Archivo de la categoría: Editoriales

LOS MISTERIOS DE LA VIDA

Realmente nunca sabremos si en verdad cuando morimos pasamos a mejor vida. El misterio de la muerte tiene muchas interrogantes que abren el panorama para darle entrada a lo descrito en la biblia. Las moradas en el reino del Señor son tantas que no debemos preocuparnos en dónde estaremos cuando dejemos este mundo de las constataciones. Los misterios son eso: misterios. No podemos explicar muchas cosas más allá de la realidad misma que constatamos a diario.
Los misterios son la leña que mantiene encendida la flama de la FE. Los misterios no nos dan certeza alguna y por tal motivo debemos procurar que la FE ayude a caminar por los senderos de ella.
El hombre o el ser humano nunca debe caminar por la vida con la certeza de un camino cierto y predecible, no tendría caso andar por esos senderos sabiendo lo que encontrará. La duda y la incertidumbre son los acicates para comenzar siempre a caminar.
Claro, el pasado y el presente pavimentarán el futuro y en eso debemos estar siempre atentos.
Los misterios son eventos que no podemos explicar, pero si podemos aprender de ellos en razón de lo que vendrá.
La vida es, en sí misma, un acontecer sorpresivo, pues los eventos no suceden advirtiéndonos que vendrán, sino más bien que nosotros podemos estar preparados a recibirlos con la madurez adecuada para no vulnerarnos y si poder continuar con la vida de ese día.
El misterio de la muerte es muy parecido al misterio de la vida. Suponiendo que la muerte es el inicio de una nueva vida. Claro, no lo sabemos, es ese mismo el misterio de la existencia. Hay personas que se quieren adelantar a los sucesos del futuro dando cuenta de los usos de quienes pueden decirte lo que sucederá.
Hemos aprendido que morir es pasar a mejor vida y eso en realidad lo sabemos por las escrituras, pero nadie ha regresado de la muerte para decirnos lo que hay en aquél mundo de las tinieblas o de la luz, según sea el caso de quien lo platique.
El misterio de la vida encierra algo más que una simple definición biológica de nuestros componentes humanos, en razón de explicar la estructura de todo nuestro organismo. Creo firmemente que ignoramos más que lo que sabemos. Y que los misterios seguirán estando permanentemente en nuestra vida para conducirnos con la FE que necesitamos para seguir viviendo.
Mejor no preparamos. No juguemos a ser pitonisos. Por el bien de todos, estar preparados nos puede ayudar a recibir todo aquello que vendrá.
Así sea
oswaldodel@hotmail.com

Comparte esto

Hermandad y Dignidad

Marzo fue el mes de los 100 días de gobierno que, dentro de lo señalado, esos primeros días se han convertido en una costumbre para una primera evaluación  del desempeño del gobierno entrante.

Para muchos, ese examen no tiene sentido alguno. Esas 2 mil  400 horas pasaron tan veloces que poco puede presumirse en tiempos de un gobierno que apenas empieza a mover sus extremidades.

 Mover a México no es una composición de palabras que vayan a ilustrar un programa de mercadotecnia ni mucho menos. Mover a México implica algo mucho más que engrasar una maquinaria y ponerla a trabajar. Es algo más que navegar río arriba.

Es difícil convencer a toda una nación para que se mueva al unísono.

Los cien días fueron solo un breve comienzo para dar cuenta con quienes se navegaría en esta travesía.

Marzo festejó a una de las figuras más emblemáticas de este gobierno entrante; Benito Juárez. En poco menos de 15 semanas se logró dimensionar la real situación en que nos encontramos como nación.

 En este centenar se dejaron ver quiénes son en realidad los que quieren mandar o los que mandan en México.

Cien días que fueron el colofón para abolir el modelo neoliberal que por treinta y seis años estuvo empobreciendo a Juan Pueblo y llenado de riqueza a los que fungieron como presidentes de México. Marzo también fue el mes de las cuentas claras. El mes del perdón para un nuevo comienzo donde la reconciliación se hace verdadera y la paz por siempre.

