Humorismo Semanario No. 1622

Compártenos:

Hiperconsumismo
– ¡El año próximo será de gran consumismo.
– Pero ¡si la crisis nos está matando a todos!
– Por eso. El año que viene todos seguirán “con su mismo”
sueldo, “con su mismo” coche, “con su mismo” traje…

Entierro multitudinario
Pasa un entierro con miles de personas, y un señor pregunta:
– Oiga ¿sabe quien es el muerto?
Y el otro le contesta:
– No estoy seguro pero creo que es el que esta dentro de la caja.

Dos viudas
Se encuentran dos viudas en un cementerio; una muy feliz limpiando la lápida de su marido y cantando como loca.
La otra muy triste, llorando desconsoladamente…
Al rato, la desconsolada mira a la contenta y le pregunta:
– ¡Ay, señora!, ¿cuánto tiempo hace que enviudó?
– Seis meses, respondió en tono alegre la otra.
– Y ¿cómo hace para estar tan feliz si yo llevo 3 años y no he podido superar esta pena?
– ¡Ay, hija mía! porque después de muchos años, es la primera vez que sé dónde está y quién se lo está comiendo.

Ginecólogo profesional
Un respetable ginecólogo está paseando por la calle con su esposa.
Al lado de ellos pasa una muchacha joven, sensual, minifalda, mucho maquillaje y saluda al doctor con cariño:
– ¡Hola, mi amor!
El doctor le dice a su esposa:
-No pienses nada raro. La conozco por el lado estrictamente profesional.
– Y pregunta la esposa:
– ¿El lado profesional tuyo o el de ella?

Me he separado
Se encuentran dos viejos amigos.
– Sabes, Marcelo, me he separado…
-¿Pues te digo algo? Mejor para ti. La verdad es que tu mujer era una facilota. Se acostaba con todos los del grupo. Incluso a mí un día me llevó a terreno. Créeme lo mejor es que te hayas separado.
– Marcelo, que me he separado,… pero de mi socio.

Spaghettis inesperados
Un abogado mantiene un romance con su secretaria. Al poco tiempo ésta queda embarazada y el abogado, que no quiere que su esposa se entere, le da a una buena suma de dinero y le pide que vaya a parir a Italia. A lo que la secretaria pregunta:
-¿Y cómo te comunicaré que ha nacido el bebé?
-Tan sólo envíame una postal y escribe Spaghetti por detrás. No te preocupes, yo me encargaré de todos los gastos.
Pasan seis meses y una mañana la esposa del abogado lo llama al bufete exaltada:
– ¡Querido, acabo de recibir el correo y hay una postal muy extraña de Italia… La verdad no entiendo que significa!.
-El abogado, asustado, contesta:
– ¡Espera a que llegue a casa y te explico!
Cuando el hombre llega a casa y lee la postal cae al suelo fulminado por un infarto. Llega una ambulancia y se lo llevan. Ya en el Hospital, el medico de guardia  se queda a confortar a la esposa y le pregunta cual ha sido el trauma que ha precipitado tal ataque cardíaco. Entonces la esposa saca la postal y lee:
– ¡Spaghetti, Spaghetti, Spaghetti, Spaghetti, Spaghetti, tres con salchicha y albóndigas y dos con almejas!

El amigo investigador
Un hombre a su amigo:
-¿Te puedo pedir un favor? Mira es que me voy de viaje tres meses y me gustaría que vigilaras de cerca a mi mujer, es que no me fío de ella… Avísame cuando notes algo anormal.
Al cabo de los quince días, le pone un telegrama y le dice que regrese.
-Desde que te fuiste, el hijo del panadero va a tu casa todas las noches y sale al día siguiente.
-¿Y me avisas hasta ahora?
-Tu me dijiste que te avisase cuando notara algo anormal ¿no?. Bueno, ¡pues anoche no fue!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × cuatro =