Breves del Évora Edición No. 1762

Mocorito: La Benito Juárez ¿una mascara al poder fáctico?

Por: MalColorado del Evora

Ahora en vísperas de la llegada del presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien este domingo 27 de enero visitará el popular Pueblo Mágico de Mocorito o también conocido como la Atenas de Sinaloa por su gran trayectoria cultural y legado que dejaron grandes personajes históricos.

Ante esta importante visita, hay un tema calientito, el cual se estaba apagando, pero afortunadamente los fans de la Fundación Anjor y la A.C. José Ley Domínguez, en fu afán y hambre de protagonismo se encargaron de revivir mediáticamente la polémica remodelación de un icono arquitectónico como es la Escuela Primaria, Lic. Benito Juárez.Para que puedan entender el tema, bien vale la pena retroceder unos meses y retomar el inicio para no perderle el hilo a este “zafarrancho político”.
Todo comenzó cuando padres de familia de dicha escuela, tomaron las instalaciones por inconformidad ante las malas condiciones en que se encontraba dicho plantel educativo. Entre “dimes y diretes” y acusaciones sobre que era verdad, exageraciones, protagonismo, pues se hizo grande el mitote, hasta al grado de llegar a la prensa.
Entonces cuando llegaron los reflectores de la prensa, eso provocó que se arrimaran los buitres políticos, tal es el caso de Jesús Manuel “Memel” Jiménez Gil, un personaje muy bien identificado por la población mocoritense, a quien algunos lo clasifican como un aprovechado o vividor político, ya que su supuesta ideología izquierdista jamás ha concordado con su actuar y pensar cuando ha tenido “hueso”, sino todo lo contrario, quedando demostrado  en sus participaciones cuando fue regidor (izquierdista) plurinominal en dos ocasiones, pero siempre a las ordenes obedeciendo cuanta iniciativa o propuestas de los gobiernos priistas, siendo una de ellas en la administración de “Pepito” Quiñonez, una administración de las llamadas más corruptas de la historia de Mocorito, en la  que por cierto ese cabildo fue calificado por el periódico El Debate como un cabildo “GRIS” debido al poco interés y poca productividad de sus integrantes.

Pero volviendo al tema de la Escuela Benito Juárez, sepan ustedes que este personaje “Memel” Jiménez Gil fue uno de los primeros en hacer ruido, seguido después por la A.C. José Ley Domínguez y un grupo de personas ligado más al PRI que al activismo social.
Para ser sinceros, muchas felicidades que bueno que les dio por hacer cosas buenas, ya es ganancia, y ya era hora que alguno de esos personajes regresarán un poco de lo tanto que les ha dado el pueblo (o mejor dicho de lo que le han quitado al pueblo).
Vamos empezando por el “macizo” de la A.C. José Ley Domínguez, un conocido empresario, mecenas del PRI Mocorito, muuy amigo y patrocinador político de toda la vida, de nada más y nada menos que del izquierdista “Memel” Jimenez Gil.
En Mocorito y en toda la región del Évora todos son muy comunicativos y se sabe que Antonio Sosa Valencia cuenta con muchas empresas, y que maneja muchas más, aunque en el papel no estén a su nombre, por la autoridad que ejerce en ellas se dice que el es “el bueno”. También se sabe políticamente que Sosa Valencia era quien ponía los presidentes en Mocorito, hasta que el 2016 llegó “Memo” Galindo acompañado de un grupo de mocoritenses y contra todo pronóstico les arrebató el poder político para sacarlos de la presidencia municipal, venciéndolos en una elección marcada por el hartazgo de la población.

