LA PERSECUCIÓN DE JULIO

Julio ha sido el mes de los amparos, de las aprehensiones y de las persecuciones.

Por mucho tiempo los funcionarios presumieron un blindaje que los convertían en personas intocables por las autoridades en turno, situación que prevaleció hasta hoy día.

Emilio Lozoya y Alonso Ancira les fueron congeladas sus cuentas bancarias. El primero de ellos, ex funcionario del gobierno federal y que fungiera como director de Pemex en el periodo de Enrique Peña Nieto y el segundo, principal propietario de Altos Hornos de México. Fueron vinculados a proceso por la venta con sobreprecio de Agro Nitrogenados a Pemex.

La aprehensión de Juan Collado Mocelo destaca: Fue defensor de Carlos Romero Deschamps y también de Enrique Peña Nieto.

Julio fue también el mes de la evaluación por parte del gobierno de los EEUU para considerar el papel de México en la detención o disminución de inmigrantes al vecino país del norte, que bajo la amenaza de imponer aranceles a nuestros productos, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador intensificó las tareas en la frontera del sureste de México.

Muy contento Donald Trump por el desempeño de México en la disminución de más del 34% de inmigrantes que llegan a la frontera norte.

La evidencia de una desaceleración económica es apenas notable pero existente, estamos apenas evaluando el segundo trimestre del año y todo indica que no hay recesión. Esperaremos al final del año para dar cuenta de todo lo dicho por todos los que de alguna manera opinan en este asunto de la política y de la economía.

Julio fue también el mes de la sentencia del capo más buscado en el mundo, Joaquín Guzmán Loera conocido como “El Chapo”, oriundo de Sinaloa, amado y querido por mucha gente y odiado por otros que no lograron lo que éste logró en ese bajo mundo que muchos no entendemos.

Se suma a la lista de amparados nada menos que la operadora de la Estafa Maestra; María del Rosario Robles Berlanga, autora, según muchos, de ese intrincado movimiento de radicar recursos a universidades del país y a empresas fantasmas, más de 40 se dice y que recibieron recursos por un poco más de los 7 mil millones de pesos.

En este entramado, dicen las autoridades, tuvieron que haber intervenido las cabezas de un gobierno y posiblemente hasta la de Enrique Peña Nieto, sumando a ese entramado de corrupción al ahora Senador de la República Miguel Ángel Osorio Chon.

Dr. Oswaldo del Castillo Carranza

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − 3 =