En materia de relaciones internacionales se busca festejar los 500 años de la llegada de los españoles con dignidad e igualdad. Es decir sin que haya algo que pueda raspar nuestras relaciones sociales.

 Queremos creer que Andrés Manuel López Obrador finalmente lo que pretende es hermanar a ambos pueblos, con su solicitud al rey Eduardo de expresar pena por las sombras que nos narra la historia del encuentro de dos civilizaciones.

 En esa intención queremos ir todos.

Sin cohetones y sin tiros al aire.

Comparte esto

TODOS JUNTOS

La realidad que se nos impone para dar cuenta de lo que pasa en México, no es simple ni vagamente trivial, es una lucha entre bandos que acuerdan y disienten con las posturas ideológicas que ambos seguidores mantienen en defensa de las variables o categorías que componen o construyen los modelos, en este caso, los modelos de gobierno para hacer frente a los cambios que se requieren para transitar en este concierto económico mundial.
La lectura que muchos pudieran tener de los primeros 100 días de gobierno de AMLO, podrían no contar con la totalidad de las variables que necesite el modelo para ser evaluado en los términos requeridos. De la misma manera para pronosticar el éxito o fracaso de ellos. En esta nueva tesitura lo que conviene es un cambio de mentalidad que abone en lo económico, lo social, lo cultural, lo tecnológico, lo sociológico y lo antropológico para acomodar en esa lógica de avanzar en todos los sentidos, y poder trascender dejando atrás lo que usualmente nos ha dañado tanto; la confrontación basada en la defensa de un sistema hecho a modo para dejar las cosas en lo mismo. Sin duda y concediendo que no hay modelo único, la construcción del presente y del futuro de nuestra nación deberá obedecer al consenso del interés colectivo y nunca del interés individual. Solo así podríamos marchar por una ruta, quizás nueva, por y con los elementos necesarios para un trabajo en conjunto.
El conflicto de la realidad que cada quien vive es en la no comprensión de ella como única y el tratar de obligarnos que esa realidad sea para todos igual, un ejemplo clásico es el caso de Venezuela, donde los EEUU quieren obligar al mundo que vea lo que ellos quieren.
Estamos claros que la realidad se construye en la interacción con otras personas, aunque cada persona vive su propia realidad, pero si nos esforzamos todos podemos ir construyendo realidades muy parecidas que nos permitan tener la empatía suficiente para convertirnos en luchadores de un mundo significativo para todos
Entonces las distintas realidades pueden tener elementos comunes en los que muchos podamos coincidir, un ejemplo de lo anterior, fue el hecho de que AMLO veía la realidad de México y al compartirla con el pueblo, éste empezó a verla tal cual. Otro caso sería cuando todos los mexicanos contemos con una casa, un trabajo y un ingreso digno, las realidades serán más parecidas unas de otras, lo demás serán los retos que cada persona tenga para distinguirse de los otros, si ese fuera el caso. Por el bien de todos, juntos tomados de la mano hacia la cuarta transformación. Así sea.
oswaldodel@hotmail.com

Comparte esto

LA REALIDAD QUE CONSTRUIMOS TODOS

Está muy claro que cada persona entiende su realidad conforme a lo vivido en su corta o larga vida. La realidad es una composición de eventos que se explican en el cerebro de cada persona de acuerdo a sus experiencias. Lo vivido por cada uno tiene enseñanzas para ella misma.

La inferencia que hacemos para cada evento es sostenida por nuestras propias creencias, que en realidad son nuestras verdades.

Cada creencia la vamos sometiendo a prueba conforme vivimos en esta realidad personal y  social, pues a decir de algunos autores, la realidad la construimos en sociedad.

 Entonces, nuestra realidad es un poco también de la realidad de todos con los que compartimos nuestra vida, que conjuntamente le damos sentido a lo que nos ocurre.

En tanto que la realidad es enteramente personal en muchas ocasiones se logra un consenso; para lo cual las discusiones sirven para transformar nuestra propia realidad y quizás la de todos. Por ello, con las aportaciones de todos, esta realidad es la que tratamos de explicar.