Con Memo Galindo desde el 2016 hasta el 2019, las cosas en Mocorito empezaron a cambiar de manera positiva, en dos años se vieron cosas que no se miraron en 20 años, eso es algo que hasta los partidarios del PRI le reconocen. Por otro lado, sus adversarios siguen buscando formas y manera de hacer quedar mal a Galindo, encontrando el escándalo de la Benito Juárez una oportunidad, la cual al parecer no fue la mejor, ya que dicha polémica es un arma de dos filos. Simplemente porque en Mocorito  la A.C. José Ley Dominguez o Fundación Anjor están muy identificadas con el nombre de Antonio Sosa Valencia, mejor conocido en el pueblo como “Toño Sosa”, tan es así, que casi todos los mocoritenses las identifican como la “Fundación de Toño Sosa” al referirse ya sea a la Fundación Anjor o la A.C. José Ley Domínguez. Y si no me creen ahí están las declaraciones en la presa de la Directora, Balbina Arce Armenta quien a la hora de decir quienes eran los patrocinadores, mencionó que uno de ellos era la “Fundación José Ley Domínguez” mezclando una con la otra en su confusión al evitar mencionar el nombre del empresario.

Eso por un lado, pero el nombre de Antonio Sosa Valencia también esta ligado a otros temas, más polémicos que sus fundaciones de carácter social o sus asociaciones culturales. También suena y se rumora en las empresas de construcción como son: Construcciones Mocorito, Constructora Inmobiliaria Huinacaxtle SA de CV y Construcciones y Bines Raíces; por mencionar algunas, a las cuales tras la derrota del PRI en Mocorito; la Auditoria Superior del Estado (ASE) les detectó casi 10 millones de pesos en irregularidades por observaciones en obras públicas correspondientes a obras como es el Centro de Salud que no se realizó en Caimanero, o redes de distribución de energía eléctrica en la cabecera municipal , la cual no se concluyó, así mismo ese misma irregularidad se les detectó en más de 5 comunidades como El Mezquite, El Manchón, Lomas Blancas, Los Letreros, Bequillos por citar algunas.
Entonces de resultar ciertos los rumores que rodean a Sosa,  podemos resumir que el millón de pesos que le invertirán a la remodelación de la Escuela Benito Juárez no es nada comparado con los 10 millónes de pesos que le están detectando las Auditorias.
Osea que para quedar mano, Sosa le debería más o menos 9 millones al pueblo, ya descotando lo de la Benito Juárez. Y no es reclamo, al contrario que bueno y ojalá siga en ese plan de invertirle al pueblo por su cuenta, y yo creo que el mismo pueblo mocoritense no se enojaría si no le paga  al ayuntamiento lo que le han detectado en auditoria. Algo es algo.

Pero lo más delicado no acaba ahí, pues resulta que en los inicios de esa polémica, hubo ciudadanos que nos les pareció ni de broma que la escuela fuera restaurada con recursos supuestamente de “ORIGEN CUESTIONADO”, a pesar de que no mencionaron nombre, se refirieron al millonario en turno del pueblo que estaba solicitando apoyo para la acción. Tal fue el caso del Lic. Luis Peña Inzunza, quien muy agraviado y preocupado, redactó un manifiesto ciudadano para crear conciencia en la ciudadanía con la intención de que no se  prestaran o formaran parte de esa ofensa cultural por el poder fáctico, quien también validó el costo histórico-cultural, así como el político y social, el cual aseguró que sería demasiado alto para la comunidad mocoritense y su trayectoria histórica.

Así las cosas en Mocorito. Por un lado que gusto que mucha gente desinteresada y honrada se sumó para hacer un bien. Por otro lado una polémica que realmente no tenía razón de ser ya que la histórica, Escuela Benito Juárez, viene dentro de la segunda etapa de remodelación de fachadas en el centro histórico y que además el ISIFE ya estaba por liberar recursos para rehabilitar otras áreas fuera de la fachada.

P.D. Tal vez les ganó el desespero o tal vez el protagonismo. Lo que sí es verdad, es que muchos de los involucrados en estos momentos harían cualquier escándalo para atraer reflectores de prensa y no morir políticamente.

Así las cosas estimado pueblo mocoritense, esperemos que todo sea para el bien del pueblo y no para el bien de unos cuantos.

Dios los bendiga.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + tres =