SI AMENAZAS VAMOS NO PAGAMOS. 

Mucho o demasiado tiempo hemos vivido bajo amenaza. Primero, con la que genera la violencia en nuestra entidad. Segundo, con los robos domiciliarios y de autos por doquier. Tercero, con lo que habitualmente nos enfrentamos, simplemente al andar por la ciudad atestada de carros. Cuarto, con las amenazas de funcionarios electos que aún no toman la protesta para asumir el cargo.

Vivir bajo amenaza altera los nervios de los que, bajo cualquier circunstancia, en este caso, con el pago del predial con los descuentos consabidos por pronto pago, por vivir en la vivienda, y por jubilados, pensionados o discapacitado, o sus cónyuges, ha sido parte de un ejercicio social con el que se trata de equilibrar, en parte la disociación existente entre gobierno y Juan Pueblo. Además de lo anterior, las asimetrías por la inadecuada recaudación y el excesivo gasto municipal han tocado fondo, en estricto apego a la exigencia misma de hacer pagar justos por pecadores. Ahora resulta que por la avaricia y el descontrol de los gastos municipales, además del saqueo y de la corrupción, Juan Pueblo deba pagar los platos rotos de los anteriores ediles municipales. Estoy claro que el que vendrá ya ve el fondo de las arcas municipales y allí solo hay nada, por lo que ya asume que su trienio carecerá de los dineros básicos para impulsar cualquier tipo de desarrollo sin incurrir a la banca por los dineros fáciles. Si bien los dineros de cobro de predial es un flujo constante y permanente para solventar los primeros gastos del año, también lo es que el monto nunca ha sido recuperado al 100% del adeudo por ese concepto. Sin duda que se debe trabajar más para recuperar los montos adeudados por muchos, pero por algo no han podido recuperar los dineros por ese adeudo. Ahora bien, amenazar a la ciudadanía más vulnerable, a los que ya han cumplido, por lo que sea, con esta parte activa y que ahora deban enfrentar dichas amenazas no se me hace correcta la acción que hace del que todavía no es. Si consideramos que en los acuerdos para gasto federalizado en el ramo 33 y 28, según se constata en el reporte Índice de Información Presupuestal Municipal 2016 del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) en el que muestra la procedencia de los recursos para los municipios del país y en el que se determina que no más del 20% se recauda por los ingresos propios del ayuntamiento (19.7%), más un 2.4% de disponibilidad inicial, el 6.5% de ingresos extraordinarios y 71.5% ingresos federales y estatales. La pregunta básica sería: ¿qué monto representa de los ingresos propios, (19.7%) el descuento que se hace por habitar la casa, por pronto pago y por ser jubilado o pensionado? Me gustaría un pormenorizado de los montos por ingresos propios de los municipios o al menos el de Culiacán.

Ver si vale el tiro que está teniendo con la población desde antes de comenzar su periodo de gobierno.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 5 =