Dialogo Deportivo Edición No. 1745

Los Tomateros de Culiacán han contratado a un mánager histórico, en el caso de Lorenzo Bundy. Con ello la nómina será histórica en pagarle a un estratega de esta calidad, cuando con Benjamín Gil lo soltaban una cantidad enorme de dólares. La soberbia de Gil lo llevó a no ser bien visto por los equipos que ofendió con señas obscenas como Charros de Jalisco y Aguilas de Mexicali. Fue como una burla para las respectivas directivas y eso derivó en que Héctor Ley, reflexionara y diera reversa en auto viejo en su designación como timonel guinda para la temporada 2018-2019.
Bundy, quien en los últimos cuatro años ha sido coach de Dodgers de Los Ángeles y Marlins de Miami en Grandes Ligas, llegó a los 700 triunfos muy lejos de Francisco “Paquín” Estrada. Esto fue hace 10 meses.
En cada deporte hay hombres como Bundy y Estrada y en el caso del béisbol, no es nada fácil ya que con los peloteros, se batalla en conjuntarlos y que entren en una dinámica de disciplina como sucede en el fútbol, que aplican más sanciones y normas que se deben respetar. Los futbolistas son obligados en decir más mentiras por las directivas y los peloteros son francos y abiertos en una libertad de expresión que raya en el libertinaje, al menos fuera de Estados Unidos en el big show que sí aplica castigos ejemplares y sino pregúntele a Roberto Osuna.
El estadounidense, nacido el 6 de noviembre de 1959 en Filadelfia, empezó la temporada con 678 victorias en 22 temporadas dirigidas. Ahora, en su temporada 23, suma otras 22 victorias para llegar a 700, la segunda mejor cifra detrás de las 856 de ”Paquín” Estrada, quien en 2009-2010 dirigió por última vez en la LMP. Estrada es el líder de temporadas dirigidas con 27.
Creemos que Lorenzo Bundy, batallará para unir al equipo, ya que estaban acostumbrados al “Matador” Gil mismo que les hablaba en su lenguaje. Benjamín, ya no es el mismo tipo con el cual convivimos varias veces junto a Ariel Chávez González en la suntuosa residencia de JC Chávez González. De ser un tipo humilde y agradable en sus inicios como pelotero, empezó a mostrar repetidos destellos de soberbia y comportamientos groseros. Creemos que se debió a su paso exitoso por las Grandes Ligas.
Con los jugadores tiene un comportamiento normal, pero si lo hace enojar algún directivo o un ampayer ¡truena troya!.
Seguirá con Tomateros como asesor deportivo y en caso de Bundy no pueda con el barco guinda, entrará en su relevo.
A Bundy, termine o no la temporada como comandante de Los Tomateros, tendrán que pagarle sus miles de dólares. Esto, desde luego, a cargo de los aficionados que cada año han visto aumentar el precio de los boletos para los aficionados ocasionales y se disparan los carnets para los que compran sus palcos y butacas.
Eso nos recuerda al amigo Alejandro Cárdenas quien por más de cuatro décadas apoyó fielmente a sus amados Tomateros. El “Chapo” murió atropellado por un camión urbano cuando viajaba en su cómoda motocicleta y fue sepultado con el uniforme guinda. QEPD.
MIGUEL HERRERA PODRÍA RETORNAR A LA SELECCIÓN NACIONAL.
Hace 4 años Miguel Herrera perdió los estribos y reprendió al comentarista deportivo, especialista en fútbol, Christian Martonelli, con el que se hizo de palabras y empujó levemente. Eso le costó una sanción extrema de parte de la FMF que lo expulsó como director técnico de la Selección Nacional por un supuesto golpe en el cuello.
Herrera lo negó así: No soy pendejo para golpearlo
Un servidor siempre ha sostenido que la orden vino de Los Pinos para dar la imagen que las malas conductas no deben ser imitadas por los infantes mexicanos sean hombres o mujeres. Ahora, suena para retornar a ese puesto ante la renuncia del colombiano Juan Carlos Osorio mismo que hizo buen papel en el timón de la selección nacional de fútbol.
No es mala idea en que el mexicano Miguel Herrera retorne a la dirección técnica de la Selección Nacional y pueda llevarlos al próximo mundial. En fin.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × uno =