Para el estudioso de las ciencias, su realidad la somete a prueba permanentemente, haciendo las conjeturas que le son pertinentes para llegar a un punto de acuerdo, o conclusión.

 Las experiencias difieren de cada persona, puesto que al adquirirlas la disposición y el estado de ánimo de cada sujeto explicará los eventos que vive. De igual manera las respuestas a cada evento dependerá de lo vivido de cada persona.

Así, cada quien responderá o solucionará un problema de acuerdo a las emociones que siente como respuesta al evento que vive y da como respuesta al problema de cada quien.

Cada persona irá acumulando esas experiencias que fueron emociones sentidas y aunque muchas veces no son enteramente comprendidas, los llevó en cierto momento a lidiar con su problemática como resultado de haber vivido esa realidad que le tocó experimentar o vivir.

Para el caso que nos ocupa, estamos claros que en política la mezcla de emociones y respuestas a los eventos que cada uno ha vivido lo hacen resolver, a bote pronto quizás, la problemática o las problemáticas generadas en la realidad que se vive por cada persona.

 Luego entonces, cuando oímos o escuchamos el discurso de cada persona, nunca debemos olvidar que esa persona nos está hablando de su propia realidad, que en veces esa realidad se repite en cientos, miles, millones de personas.

 El estar totalmente de acuerdo con algo o medianamente de acuerdo, o poco de acuerdo, o franca y totalmente en desacuerdo, deviene precisamente de lo que cada persona ha acumulado en su vida, que la somete a prueba para decidir el camino que deberá tomar para resolver su propia existencia.

La democracia es un instrumento para agrupar a todas las personas que de alguna manera coinciden o desacuerdan con la realidad que observan y en función de esa explicación cada uno decide la ruta por la que caminará.   

oswaldodel@hotmail.com

didaktica@outlook.com

www.didaktica.com

Comparte esto

LOS CRIMINALES NO SE DAN EN ÁRBOLES

¿Cómo cambiar en la mente de la población, que la violencia y los robos en Sinaloa están controlados?
Dejemos un espacio para que antes de seguir leyendo, pueda usted dar una respuesta, que seguramente será obvia.
Seguramente todo lector pensó lo mismo, y es que para que el sentir general crea y confíe que ese tema está controlado, se necesita que en verdad lo sea.
En estos últimos días los alumnos de la UAS, en especial de la Escuela de Medicina y de Los Mochis viven con fobia, no sólo ellos, también del resto de instituciones académicas donde se tiene turno vespertino o nocturno.
En algunos sectores de Culiacán, en especial Valle Alto, los vecinos ya viven estando al pendiente de qué carros pasan dando varias vueltas y esto por hechos delictivos que se han presentado.
Podemos decir que la seguridad patrimonial y física del promedio de los habitantes de la capital sinaloense no es estable. No se trata de generar paranoia ni una psicosis colectiva, pero la gente ya es desconfiada, busca invertir en cámaras para sus casas, en cursos de tiro para protección personal. ¿Esto querrá decir entonces que lo anterior es una necesidad?
Las personas no ven como suficiente el apoyo de la policía ni la seguridad que brindan, de aquí se toman dos puntos:
El primero, la superioridad de la policía respecto al crimen organizado o si este último rebasa al bando policiaco.
El segundo, la proliferación de las conductas delictivas. Respecto a esta, ¿Cuál es la estrategia para combatirla?
La proliferación de la conducta delictiva se debe combatir desde casa, los criminales no se dan en árboles, vienen de familias, cabe señalar que no sólo de familias desintegradas.
Prevención no es solo evitar el hecho, también es evitar que el agente delictivo se convierta en tal.
Javier E. Zepeda O.

Comparte esto

TRAICIÓN Y DESVENTURA

El Movimiento obrero procuró, en un algún momento, los contrapesos para salvaguardar los derechos de los trabajadores consagrados en la Ley Federal del Trabajo y en articulado de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en el 123.

No negamos, de ninguna manera, que lidió por muchos años por los derechos de los trabajadores hasta que la misma fuerza concebida en esas agrupaciones degeneró, a tal grado, que se olvidaron del porqué se luchaba.

