APRENDER DE NUEVO

Fuimos educados bajo principios bélicos, que a toda fuerza una de igual tamaño en sentido opuesto. Que el que la hace la paga. El que a hierro mata a hierro muere. Todo en un asunto de responder con la violencia la violencia que recibes. Fuimos educados por sistemas corruptos donde la fuerza se imponía sin la razón mediada. El castigo fue el eje transversal de todo proceso educativo. La reprimenda un factor que “garantiza” el orden y la disciplina. La cárcel para el que delinque. Hay sin duda una nueva disciplina que impulsa al orden bajo distintos argumentos. La Paz y la tranquilidad son fruto de la justicia. Por la ausencia misma de la justicia es lo que estamos presenciando en estos momentos en Sinaloa. Un fenómeno que dejamos crecer con demasiados tentáculos que afecta todo sistema dispuesto a ser distinto. Hoy los amantes de la muerte hubiesen deseado un enfrentamiento mayor del que sucedió ayer en Culiacán. Nunca se hubiesen detenido a valorar las circunstancias de haber continuado con el esquema de la fuerza y la violencia. Hoy esos mismos amantes de la muerte juzgan severamente haber dejado en libertad al hijo de uno de los más encumbrados de la mafia mundial. Ponerle un alto a la violencia por quienes son detentores de la fuerza del estado dejando en libertad al sujeto detenido calmó las aguas tormentosas evitando con ello un mayor número de pérdidas humanas. Quizás no lo entendamos, quizás nos parece inaudito. Pero si mi hijo fue salvado debido a ello, levanto mis manos al cielo y doy gracias por la mente fría que decidió parar esta catástrofe. Quizás debamos aprender de nuevo nuevos principios que nos ayuden en lo futuro a evitar la violencia y la fuerza y en su lugar poner a la justicia en primer término. Esa es mi opinión, puedes estar de acuerdo o no, aquí lo importante es que ya es un nuevo día en que debemos aprender cosas nuevas. El pensamiento viejo y anquilosado del uso del poder y de la fuerza que nos llevó a vivir dos guerras mundiales dejó de ser el eje transversal para dar cabida a una nueva forma de actuar. Por todos los caídos de ayer sean o no delincuentes hay mucha gente que ya los están llorando. Demos gracias a Dios que no fueron más, aunque para mí fueron demasiados. Construyamos una forma distinta de convivencia humana, esa es la tarea de todos. 18/10/2019. Oswaldo del C.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 3 =