LOS MISTERIOS DE LA VIDA

Realmente nunca sabremos si en verdad cuando morimos pasamos a mejor vida. El misterio de la muerte tiene muchas interrogantes que abren el panorama para darle entrada a lo descrito en la biblia. Las moradas en el reino del Señor son tantas que no debemos preocuparnos en dónde estaremos cuando dejemos este mundo de las constataciones. Los misterios son eso: misterios. No podemos explicar muchas cosas más allá de la realidad misma que constatamos a diario.
Los misterios son la leña que mantiene encendida la flama de la FE. Los misterios no nos dan certeza alguna y por tal motivo debemos procurar que la FE ayude a caminar por los senderos de ella.
El hombre o el ser humano nunca debe caminar por la vida con la certeza de un camino cierto y predecible, no tendría caso andar por esos senderos sabiendo lo que encontrará. La duda y la incertidumbre son los acicates para comenzar siempre a caminar.
Claro, el pasado y el presente pavimentarán el futuro y en eso debemos estar siempre atentos.
Los misterios son eventos que no podemos explicar, pero si podemos aprender de ellos en razón de lo que vendrá.
La vida es, en sí misma, un acontecer sorpresivo, pues los eventos no suceden advirtiéndonos que vendrán, sino más bien que nosotros podemos estar preparados a recibirlos con la madurez adecuada para no vulnerarnos y si poder continuar con la vida de ese día.
El misterio de la muerte es muy parecido al misterio de la vida. Suponiendo que la muerte es el inicio de una nueva vida. Claro, no lo sabemos, es ese mismo el misterio de la existencia. Hay personas que se quieren adelantar a los sucesos del futuro dando cuenta de los usos de quienes pueden decirte lo que sucederá.
Hemos aprendido que morir es pasar a mejor vida y eso en realidad lo sabemos por las escrituras, pero nadie ha regresado de la muerte para decirnos lo que hay en aquél mundo de las tinieblas o de la luz, según sea el caso de quien lo platique.
El misterio de la vida encierra algo más que una simple definición biológica de nuestros componentes humanos, en razón de explicar la estructura de todo nuestro organismo. Creo firmemente que ignoramos más que lo que sabemos. Y que los misterios seguirán estando permanentemente en nuestra vida para conducirnos con la FE que necesitamos para seguir viviendo.
Mejor no preparamos. No juguemos a ser pitonisos. Por el bien de todos, estar preparados nos puede ayudar a recibir todo aquello que vendrá.
Así sea
oswaldodel@hotmail.com

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − uno =