Breves del Évora Edición No. 1706

-Regresan Becas de transporte y ovacionan a “Memo” Galindo
-Urge liceo para regidores de Mocorito.

Qué gusto da saber que en Mocorito volvieron apoyos económicos para estudiantes. El programa de Becas para Transporte regresó y “Memo” Galindo le acaba de dar otra muestra de buen gobierno a sus antecesores, ya que fueron 130 becas las que se consiguieron para que de nueva cuenta los estudiantes de Mocorito tengan un respaldo que les ayude en su lucha por superarse académicamente.
Recordemos que hace un año en estas fechas dimos la terrible y lamentable noticia en donde el gobierno municipal de José Eleno “Pepito” Quiñones aceptaba tranquilamente ante los medios de comunicación que en el 2016 no iba haber ese tipo de becas.

La noticia se dio en medio de un escándalo “fresquecito”, resulta que en esos tiempos acababa de tomar protesta el nuevo director del Instituto Municipal de Cultura, un joven…que no era tan joven y que casi nadie conocía en el ambiente político, un tal Miguel Sánchez, quien a decir verdad fue el menos culpable de la situación al tomar protesta luego de un conflicto entre el presidente municipal, José Eleno “Pepito” Quiñones con el en ese entonces director de dicho instituto, Efrén Quiñones, mismo que terminó despedido prácticamente, ya que no quería firmar la renuncia. Además todo el conflicto y cambio de director se dio a tan sólo unos días de que entregaran el poder al nuevo gobierno que iba encabezar “Memo” Galindo, en pocas palabras era un cambio de funcionarios que ni caso tenía.

Mucho se criticó y se dijo en su momento que “Pepito” luego de saber el resultados de las elecciones se dedicó solamente a hacer averías para entorpecer y dificultar el arranque del nuevo gobierno, el cual representaba la histórica alternancia política que se dio en Mocorito por primera vez al perder el PRI. La ciudadanía en ese entonces estaba muy atenta y arisca, por lo que cualquier cosa de ese tipo la tomaban como un acto de mala fé en contra de “Memo” Galindo, pero en aquella ocasión, lo cierto fue que no se pudieron concretar las becas porque la administración de “Pepito” no firmó el convenio con el Instituto Sinaloense de la Juventud para poder bajar ese recurso…osea que aunque hubiera ganado el PRI, no hubiera habido becas en el 2016, ya que sencillamente no hubo interés por parte de aquel gobierno municipal.

Pero como dice la canción: “Ya lo pasaaado…pasaadooo”. Lo bueno es que las becas para transporte han regresado, y este año vienen mejor que nunca, apenas la semana pasada con el apoyo del gobierno de “Memo” Galindo y el gobernador, Quirino Ordaz Coppel entregaron 130 becas en Mocorito, y han anunciado 100 más. Una cantidad que supera por mucho a las que se entregaban en los gobiernos pasados. La razón es muy simple, y la dijo el mismo titular del ISJU, Jesús Joaquín Rodríguez al pedir un aplauso para el alcalde “Memo” Galindo por su gran interés en los jóvenes y la educación. Mientras que el presidente municipal dio más detalles al reconocer que él sufrió por no tener ese tipo de becas durante sus estudios universitarios, en donde tenía que transportarse de “raite” hasta la ciudad de Guasave, situación y problemática con la que ahora es muy empático y pretende evitarlas al mayor número de estudiantes.
Urge liceo para regidores.

En Mocorito las últimas jaranas se han dado gracias a los regidores, sobre todo por los cuatro del PRI, a quienes aclaramos que respetamos pero no compartimos, ni mucho menos aprobamos algunos de sus angustiosos comportamientos que emanan destellos de omisión en conocimiento y preparación política. En aras de la verdad y el respeto, no podemos omitir muchos señalamientos y acciones que rápidamente se convierten en penosos incidentes irrisorios y adefesios, sobre todo en Mocorito, un pequeño, pintoresco y expresivo municipio en donde todos se conocen más que bien, (ahí no se puede liar a nadie).
Acciones hay muchas pero debido al espacio que me queda para redactar estas humildes opiniones, sólo mencionaré la exhibición más reciente de la loable, poco mesurada pero eminente en leyes, la regidora, Gerónima Julieta Belmontes, quien la semana pasada fue protagonista de algunos jaranas tanto en las redes sociales como en persona, al ser incitada a un conato de pugna en la redes sociales por una ciudadana y mercader de artículos de papelería de nombre Araceli Ibarra, mejor conocida en el pueblo como “Dubi”, quien la llamó a “cuentas” desde su portal web de Facebook para exteriorizar alguna diferencia de pensamientos. Y la verdad no era para menos, ya que a la regidora no le cae el 20 que hoy en día es una representante del pueblo (al cual tiene que RESPETAR), al parecer en esa ocasión se tropezó con la lacerante realidad, porque es bien sabido del proceder de conducta y estilo retador de la regidora, poco tolerante y falto de argumentos (sí…aunque sea abogada), el cual muchas veces sus compañeros regidores o funcionarios por educación y RESPETO no le reviran para dar replica a sus señalamientos siempre caracterizados y acompañados de una enorme sonrisa salerosa y jocosa, quienes tratando de no caer en vulgares pleitos o conflictos de personal de lonja…pero en esta ocasión convergió con una contrincante que para empezar no es funcionaria municipal, la cual no tiene que cuidar las formas de querellarse, además como ciudadana tiene todo el derecho a exigirle y reclamarle al gobierno, sobre todo a los regidores que para eso están, para servir y atender a la ciudadanía… ¡y ojo eh!! de todos los colores no sólo a los ciudadanos del partido que representan.
Y para que no confundan las cosas, hay que aclarar que la ciudadana “Dubi” es una persona que cuando se trata de exigir sus derechos, lo hace de manera pareja, desde directores, sindicalizados, trabajadores de confianza y ahora regidores. También hay que decirlo y repetirlo que como ciudadana tiene todo el derecho de hacerlo y manifestarlo, y además de ser atendida en lugar de buscar como callarla mediante familiares u otras alternativas.

Finalmente cerrar con dos conceptos aceptables de lo que es el respeto, ya que no se trata nomas de pedirlo, si no hay que saber el significado:
Consideración, acompañada de cierta sumisión, con que se trata a una persona o una cosa por alguna cualidad, situación o circunstancia que las determina y que lleva a acatar lo que dice o establece o a no causarle ofensa o perjuicio.
Consideración de que algo es digno y debe ser tolerado.

“El respeto a los derechos humanos; el respeto a la libertad de expresión; el respeto al propio cuerpo”.
P.D. El vocabulario usado en este ultimo tema, fue por respeto a los regidores del PRI, quienes por supuesto merecen un léxico de mayor calidad literaria.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 14 =