Las elecciones del 2024; su proximidad

Compártenos:

Después de haber transcurrido 4 años de gobierno, donde los montajes se fueron cayendo uno por uno, no nos queda más remedio que aceptar que los opositores nos mintieron. Los opositores construyeron no una, sino muchas narrativas que se fueron desmontando poco a poco. La oposición sabía que se irían desmontando conforme el tiempo transcurría. A pesar de ello, no les importó, porque el propósito era debilitar la fuerza de AMLO. A cuatro años del gobierno de la 4T, la oposición ha venido descubriendo poco a poco que tratan con un líder político encumbrado por el pueblo de México. No por las élites empresariales ni económicas ni políticas, sino por la gente misma. Ante el constante desánimo de la oposición por no lograr sus propósitos, han resuelto formar otro Frankenstein llamado “unid@s”. Quizás no han entendido que no se trata de formar grupos de “choque”, sino de poner oídos a los reclamos de un pueblo ya cansado de tantas mentiras. Debo admitir que la oposición tiene recursos suficientes para seguir avanzando en la construcción de “narrativas” que violentan la ética y la honestidad de un ejercicio político que debiera ser distinto. Contrario a lo que debiera ser, se han dado a la tarea de derrumbar edificios para construir otros que caerán por sí solos. Las elecciones del 2023, quizás terminen por encapsular los deseos de la oposición para retomar el gobierno que se les fue de las manos, mas no el poder que aún mantienen y no lo han perdido. La proximidad del fin del sexenio de la esperanza y del bienestar social, pueda que se renueve con un siguiente mandato por otros 6 años más. Si lo que digo llegase a suceder después del 2024, la situación para la oposición será de demencia absoluta, en caso de no haber podido construir los puentes para el futuro de México con los grupos de poder político venideros. Losmodelos sociales en término de estructura, habrán de configurarse con variables y categorías más hermanables con los sectores sociales más vulnerables. De no alcanzar lo anterior, México seguirá convulsionado por no haber alcanzado o avanzado en la igualdad o en la adecuada distribución de la riqueza. El sentido de justicia para el mexicano, es hacer posible la desaparición de la impunidad, condición que en México se mantiene por los poderes fácticos que se resisten a hacerla a un lado. El sistema judicial habrá de reformarse, que en tanto esto se logre, el tiempo seguirá dejando marcas de descontento en la población de este país de las maravillas. A cuatro años ya transcurridos del lopezobradorismo, no nos convertimos en Venezuela, en Cuba, en Rusia, en China, en Nicaragua ni en ningún otro país, como pretendió la derecha en la construcción de una narrativa apocalíptica. La oposición no tiene problemas con la modernización de México, sino que dicha modernización la está haciendo un hombre que nunca se alineó a los deseos de ella. López, como despóticamente le llaman los conservadores, les ha dado la lección de su vida, esta que cumpliendo con la triple condición de NO ROBAR, NO MENTIR Y NO TRAICIONAR, ha logrado poner en marcha los proyectos sociales, políticos y económicos que sitúan a México en el concierto de las naciones. La proximidad del fin, es simplemente la proximidad para un nuevo comienzo o para poner a funcionar la correa de transmisión y seguir caminando por otros 6 años más.

Por: Oswaldo del Castillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × tres =