Los Puntos Sobre las ÍES…. Edición No. 1781

Los Partidos, partidos…!

La verdad: la única cosa para la cual no hay grados, sino perpetuos desgarrones y rupturas.                                                                                                 John Ruskin  

La renuncia del Dr. José Narro Robles a su militancia en el Partido Revolucionario Institucional después de 46 años de militancia pone de manifiesto una vez mas la grave crisis en que se encuentra ese instituto político.

Pero no es solo el PRI el partido en crisis.

El tsunami del primero de julio del 2018 arrastró a los partidos mejor posicionados, a unos al barranco y a otros a la desaparición o casi.

Acción Nacional que ganó dos Presidencias de la República consecutiva no pudo mantener el poder y tuvo que dejarlo el 2012 que marcó el retorno del PRI al poder solo para que lo perdiera de  nuevo en el 2018 ante el arrollador triunfo de Andrés Manuel López Obrador que encabezó la coalición de Morena con el Partido del Trabajo y Encuentro Social.

Acaba de sufrir estruendosas derrotas en elecciones locales perdieron la gubernatura de Puebla y la de Baja California bastión éste que mantenía desde 1989, seis sexenios.

El PRD que apenas sobrevivió en el 2018 está agonizante.

El PES y PANAL perdieron sus registros en  el tsunami del 2018.

En el antes invencible PRI se habla de una recomposición, trabajando en la reafiliación de membresía atrayendo a los que andan perdidos y afiliando a nuevos, dicen que se busca recuperar fuerzas con miras al 2021 y por ello va a renovar su dirigencia nacional.

Y es aquí donde se presenta de nuevo el punto de quiebre.

La cargada de la dirigencia nacional y los gobernadores priistas hacia las aspiraciones del gobernador con licencia de Campeche Alejandro Moreno “Alito”, y la presunción de éste de su cercanía con el Presidente López Obrador muestran mas que fortalezas debilidades para la democracia interna del tricolor.

Eso fue lo que llevó al Dr. Narro, un académico respetable a renunciar no solo a sus aspiraciones de contender por la Presidencia del CEN, sino a renunciar definitivamente al que fuera su partido durante 46 años.

La costumbre de la imposición a veces directa, a veces disfrazada permanece en el tricolor, no solo a nivel cupular sino también en las instancias menores.

Lo vimos en Ahome cuando sin tomar en cuenta a la militancia, ni a las dirigencias de las organizaciones del tricolor viene Jesús Valdez a dar posición a la joven empresaria Dulce María Ruiz como Presidente y a Cesar Emiliano Gerardo Lugo como Secretario General del Comité Municipal.

Dulce Ruiz es una empresaria exitosa, proviene de una familia priista al 100 (es hija de Mario Ruiz). Su militancia está fuera de toda duda, pero la forma como es impuesta no agradó a los pocos militantes de a deveras que fueron sorprendidos con la designación.

Menos agradó la llegada de Gerardo Lugo, miembro del grupo malovista que opera Bernardino Antelo que obviamente lo colocó ahí para operar en su favor y de su padrino en el próximo proceso electoral.

Titánica tarea tendrá que realizar Dulce María en su lucha para salvar al PRI ahomense de otra hecatombre.

Por el lado de Acción Nacional, la confrontación de los grupos que pelean el control del albiazul está latente.

Adolfo Rojo Montoya “El Popo” quiere regresar al mando de la nave panista, cuando es uno de los que han propiciado el naufragio mientras que Juan Carlos Estrada, ex alcalde de Choix y ex diputado local es su opositor.

Se avecina una confrontación fuerte entre los dos grupos que suman varias corrientes y de sus resultados dependerá el futuro de este partido.

Del agónico PRD se puede decir que en el Estado Audómar Ahumada busca lograr que el que llegara ser un partido ganador en el centro-norte de Sinaloa pueda resurgir de sus cenizas. Nada fácil.

Y si nos vamos a MORENA que sigue sin dirigencia estatal, es decir sin cabeza, sus fortalezas logradas por el efecto López Obrador en el 2018 las están minando los mismos que llegaron al poder.

Los principales alcaldes surgidos de “Juntos Haremos historia” están socavando su fortaleza.

Y el poderoso bloque que tenían en el Congreso local se tambalea.

La decisión de 6 de los diputados morenistas echó por tierra la pretensión de las cabezas de la bancada de aprobar las reformas al Código Familiar para abrir la puerta a los matrimonios del mismo género con todos los derechos del vínculo matrimonial tradicional.

Solo 17 de sus 23 diputados apoyaron la línea en la sesión del Congreso local el martes que con uno del PT sumaron los 18 votos logrados, rebasados por los 20 de su oposición.

Esto marca que el bloque se debilita y mas todavía con  la intolerancia mostrada por la diputada federal Merary Villegas y otros actores morenistas que amenazan con expulsar a esos legisladores que decidieron bajo sus principios no por la consigna.

Así pues, podemos apreciar que los partidos políticos están partidos….

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − dos =