DÍA DE MUERTOS

Compártenos:

Cuando aprendamos que la muerte no es una fatalidad, sino el proceso para llegar a la luz, hasta entonces el miedo a ella podrá desaparecer.
La lucha por vivir no es más que la lucha por morir. Así como el humano nace para morir, este muere para vivir.
La diferencia es que para vivir con la muerte, el miedo se interpone, haciendo el proceso más difícil. La vida y la muerte son los extremos que se juntarán, mueres para vivir y vives para morir.
Las dimensiones sólo pueden suceder en el tiempo y el espacio que se tiene para la línea de la existencia. En este prolongado tiempo que recorre los espacios, la vida permanece estable, simplemente el tiempo avanza sin que podamos ver la vida que se queda con él.
Hoy festejamos a los muertos, traemos a nuestras mentes todos esos recuerdos que compartimos con ellos cuando estaban con nosotros. Los muertos son y serán siempre el resguardo de nuestros intereses. El refugio al que llegaremos en el momento de la transición.
No tenemos otra forma de llamarle, pero finalmente estaremos allí cuando así lo disponga el creador. Hoy festejamos este día, pero todos los días estamos con ellos. Son los muertos el sostén de nuestras vidas, la ilusión de volverlos a ver, el imaginario de vivir con ellos las vidas restantes que sean necesarias para lograr avanzar en el camino de la perfección.
Hagamos este homenaje a nuestros muertos y rehiramos con ellos el presente que se nos da cada año para nunca olvidarlos.
Oswaldo del Castillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + diecinueve =