DECISIONES Y CONDUCTAS SANAS

En la historia de los pueblos y de las naciones, un hecho difícilmente queda aislado. Siempre tiene consecuencias y da lugar a otros hechos y movimientos; generando oportunidades y victorias para unos, y problemas y fracasos para otros. De esta manera se teje la historia, hecho tras hecho y tomando una de varias opciones.
Leyendo la historia uno puede preguntarse, ¿qué hubiera pasado si…? ¿Y si la decisión hubiera sido otra?, etc.
Cada evento lleva consigo sus propias posibilidades y sólo se puede tomar una. Así como en la historia de la civilización y de los países lo mismo ocurre con la historia personal. Cada hecho ajeno a nosotros, o cada decisión, traen consigo múltiples posibilidades.
En momentos en los que se presentan cambios en la vida política habrá que ver qué las ocasionaron, qué traerán consigo y cuáles son las posibilidades que nos presentan.
En lo personal y familiar diariamente tomamos decisiones.
En ocasiones hay actos que son espontáneos y uno los realiza en automático. Lo mejor es que nuestra vida vaya regida por decisiones en lugar de impulsos y emociones.
De cualquier forma no dejan de traer consecuencias, pero cuando son decisiones cabe la oportunidad de evaluar, planear y vislumbrar lo que puede traer para nuestra historia.
Dicen que cada uno es el arquitecto de su propio destino, ciertamente, como mencionábamos anteriormente, vamos trazando nuestra vida a través de nuestros actos y decisiones. También existe una responsabilidad muy grande cuando otras vidas están en nuestras manos, bajo nuestra custodia, bajo nuestra tutela y responsabilidad. Cuando nuestras decisiones, actitudes y conducta trazan la historia de otros.
Los padres de familia, maestros, líderes inciden directamente en la historia personal de los demás.
Por eso pensemos que: desde nuestros gestos hasta la elección de la escuela, las actividades que realizan por las tardes, y las decisiones que en política se tomen a conciencia, estamos sembrando en el futuro de los demás.
Javier E. Zepeda Osuna.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 1 =