Diálogo Deportivo Semanario No. 1669

Un año de contrastes para el deporte sinaloense.

La tercera medalla -ahora de plata- para la muchacha de la Brecha, Guasave, María del Rosario Valenzuela, en los Juegos Olímpicos.

Dorados de Sinaloa obtiene el medio boleto para el ascenso a la primera división.

Tomateros de Culiacán gana los 8 puntos de la primera vuelta de la Liga Mexicana del Pacífico.

El de Juan José Rios, Roberto Osuna de los Azulejos de Toronto, equipo con el que este año tuvo 36 salvamentos obtiene el Premio Nacional del Deporte 2016 y Julio César Urías de Culiacán demuestra que es un “pitcherazo” con Los Dodgers de Los Ángeles.

Ello, mientras las células de dos nobles y destacados deportistas: César Ramírez de atletismo y Ricardo Domínguez de boxeo, son atacadas.

Ambos, han tenido la fortaleza espiritual para seguir adelante. César ya estaba listo para asistir a las Olimpiadas de Brasil y Domínguez se encaminaba a un campeonato mundial, tras ganar un torneo de TV Azteca.

Mientras, Dios y la ciencia médica continúan su trabajo de sanidad en ambos deportistas.

Jorge Arce, fue perseguido por algunos malandrines con el objeto de despojarlo de su lujosa camioneta, pero empleó una de sus mágicas travesuras y logró esconderse en casa de sus suegros.

Carlos Gael Acosta, también de Los Mochis, sigue perteneciendo a los Rayados del Monterrey, pero fue enviado en calidad de préstamo a Ciudad Victoria, Tamaulipas.

Carlos Cuadras de Guamúchil, perdió lo invicto en el boxeo profesional y eso fue una terrible derrota. Los jueces no fueron benévolos con él. Merecía ganar y un empate.

Gilberto Guevara, estudiante de la UAS, fue despojado de su título en una pelea dispareja en Asia. Allá se ganan todos los rounds, o por nocaut efectivo o técnico, o no se gana.

Hubo medallas para sinaloenses en la Universiada y también en los juegos que realiza la CONADE.

Todos ellos pertenecen a la Universidad Autónoma de Sinaloa, una institución que ha crecido en todo: matrícula, desarrollo académico, científico, deportivo y demás y se le niega un justo subsidio que soporte en forma suficiente él deporte.

Julio César Chávez Carrasco retorna al boxeo profesional, con un triunfo sospechoso, ante un alemán desconocido que pocas veces conectó. Parecía un maniquí activado con pilas Rayo Vacs, que se movía cuando quería y solamente lanzaba golpes con su mano izquierda.

No hay comentarios favorables, pese a que ganó.

Critican que sus golpes ya no tienen la dinamita necesaria para derribar a sus rivales y que, desde el cuarto round, como en los demás encuentros que ha tenido, se desinfla.

Parece que desea ganar en los primeros tres asaltos y al no lograrlo se cansa demasiado.

¡¡¡Retírate!!! Es la exclamación de muchos sinaloenses.

Lombardo Ontiveros, en volibol de playa sigue asistiendo a Olimpiadas, aunque no gane medallas. Iztel Manjárrez e Iza Flores en TKD y atletismo, respectivamente son otras de las mejores exponentes del deporte de Sinaloa.

Tania Mascorro, en pesas le hicieron una mala jugada y no fue a Río de Janeiro, Brasil, a los Juegos Olímpicos.

¡¡¡Feliz y exitosa Navidad y venturoso y formidable 2017¡¡¡ son mis mejores y sinceros deseos. Mi Cel. 6671662325.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 15 =