Diálogo Deportivo Edición No. 1808

Los Acereros de Monclova, actuales campeones de la Liga Mexicana de Béisbol, contrataron al dominicano, Bartolo Colón, pitcher derecho con amplia trayectoria en las Grandes Ligas donde ganó el Premio Cy Young con Los Angelinos de Anaheim en 2005 en la Liga Americana.

En abril de 1997 hizo su debut con Los Indios de Cleveland, equipo que lo firmó como agente libre en 1993 como jugador amateur.

De los Indios a Rangers de Texas jugó 21 temporadas con 246 juegos ganados y 168 perdidos siendo el lanzador latinoamericano con más partidos a su favor.

Su sueño se le cumplió de jugar con Los Yanquis de Nueva York, pero no causó revuelo y llegó a Medias Blancas de Chicago, Medias Rojas de Boston, y Mets de Nueva York.

Llega a México con 46 años y supera a George Brunnet de Los Tomateros de Culiacán que tiró hasta los 45 años.

Altos y de complexión robusta tienen similitudes, pero claro Colón es un astro al lado del hoy extinto Brunnet, quien era zurdo de gran velocidad. Colón es una atracción desde la loma de los disparos.

Los jugadores veteranos y lanzadores como Vicente Romo y Francisco Campos, en su momento también fueron atracciones de taquilla al igual como el recién asesinado Narciso Elvira.

Cecilio Acosta también exligamayorista ha sido atracción en el béisbol amateur y lo fue con Tomateros de Culiacán en la Liga Mexicana del Pacífico de Béisbol.

A sus 40 años muchos lanzadores son rechazados por los equipos, cuando todavía pueden aportar con sus batas o brazo de lanzar.

Esta contratación es un buen síntoma para los jugadores veteranos de 40 años y más, pero que tengan calidad.

Ramón Arano, quien hace siete años falleció víctima del cáncer, lanzó treinta años para la Liga Mexicana. También pichó en grandes ligas y por allá ponchó a Mickey Mantle. El mismo Tres Patines dijo que los tres deportistas ejemplo de veteranos son Maradona, Pelé y Ramón Arano. Fue campeón con Córdova, Veracruz y el México.

Los que tengan mediana calidad van a tener que aceptar un mediano sueldo.

A los beisbolistas nadie los puede defender, ya que, no tienen sindicato, desde que los propietarios de los equipos de la LMV aplastaron aquella rebelión con la creación de la ANABE en los años 80s, donde gritaba más fuerte, Ramón “El Diablo” Montoya y que fue desaparecida en un tris.

Es injusto que los peloteros estén solos, ya que tienen contratos temporales, aunque la Ley Federal del Trabajo debe protegerlos.

Ahora que al presidente AMLO ama el béisbol le deben pedir ayuda para formar un sindicato o algo parecido.

SAUL MENDOZA UN FINO SHORT STOP

De 1970 a 1976 el titular de las paradas cortas del conjunto guinda o Tomateros de Culiacán fue el veracruzano Saúl Mendoza.

Lo conocemos y lo hemos saludado en visitas a Culiacán.

Aunque no  fue bateador de largo alcance, era productor de carreras y rápido para correr las bases.

A la defensiva, casi nunca cometía errores y los aficionados no apreciaban y lo respetaban.

Nos reportan que sigue jugando en ligas de ´veteranos en su natal Veracruz.

Su amor por sus Tomateros de Culiacán, no se ha perdido y fue invitado a la inauguración del estadio Nación Guinda.

Pero casi quedaba fuera por malas atenciones, hasta que lo auxilió el tremendo Jorge Tellaeche.

Comparte esto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × tres =