La acción directa de los trabajadores como respuesta a la imposición patronal fue en gran medida la forma de cómo se llegaba a un equilibrio de fuerzas, que por derecho propio, tanto de un lado como del otro, estaban defendiendo sus propios intereses.

No sé en que momento esa fuerza sindical empezó a degenerarse para convertirse en la fuerza enajenante que promovía la inequidad de sus propios agremiados.

Para el caso que nos ocupa, diremos que estas agrupaciones en México se tergiversaron a tal grado que permitieron la degeneración de los principios básicos de la agrupación sindical para la defensa de los trabajadores.

De pronto los intereses de algunos líderes encajaban perfectamente en los ofrecimientos que les hacían llegar como parte de las negociaciones del lado patronal o institucional, liberando con ello al monstruo de los deseos de acumular poder, riqueza y otros tantos deseos escondidos en las mentes de los inquisidores líderes sindicales. Si bien es cierto que la masa de trabajadores acumulaban una fuerza destructora, también fue cierto que le encontraron la forma de aniquilarla, y es que el soborno, la componenda, la compraventa de influencias, los cargos en el gobierno y en las mismas organizaciones sindicales, colocó a los sujetos a lidiar con sus propios intereses, olvidando la verdadera causa de dicha fuerza.

El sindicalismo mexicano y la propia estructura gubernamental adolece de la misma enfermedad; el poder a ultranza. Este sindicalismo ha olvidado que es una fuerza para avanzar en el porvenir de la nación. Que son parte del desarrollo y del crecimiento de todos los mexicanos. Que deben obedecer más a las fuerzas internas y prevalecientes para la construcción de una nueva clase de ciudadanos y no seguir persistiendo en la componenda ni en la traición a las instituciones y a los mexicanos. El sindicalismo en México perdió su liderazgo debido a que se anidó en el corporativismo de las propias instituciones gubernamentales.

Ante la nueva situación, gobiernos estatales y federales deben dejarse de amedrentar por esas fuerzas sindicales y construir una nueva relación de libertades y de intercambios para un mismo propósito. Las estructuras de poder deben dejar de serlo y convertirse en estructuras virtuosas que medien el desarrollo y el crecimiento.

Ya no más un sindicalismo de estado. Ya no más un corporativismo a ultranza. Por el bien de todos, a portarnos bien todos

Así sea.

oswaldodel@hotmail.com

Comparte esto

OLVIDAR LO QUE NOS IMPIDE AVANZAR

Desde que la civilización existe, el día le sigue a la noche o la noche le sigue al día, y creo que será así por siempre.

Pudiéramos pensar que obedecemos a rutinas muy definidas y algunas veces hasta desgastadas por la misma inercia que nos gana a seguir las cosas de nada.

Se han construido múltiples formas para desarrollar sistemas de producción, de control social, de control financiero, de control político y sin embargo nos hemos quedado cortos en el alcance de una política global que tenga como resultado el crecimiento de la raza humana.

Se han descubierto innumerables tecnologías para la comunicación y el hombre no logra conectar con su par. Se han descubierto y desarrollado innumerables sistemas de cultivo y el mundo sigue teniendo hambre y desnutrición. Se han construido motores capaces de llevarnos a la luna o a otros sitios lejanos de la tierra y nos ahogamos en la contaminación en nuestros mares y tierra. Logramos avances admirables en la industria de cualquier tipo y el desempleo nos amenaza cada vez más. Logramos acuerdos internacionales para la paz y la guerra sigue siendo la amenaza latente. Se construyeron grandes industrias para fabricar la salud mediante diversas medicinas y el hombre muere cada vez más por la falta de ellas.

Presumimos del amor en todos los grupos religiosos y en todas las religiones y el odio y la xenofobia son el pan de todos los días.

