Cultura y Reflexiones Semanario No. 1622

Compártenos:
MALOVA  VS. VIZCARRA. QUIEN TIENE LA INFORMACIÓN?

Es innegable la división del PRI en Sinaloa. No es raro el caso que quienes se disputan la querencia del jefe del ejecutivo federal y sus siglas son los grupos en el poder. Por una parte existe la tribu en torno del hijo pródigo y gobernador sinaloense Mario López Valdez. Por la otra se encuentra la fuerza del grupo político y económico en el poder federal, y que circunda a Enrique Peña Nieto, que al mismo tiempo apapacha y asusta a los malovistas con su amigo empresario Jesús Vizcarra en la pasarela de los pre candidatos al gobierno de Sinaloa, que juega sin balón con otros de su equipo. Los que andan muy confundidos son quienes consideran que el PRI es la herencia patriótica de mexicanidad heredada de la Revolución Mexicana, ese sector de la población que lo mismo invoca al INRI que al PRI y nunca se brinca las trancas y tampoco entienden cómo es que Malova es gobernador por el PAN y el PRD y le apuesta al PRI para mantener y heredar a sus amigos e incondicionales en el poder.

Pues bien, estos talacheros -que no son pocos-, con el hierro del PRI en su convicción, esperan como por justicia divina la candidatura de Jesús Vizcarra Calderón para el gobierno de Sinaloa. No será fácil, el grupo político y empresarial Malovista ha tejido fino y grueso en las estructura del PRI del estado, así como en la estructura federal.

Todos quisiéramos saber cómo andan las cosas desde la óptica del gobierno federal y desde el CEN del PRI con Sinaloa, es decir, que guarda EPN para Sinaloa cuando Malova concluya su mandato. Lo sabremos pronto, sin embargo, algunos indicadores de los “enterados” nos hacen pensar que las cosas no andan del todo bien a favor del malovismo. Juan Millán, quien se las sabe de todas, todas, ya ha hablado de posibles rupturas con el PRI si el candidato no les gusta. El único candidato posible que les generaría cuadros de escurrimiento intenstinal, y el mejor posicionado, es el mismo Vizcarra.

Otro personaje bien enterado es el ex gobernador de Sinaloa y ex candidato a la presidencia de la república Francisco Labastida Ochoa, quien ha copado los medios estatales y nacionales con su postura de que no debe llegar al gobierno de Sinaloa nadie que tenga nexos con el narcotráfico, y que hay mejores que Jesús Vizcarra, postulando simpáticamente una terna de gente cercana a Enrique Peña Nieto donde no incluye al dueño de Su-Karne. Ni muy cerca de Malova ni muy lejos del deseo de acercarse a EPN.

Lo único cierto, y esto todos lo podemos suponer, es que el candidato del PRI para gobernar Sinaloa saldrá del CEN de ese partido, palomeado y/o propuesto por el Presidente de la República, quien posee varias cartas de peso dentro de su equipo de amigos y colaboradores para tal causa.

Finalmente, nos han demostrado que quien gobierna no es quien manda, cuando el jefe superior pertenece a otro partido. Jesús Vizcarra no necesitaría gobernar para mandar en Sinaloa, y esto también lo sabe Juan Millán. Mientras tanta Vizcarra se divierte cuando viene a Sinaloa, diciendo que no la quiere y reuniéndose públicamente con el grupo empresarial que estaría detrás de su futuro político. Sabe que para mandar en los próximos años no requiere de candidatura alguna ni de gubernatura; solo necesita de Su-Karne, posicionamiento político en Sinaloa y seguir siendo amigo del Presidente de la República.

Rebeliones no existirán, todos conocen su juego. “Lo que diga el jefe” Esa es la política, “El arte de comer…”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 3 =