido a levantar la mano sin temor a ser criticadas o señaladas, o peor aún para los hombres que se atreven a tocar el tema, son crucificados por machistas e inmediatamente quemados en la hoguera. Por otro lado la mayoría de las mujeres que se dedican a la política, han festejado una y otra vez las cuotas por la equidad de género, lo celebran y echan la casa por la ventana, han surgido nuevas líderes que le deben todo a la Equidad de Género, de ahí salieron las candidaturas de la controversial Gloria Himelda Félix Niebla, y qué decir de la polémica senadora Diva Hadamira Gastélum Bajo, quien vive de ese tema. Con estas dos mujeres, casi por nada, algunas mujeres dicen que las cosas van mal. Una de ellas fue la activista social, Tere Guerra quien en una ocasión arremetió contra las diputadas y senadoras, específicamente contra la senadora Diva Hadamira por no entender el tema de Equidad de Género y agregó que la mayoría de las mujeres que tienen un cargo político sólo se dedican a la política y no a defender a las mujeres. En pocas palabras que la mayoría sólo usan la equidad de género para su conveniencia en la política y no para las cosas realmente importantes. Y para acabalar vino a México el último filósofo y personaje mundial del momento, el buen “Pepe Mujica” quien al tocar dicho tema respondió que darle un lugar a la mujer por ser mujer, es denigrarla más, poniendo como ejemplo a su país, que sin cuotas de género, muy pronto el poder judicial será totalmente femenino. Así opinó el gran “Pepe” Mujica, sin embargo es necesario reconocer que en nuestro  país existe todavía un gran camino por recorrer para que llegue el día en que la mujer y el hombre tengan las mismas oportunidades en todos los ámbitos, sin necesidad de imposiciones políticas por la cuota de género, sino por capacidades intelectuales independientemente de que sexo tengan.…Pero volvamos a los terrenos de Mocorito, dándole honores a quienes sí lo merecen como lo fue la profesora Celia Pérez, ¿Acaso ocupo cuota de género para llegar a ser presidenta como lo hizo Gloria Himelda? o ¿Bertha Medina necesito la equidad de género para llegar a ser líder ejidal y ocupar la presidencia por un tiempo? Claro que no, ellas se ganaron su lugar por sus capacidades, relaciones, liderazgo y luchas sociales. Fueron adelantadas a sus tiempos, pusieron ejemplos, pero nadie los ha seguido.

Los resultados fueron buenos, tan es así, que la administración municipal de Celia Pérez dio cátedra de finanzas sanas, ella no entregó deudas a su sucesor Mario Cuevas, le entregó un ayuntamiento económicamente fuerte y no en la ruina como lo hará “Pepito” Quiñonez y casi todos los alcaldes, hoy ya es muy común para los presidentes entregar deudas y las cajas sin ningún centavo. Además la eficiencia y productividad de cómo manejar una administración pública, es otro tema que para los nuevos políticos es una utopía. Cuando Celia Pérez fue presidenta no pasaban de 30 trabajadores en el ayuntamiento, hoy aparecen en nómina cientos de trabajadores y con sueldos que dañan al municipio. Otra característica de la profesora fue la manera de hablarle al pueblo, no uso el clásico discurso político falso, ella fue directa y sincera, muchos la criticaron por eso, pero habría que ver qué clase de políticos son quienes optan por el discurso falso y “quedador de bien”, hoy no se saben otro y que termina con abrazos y fuertes apretones de mano tan falsos como el discurso.

Ante los hechos no hay vuelta de hoja y como lo dije antes: Honor a quien Honor merece. Hoy Celia Pérez ya es historia y quedó para siempre escrito que durante su vida fue valorada como persona, maestra y política por sus capacidades y virtudes; y no solamente por ser mujer.

En vida fue homenajeada con el emblemático premio Agustina Ramírez. Mañana no habrá mejor homenaje para su espíritu que el superar sus logros. Y seguro estamos que cuando el tiempo haya pasado diremos al hablar de ella como el título del libro de María del Rosario Valenzuela Medina: “Con su permiso Doña Agustina…platicaremos de otras mujeres de Mocorito”. Libro en el que también quedó inmortalizada la profesora María Celia Pérez Gutiérrez; y ya tocado el tema aprovechamos para dar el más sentido pésame a otra mujer ejemplar y colaborada oral de dicho libro; a Doña “Cuca” Lau, así como a sus hijos y sobre todo a sus nietos, por la irreparable pérdida de su esposo Víctor González, agradable personaje del pueblo que nunca quiso cambiar los tradicionales tacos mexicanos por un “fruchi” japonés, mismo que ya se encuentra en los cielos con la maestra Celia Pérez. Ambos descansando en paz en la vida eterna junto al gran creador.

Gracias por sus comentarios y por compartir en facebook y whatsapp,  siguenos en nuestro portal www.asieslapolitica.com

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + catorce =