Presumimos de la democracia de los países y buscamos rendijas para los golpes de estado en diferentes países más afortunados y ricos que el nuestro. Aclamamos el respeto de nuestras opiniones y opinamos sin recato alguno, no importando que lo que digo sea una mentira o una verdad a medias. Presumimos una política de austeridad y cada vez gastamos más los dineros que no son nuestros. Nos quejamos del robo de los gobiernos y persistimos en seguir soportando a los mismos que nos robaban. Insistimos en presumir bellos cuerpos y por la noche deambulamos para vaciar los refrigeradores. Vivimos criticando la paja en el ojo ajeno aunque no podamos ver nuestro rostro por la viga que nos impide vernos.

La ruta de la nada en un mundo moderno que nos agrede a cada segundo e ignoramos por completo, porque de hacerle caso, nos obligaría a ser diferentes y no sabemos cómo serlo. La vorágine de los tiempos nos lleva a atascarnos sin poder avanzar, nos lleva a repetir los yerros y a disculparnos a nosotros mismos por las malas decisiones que hemos tomado. La ruta de la nada siempre nos lleva por los mismos caminos que no nos han dado resultado.

Hoy tenemos la gran oportunidad por caminar por una ruta diferente que muchos no sabemos a dónde nos llevará, pero si sabemos que nos sacará de esa ruta de la nada que nos lleva siempre a los mismo. Avanzar es corregir. Corregir para no repetir. Repetir solo aquello que nos haga avanzar. Avanzar sin olvidar. Olvidar aquello que nos evite avanzar.

Por el bien de todos, avanzar y olvidar, que hay mucho por recorrer. ASÍ SEA.

oswaldodel@hotmail.com

Comparte esto

JUSTICIA PARA LOS PUEBLOS

El progreso de un pueblo se manifiesta a través de sus estructuras y de sus estructuras, sus edificios y los espacios de esparcimiento propiedad del bien común con los que cuentan.

Anteriormente, hace siglos, un templo o una catedral muy grande expresaba el poderío económico del lugar o la capacidad administrativa de los regentes locales.

Actualmente se hará justicia respecto al tiempo y la historia de Cosalá y Badiraguato, centros mineros en la época colonial, lugares con mucha historia, la historia y tradición de estos lugares será manifiesta a través de la creación de sus respectivas universidades, dándole otra etiqueta a la sierra sinaloense.

Por otro lado, nuestra ciudad capital cuenta con muchos espacios que reflejan la vida activa y económica de sus habitantes y del estado, uno de ellos es el Jardín Botánico, el cual no es un jardín típico de la plazuela de un pueblo de “provincia”, como dirían los de la Ciudad de México. Es un Jardín de 10 hectáreas, cuenta con más de 1800 especímenes de plantas y 39 obras de arte contemporáneo, según información proporcionada en su sitio web.

Este espacio público, el cual refleja a Culiacán como una ciudad moderna, con arte y actividad investigadora, ha entrado en crisis, ya que unos de los principales recursos para mantener vivas a las especies que allí se encuentran, el agua y la luz, dejarán de ser subsidiadas por el gobierno municipal.

Si bien está en manos de particulares pero es una IAP, no una empresa lucrativa. Las IAP son también reflejo de las buenas voluntades y esfuerzos que hacen los ciudadanos por su prójimo y el bien común.

Así como el crecimiento y embellecimiento hablan bien y reflejan un progreso, el deterioro y mal estado hablan lo contrario.

Javier E. Zepeda O.

Comparte esto

SEGURIDAD PARA AMLO, CLAMA EL PUEBLO

Muchas de las veces un idealista puede ser “romántico” en el sentido de sus palabras, tanto que llega a perder de vista la realidad y, por ende, no medir consecuencias.

Entiéndase que perder la realidad no en el sentido de locura, sino del romanticismo mismo.

 Por ejemplo, quien dice que todas las personas son buenas tiene razón. Las personas ontológicamente tienden al bien, pero existe el mal, y existen personas con intenciones malvadas y uno no puede ir por la vida confiando de todo mundo pensando que todo mundo es bueno.

En las últimas horas previas a la redacción, la noticia que ha circulado nacionalmente es la manta con la clara amenaza al señor Presidente, figura que ostenta la persona de Andrés Manuel López Obrador. Hago énfasis en estas dos figuras porque hay que distinguir y el mismo AMLO debe distinguir que además de ser AMLO, es el Presidente de México.

