JUSTICIA PARA LOS PUEBLOS

El progreso de un pueblo se manifiesta a través de sus estructuras y de sus estructuras, sus edificios y los espacios de esparcimiento propiedad del bien común con los que cuentan.

Anteriormente, hace siglos, un templo o una catedral muy grande expresaba el poderío económico del lugar o la capacidad administrativa de los regentes locales.

Actualmente se hará justicia respecto al tiempo y la historia de Cosalá y Badiraguato, centros mineros en la época colonial, lugares con mucha historia, la historia y tradición de estos lugares será manifiesta a través de la creación de sus respectivas universidades, dándole otra etiqueta a la sierra sinaloense.

Por otro lado, nuestra ciudad capital cuenta con muchos espacios que reflejan la vida activa y económica de sus habitantes y del estado, uno de ellos es el Jardín Botánico, el cual no es un jardín típico de la plazuela de un pueblo de “provincia”, como dirían los de la Ciudad de México. Es un Jardín de 10 hectáreas, cuenta con más de 1800 especímenes de plantas y 39 obras de arte contemporáneo, según información proporcionada en su sitio web.

Este espacio público, el cual refleja a Culiacán como una ciudad moderna, con arte y actividad investigadora, ha entrado en crisis, ya que unos de los principales recursos para mantener vivas a las especies que allí se encuentran, el agua y la luz, dejarán de ser subsidiadas por el gobierno municipal.

Si bien está en manos de particulares pero es una IAP, no una empresa lucrativa. Las IAP son también reflejo de las buenas voluntades y esfuerzos que hacen los ciudadanos por su prójimo y el bien común.

Así como el crecimiento y embellecimiento hablan bien y reflejan un progreso, el deterioro y mal estado hablan lo contrario.

Javier E. Zepeda O.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + dieciseis =