Breves del Évora Semanario No. 1665

mocorito-cribasCRIBEROS PONEN EN PELIGRO AL BARRIO DE LAS DELICIAS.
VUELVEN LOS “ECOCIDIOS” EN MOCORITO Y LAS AUTORIDADES “BIEN GRACIAS”.

Muy molestos e inconformes se mostraron los habitantes del barrio Las Delicias que viven en la parte junto al río Évora, y es que no es para menos, ya que desde hace algunos meses los llamados “criberos” extendieron sus trabajos de extracción de material pétreo a un costado de las casas, a escasos 40 mts. Además alteraron los caminos de manera peligrosa que comunican a las riberas del río con las casas poniendo en peligro latente a quienes transitan por ahí, dejando algunos acantilados por ambos costados y el camino demasiado angosto y sin espacio para alguna emergencia. Y por si fuera poco utilizan las propias calles de dicho barrio como ruta para trasladar en camiones tipo “dompes” y maquinaria pesada el material extraído en el cauce del río, por lo que  las calles de la zona urbana se encuentran en pésimas condiciones y por el peso de los camiones  han empezado a reventarse las tuberías de agua y drenaje en diversas calles de Las Delicias.

mocorito-cribas2

Hace seis años aproximadamente fue calificado como un ECOCIDIO.  El problema no es nuevo, ya que se tienen antecedentes desde el 2010 cuando las autoridades municipales de aquel entonces tomaron cartas en el asunto y agarraron el toro por los cuernos para ponerle un freno a dicha problemática.  En aquella ocasión, Mocorito estuvo en el ojo del huracán por el desastre ambiental  que se estaba generando por la explotación desmedida e irresponsable por parte de algunos empresarios que estaban extrayendo diversos materiales del río, lo que estaba provocando un desequilibrio ambiental, sufriendo principalmente un cambio negativo en la vegetación al secarse decenas de árboles y además el bajo nivel de agua en los mantos friáticos, convirtiendo el bello paisaje natural que caracteriza a Mocorito en un tenebroso desierto  a lo largo de la ribera del río Évora.

breves21665La lucha no fue fácil a pesar de que las autoridades municipales estaban en contra de dicha explotación desmedida y abusiva, aunado a que las empresas responsables no aportaban ninguna ganancia al municipio. El asunto se fue hasta la Ciudad de México, llegando el caso en la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), así como la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA). Por su parte los ciudadanos y gobierno municipal llegaron al grado de instalar hasta retenes para detener a los camiones y hacer vigilancia mediante rondines.

Pero ahora los “criberos” parecen  haber olvidado aquel gran pleito que sostuvieron con la población en general, en el que salieron perdiendo y obligados por ley a dejarse de “chingaderas”,  o tal vez no lo han olvidado, simplemente se dieron cuenta que en Mocorito no hay gobierno, desde que entró “Pepito” Quiñonez como presidente municipal ha habido un caos por todos lados y en todas las áreas, no quiso asumir su rol como alcalde y mucho menos las responsabilidades que con ello conlleva, lo único que si quiso fue cobrar su cheque y al parecer muy bien, ya que su mansión hasta el día de hoy sigue creciendo, al igual que las cuentas y deudas en el ayuntamiento, las cuales seguramente serán heredadas a Guillermo “Memo” Galindo quien tomará las riendas de lo que quede de Mocorito, saqueado y lleno de problemas que pretenden dejarle los gobernantes priistas con el fin de hacerle la vida de cuadritos y en venganza  por haber perdido la elección.

Ante esto los “criberos” han detectado e identificado el viejo y conocido  refrán que donde no hay capitán… gobierna el marinero, por lo que volvieron a las zonas del río junto a las casas, y con ello han regresado los viejos problemas y abusos que vivió la población en el 2010, pero ahora específicamente en el barrio Las Delicias.

Los “parribeños”, (así se les conoce e identifica popularmente a los habitantes de dicha colonia) aseguran que si las autoridades no toman cartas en el asunto de nueva cuenta existe la gran posibilidad de que pronto ocurra una desgracia lamentablemente, ya que el  peligro es latente a todas horas. Desde agricultores, ganaderos y recolectores de leña transitan por el área donde se instalaron las maquinas, a eso se le suma que no hay luz y el camino lo han dejado con espacio muy reducido para un solo sentido, dejando en gran riesgo de que algún vehículo pueda volcarse y caer a los barrancos que han ocasionado las retroexcavadoras, o simplemente los transeúntes o niños que pasan en bicicletas.

El otro gran problema es que han aparecido un gran número de fugas de agua y drenaje por las calles donde pasan los camiones cargados de arena y otros materiales.

Si ya “deporsí” casi nunca hay agua en la tubería y la gente batalla mucho para acumular agua en cubetas y tinacos, ahora la cosa está peor, ya que la poca agua que hay en la noche, se fuga por las tuberías reventadas en las calles, las cuales no acuden a reparar los de la junta municipal de agua potable, provocando que sean los mismos habitantes de dicho barrio, quienes hagan las reparaciones con herramientas propia y a puro pulmón con barra y talacho, pero más tardan en tapar una fuga en la calle para cuando brota otra. Por lo que hacen un llamado urgente a las autoridades y actúen de manera inmediata y no esperen a que pase una tragedia  o que empiece un cambio ambiental en el ecosistema como sucedió en el 2010, provocando el lamentable ecocidio, del cual hoy en día no se recupera el emblemático parque ecológico Los Álamos Cuates, donde solo queda el recuerdo de lo bello y majestuoso. Para finalizar sólo agregaremos que esto solo en Mocorito pasa ya que en otros municipios no tienen ese gran problema con la explotación de recursos en sus ríos. O esque ¿A caso hay algún manejo por abajo del agua para que esto suceda en Mocorito?.

Gracias por compartir en WhatsApp y Facebook, regalanos un ” Me Gusta” en nuestra pagina, siguenos en Twitter :   @PoliticaAsies

MalColorado del Évora.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 14 =