Humorismo Semanario No. 1603

Carta de la mujer al marido
Respuesta (cuando se quedaba callada)
Queridísimo esposo:
Me parece que has mal interpretado las cosas. Aquí van las razones por  las que no conseguiste más de lo que tuviste.
Volver borracho: 14 veces
No volver a casa: 30 veces
No volver temprano: 18 veces
Volver demasiado temprano: 29 veces
Se te puso floja antes de tiempo: 16 veces
Calambres en las piernas: 11 veces
No se te paró: 34 veces
Medio se te paró: 25 veces
Te la machucaste con el cierre: 13 veces
Tenías resfriado y te goteaba la nariz: 17 veces
El café estaba muy caliente y te quemó la lengua: 09 veces
Me lo quisiste hacer por atrás pensando que era por delante: 12 veces
Se te pasaron las ganas después de pensar en ello demasiado: 36 veces
Te viniste en la pijama después de leer un libro porno: 15 veces
Por cierto, las veces que permanecí ahí acostada simplemente, fue debido a que te saliste y te dedicaste a hacerlo con las sábanas.
Parecías tan entusiasmado, que no quise moverme y arruinarte el placer. Y la vez que me levanté y me puse a respirar agitadamente, fue porque en tus movimientos pasionales se te salió… ¡un pedo!

Atentamente
Tú esposa.

Un tipo llega temprano a la casa y al ir al dormitorio encuentra a su mujer desnuda en la cama y con su mejor amigo, Raúl. Muy molesto empieza a gritarles:
“Laura, no lo puedo creer. Yo te he dado todo, nunca te ha faltado nada, nunca te he engañado con otra y me haces esto con mi mejor amigo.
Y tu Raúl, hemos sido amigos toda la vida y jamás pensé que me pudieras hacer esto.
¡Pero Raúl!…¡Raúl!… ¿pueden parar un momento?”

Bajando limones
Hubo un concurso para seleccionar a quien tuviera el pene más largo del mundo.
Los organizadores seleccionaron como tercer lugar a un Noruego con 35 cms, segundo lugar a un camerunés con 65 cms y en primerísimo lugar a un cubano con 80 cms.
De repente les llega una notificación por fax, de que el hombre con el pene más largo se llama Juan y que vive en un pequeño poblado en México, y que si querían verlo tenían que ir a buscarlo.
Entonces envían una expedición al lugar señalado, y después de un largo y cansado viaje localizan al pequeño poblado.
Localizan al tipo que buscaban, estaba bajando limones de un árbol, ¡ni mas ni menos que con el pene!.
De inmediato le preguntan con gran admiración:
“Usted debe ser Juan ¿verdad?”
“No, yo me llamo Pedro, mi hermano Juan anda bajando cocos…”

Que sueldo tienes?
Sueldo cebolla: Lo ves, lo agarras…y te pones a llorar.
Sueldo dietético: Te hacer comer cada vez menos.
Sueldo ateo: Ya dudas de su existencia.
Sueldo mago: Haces un par de movimientos y…desaparece!!!
Sueldo tormenta: No sabes cuando va a venir, ni cuando va a durar.
Sueldo desodorante: Cuando más lo necesitas…te abandona.
Sueldo menstrual: Viene una vez al mes y dura 3 días.
Sueldo eyaculación precoz: apenas ingresa…y ya se acabo!!!

La mujer le reclama a su esposo contador:
¡todo el día pensando en números, cifras, cuentas, cálculos matemáticos, porcentajes!
¿No te das cuenta de cuánto daña nuestra relación?.
-Sí, un 65%…

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 1 =