Diálogo Deportivo Semanario No. 1695

El hecho de que el gobernador Quirino Ordaz Coppel se decidiera y anunciara la construcción de un estadio de fútbol, y no de béisbol, invita a reflexionar.

Se dice que en el sur del estado don Antonio Toledo Corro le consiguió miles de votos al actual gobernador. Era amigo personal de Quirino Ordaz Luna. Quien fuera padre del actual mandatario.

El grupo que encabeza Toledo Corro siempre han apoyado a Quirino Ordaz. Por eso extraña que les haya dado la espalda en la construcción de nuevo estadio de béisbol para Los Venados de Mazatlán, que pertenece a los equipos que conforman la Liga Mexicana del Pacífico de Béisbol.

No hay más. Toni Toledo Ortiz aparece como presidente del citado conjunto beisbolero. En los dos últimos años de Mario López Valdez buscó la construcción del coso beisbolero, sin lograrlo.

Entonces Antonio Toledo Ortiz (para sus amigos El Toni Toledo) se confió en que Quirino Ordaz, siendo de Mazatlán y amigo de su padre, el exgobernador de Sinaloa, gestionaría ante el gobierno federal la construcción del inmueble que alojaría a Los Venados de Mazatlán.

Quizás a Quirino no le pareció la cercanía que tuvo la familia Toledo Ortiz con MALOVA.

En el sexenio de Mario López Valdez se apoyó mucho al béisbol. Ello se reflejó no solo en la academia de béisbol, también en el Salón de la Fama, que nunca ha funcionado por diferencias entre los propietarios de los equipos de la Liga Mexicana. Otra obra malovista fue el regio estadio de Los Tomateros de Culiacán donde el gobierno estatal aportó más de 200 millones de pesos de los 420 millones que se invirtieron en conjunto con el Ayuntamiento de Culiacán y el Gobierno Federal por medio de la CONADE.

Ello nos obliga a concluir que llegó la hora del sur y del fútbol en Sinaloa.

Peor es nada, diría el filósofo de Gûemez.

HISTORIA DE LOS MEJORES CRONISTAS DE BÉISBOL EN SONORA Y SINALOA DE LA LMP.
Desde Mazatlán a Hermosillo sus voces se escucharon por los aparatos radioreceptores e hicieron felices a miles y miles de aficionados al béisbol, de diversas edades y géneros.

Entre el mazatleco radicado en Culiacán Agustín D. Valdez y el culiacanense radicado en Mazatlán, Rafael Reyes Najera, apodado Kid Alto, se disputan el privilegio de ser los maestros de maestros de la crónica radial beisbolera en la Liga de Costa del Pacífico y la Liga Mexicana del Pacífico.

Agustín D. Valdez hacía que las y los aficionados se concentraran en escuchar la radio y creían en un cien por ciento lo que él narraba, aunque a veces eran mentiras circunstanciales. Quería y respetaba a sus Tomateros de Culiacán.

Su voz aún se recuerda. Un sello distintivo y profundo conocedor del rey de los deportes.

Era muy apasionado y su narración impecable con datos y fechas de hazañas y anécdotas de los cientos de jugadores que pisaban y jugaban en el Estadio Gral. Ángel Flores.

Fue suspendido una vez, no por decir una palabra altisonante, sino por anunciar otra cerveza que no era la patrocinadora. Pero el lema que pronunció, ¡Carta Blanca en los deportes! le otorgó un contrato más jugoso a Juan Manuel Ley que la patrocinada.

Rafael Reyes Nájera también era apasionado, pero más reflexivo.

El hombre elegante del micrófono nació en 1922 en Culiacán, Sinaloa, pero fue en el bello puerto de Mazatlán en que inició su carrera y la prosiguió en Los Mochis con Los Cañeros y terminó en Mazatlán, tras haber hecho una campaña en contra del presidente de la LMP, Horacio López Díaz quien lo vetó de por vida.

Falleció el 24 de diciembre de 1980 y en 1983 ingresó como inmortal al Salón de la Fama de Béisbol de Monterrey.

Otros destacados cronistas fueron Octavio Ibarra y Héctor Islas en Los Mochis. Hicieron una buena mancuerna. A Octavio Ibarra si lo sancionaron por haber dicho “la pelota, se va, se va y se fue mucho a la chin…tada”.
Eduardo Valdez Vizcarra otra buena voz con Venados; Abel Orona y José Trinidad Obeso en Guasave fueron los amos defendiendo y narrando las jugadas de los famosos Algodoneros de Guasave.
En Hermosillo la ley era Fausto Soto Silva, con una voz fina y conocedora.

Carlos Andrés Vázquez en Navojoa y Hermosillo fue una buena voz, pero el más reconocido en Navojoa fue Carlos Córdoba Guirado.
Alegre y alentador de sus Mayos, Carlos Córdova fue un ícono en la radio beisbolera de Navojoa y su periferia y comunidades rurales donde fue muy apreciado.

Antonio Ortega, Mario Thomas y Alfonso Araujo, son otros reconocidos cronistas deportivos beisboleros y éste último apenas la campaña pasada retornó a la crónica radial ante la alegría de los aficionados, en especial de los que ya cumplieron más de 40 años.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − 5 =