SE ABREN ESTADIO Y CANDIDATO PERO SE CIERRA LA JUSTICIA

Con una borrachera de 9 entradas se inauguró el nuevo estadio de beisbol de Culiacán y fue nota en tres días seguidos, en tanto que la propuesta, inviable, del gobernador Mario López Valdez de prolongar durante 4 años y medio el periodo para alcaldes y el autodestape de Aarón Irizar como aspirante a gobernador fue muy comentado y difundido por los medios.

Los tres son temas que están en la mesa y que merecen atención por la importancia que la sociedad les concede; pero la realidad es que hay graves sucesos que no podemos dejar de lado.

A saber: En Durango y Sinaloa La Marina y el Ejército tiene sitiadas comunidades como La Lagunita, La Sierrita, El Limón, Las Higueras, entre otras, muy pegadas al municipio de Cosalá. Estas fuerzas castrenses no los dejan salir de sus comunidades, las cuales desde hace días permanecen sitiadas. Están furiosos porque en La Borrega les tumbaron un helicóptero y algunos criminales se les enfrentaron.
Estar sitiados es una de las violaciones humanas más feas que pueda usted sufrir, porque conlleva hambre y miedo para adultos y niños inocentes.

Así como el General Secretario, Salvador Cienfuegos los considera “mis soldados” y eso le ganó paternidad en la tropa, el gobernador de Sinaloa debería decir “ellos son nuestros niños”.

Como también son nuestros niños los que murieron y siguen muriendo en el Hospital del Seguro Social.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Reid Ra ad Al Hussein estuvo una semana en México y dijo que en materia de seguridad y violaciones “ni yo, ni la ONU, ni las autoridades juzgamos. Son las víctimas del delito y sus familiares los dueños de la credibilidad”.

El mensajero internacional solo recogió los hechos de Iguala y Tlatoya; pero vale también para el IMSS y El Borrego.

Si no tiene esos expedientes, deberían mandárselos.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × dos =