Su figura austera y de trato sencillo y directo con el pueblo, sus ideales y convicciones le impiden considerar tener un cuerpo de seguridad que el mandatario de nuestro país debe tener, no es un lujo para la persona de Andrés Manuel, es una medida de seguridad para el Ejecutivo.

AMLO dijo que “el justo no debe temer”. Al contrario, estamos en una sociedad donde los justos nadan contracorriente. Quien señala la injusticia, quien combate la corrupción y el crimen organizado ¡debe temer! He aquí lo heroico de buscar la justicia: el atenerse a las vendettas del crimen organizado.

AMLO está tirando pedradas al panal. Las abejas andan sueltas y ya mostraron estar enojadas.

En la tarea que ha asumido es necesario que tenga su cuerpo de seguridad y los medios de transporte necesarios para su seguridad y de los mandatarios extranjeros que lo visitan.

En el ataque directo al huachicoleo, la seguridad del presidente no es un lujo ni exceso, es una medida, en el caso de la persona de AMLO ya es una demanda del pueblo mismo.

Javier Ernesto Zepeda Osuna.

Comparte esto

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Para muchos les resulta inverosímil que el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador rechace la seguridad que en otrora se tenía con los demás presidentes de la nación. Y es que si reflexionamos un poco quizás logremos entender cuál es el verdadero motivo de tal rechazo. AMLO desde hace años marcó una línea de actuación un tanto diferente a lo que él llamaba “la mafia del poder”. El Peje se vio inmerso en una política social al alcance de todos enarbolando un discurso moderado en términos de que el cambio únicamente se lograría si se lograse organizar al pueblo. Discurso de fácil interpretación y difícil de ponerlo a la práctica, pues nadie o muy pocos, dimensionábamos el tamaño de la problemática que viviríamos una vez que él tratase de cambiar las cosas que había prometido en su campaña. El Peje conoce todo el territorio nacional puesto que lo ha caminado con las personas que lo habitan, que bajo esas circunstancias la confianza del propio con las personas que le rodean se constituye en una alianza perfecta de interés mutuo. Cuando AMLO dice que “el pueblo lo cuida” él está confirmando la relación que tiene con la sociedad y afirmando su vínculo con el sector más vulnerado de nuestro México. La alianza más importante que AMLO ha construido es la congruencia entre el decir y el actuar. En tal sentido, AMLO insiste en darse el baño del pueblo porque solo así se mantiene en unión permanente ante la figura presidencial que siempre estuvo alejada de su base social. “La política es servicio” y basada en ella AMLO logra penetrar en lo más íntimo de la composición humana creando conjuntamente con el ciudadano la simbiosis necesaria para caminar junto a Él la ruta de la democracia, esa nueva democracia acuñada desde su misma base de servicio constitucional. El discurso es entonces una correspondencia ligada al entendimiento cabal de la letra constitucional con la praxis misma de atender al pueblo como mandata la constitución Política de los estados Unidos Mexicanos. El estado de bienestar deviene de la misma Constitución y él ha configurado una acción que más bien es un continuum del beneficio nunca antes hecho realidad. Por tal motivo, AMLO defiende a pesar del riesgo de ser considerado un presidente que se encuentra pisando tierra conforme recorre nuestro territorio, en otrora lo presidentes solo sabían de aeronaves y aeropuertos a diferencia de AMLO que prefiere constatar que sus políticas se ven en la marcha de un actuar cotidiano demostrable al son de su paso por las carreteras y las calles que Él recorre a diario. Por ello, el pueblo que él dice ser bueno lo defenderá hasta más no poder o lo crucificará. Habremos de esperar si sucede lo primero o lo segundo. No hay temor en caminar rodeado de su pueblo, no hay miedo que infrinja congojamiento para retraerse de su pretensión de seguir siendo cuidado por el pueblo que lo eligió. Por el bien de todos dejemos al presidente caminar por nuestras calles. Así sea.

oswaldodel@hotmail.com

Comparte esto