Humorismo Semanario No. 1632

happy faceEstán dos conocidos en una sala de un velatorio y ven entrar a un viejito de unos 80 años en silla de ruedas, entonces uno le dice al otro:
– ¿Sabes cómo llaman a ese señor?

– ¿Cómo?
– Película nueva.
– ¿Por qué?
– Próximamente en esta sala.

Paco era un gallego que tenía un gran amigo argentino, Juan. En un viaje que hiciera Paco a su tierra natal, sufrió un infarto y murió. Juan se entera y decide tomarse un avión e ir al funeral de su amigo en Galicia. Al llegar al lugar donde estaban velando al muerto, Juan nota que junto al cajón se encuentra un tarro enorme lleno de crema facial y lo más curioso es que los dolientes, luego de darle el pésame a la madre de Paco, introducían la mano dentro del pote y luego procedían a embarrar al difunto. Juan, por respeto, decide hacer lo mismo, pero fue tanta su curiosidad que se acerca cuidadosamente a la madre y en voz baja le pregunta:
– ¿Por qué los dolientes le están untando crema a Paco?
 ¿Fue por alguna petición especial o es una tradición acá en Galicia?
La anciana le da una mirada de consternación y le contesta:
-¡Joder…, pero bueno! ¿Ud. no sabía que Paco pidió que lo cremaran?

En el entierro de un multimillonario, una mujer estaba llorando desesperadamente, y el cura le pregunta:
-¿Era usted una familiar muy cercana?, ¿verdad?
– No.
-Y, entonces, ¿por qué llora?
-Pues por eso mismo, padre.

Se encuentran Maripily y Carolina en una funeraria, y ‘Caro’, le pregunta a su amiga:
-¿Y de qué murió tu amigo?
Y responde Maripily:
-Creo que en una pelea, porque afuera dice ‘sepelio’, pero no dice con quién…

A un hombre se le muere la suegra y se dirige al periódico para publicar el obituario. El hombre entra a la oficina de anuncios y dice:
-Quiero poner un anuncio por la muerte de mi suegrita.
-Muy bien señor, le adelanto que son 200 pesos por palabra.
– Murió Josefina.
-Disculpe, creo que no me expliqué bien, son mínimo 5 palabras, o sea 1000 pesos.
-Pero yo sólo quiero gastar 400 pesos.
-Ya le dije que no puede ser, así que si quiere se va un rato y vuelve con las 5 palabras…
El hombre se va molesto y regresa a los 10 minutos y dice:
-Ya sé que poner en el anuncio
-Si, dígame
-Murió Josefina
-¿Y las otras 3 palabras?
– ¡Vendo Toyota Corolla!

Un irlandés se muere y sus tres mejores amigos, un irlandés, un escoces y un judío van al funeral. Al acabar la misa, el escoces dice:
-Es una vieja tradición escocesa el dejar al difunto un poco de dinero para sus necesidades en la otra vida.
Y deja un billete de 20 dólares en el féretro. Entonces el
irlandés dice:
-Bueno, esto no es una tradición irlandesa, pero que no se diga que un escoces ha sido más generoso que un irlandés.
Y deja 30 dólares en el féretro.

Entonces el judío dice:
-Bueno, pues yo no voy a ser menos.
Entonces coge los $50 del féretro y en su lugar deja un cheque por $100 pagables al muerto.

Javier y Pablo eran 2 hermanos ricos y malvados que iban a la misma iglesia.
Cuando Pablo murió, Javier le entregó al pastor un cuantioso cheque para que mandara a construir un nuevo templo a todo lujo.
-Sólo le pongo una condición, le aclaró en tono despótico, que en el oficio fúnebre diga que mi hermano era un santo.
El pastor accedió y depositó el cheque en el banco. En la ceremonia fúnebre, subió al pulpito y declaró:
– Pablo era un hombre malvado, que engañaba a su mujer, y traicionaba a sus amigos, pero comparado con Javier, era un santo.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 − 2 =