Marca Cultural Edición No. 1741

Vacacionar en Sinaloa es como ir encontrando locaciones perfectas para cualquier proyecto de cine; en todos sus géneros.
De las playas a la sierra hay lugares extraordinarios para contemplar y maravillarse. Más ahora que existen los teléfonos celulares con cámaras que permiten registrar, guardar y compartir esos momentos especiales que se deciden imprimir.
Con el lenguaje cinematográfico, que consiste en tomas y movimientos de cámara, se puede reforzar la narrativa de sensaciones y sentimientos del momento que comunicas a los tuyos.
Un ejemplo: Si por primera vez visitas Mazatlán y desde tu cuarto de hotel contemplas el mar, podrás filmar, parte de los 25 kilómetros de playa, a los bañistas, caminantes, islas, la montaña del faro y su larga fila de hoteles.
Eso lo podrás hacer muy bien con un paneo (movimiento de cámara fija) de izquierda a derecha y/o de derecha a izquierda.
La experiencia de llegar, por panga, a la Pirámide del Calón, en Escuinapa es única. Esta maravilla sinaloense fue hecha de conchas vivas (patas de mula, ostiones, ostras) por los indígenas peregrinos y descubierta por el cura franciscano Alonso Ponce en 1587.
Nosotros fuimos sin celular; pero la imagen fue registrada por nuestro amigo Kiko Zambrano, quien hizo un plano general desde la base de los cien metros hasta la punta a 30 metros. Luego, desde arriba, una toma en picada; Entre otros acercamientos.
Desde su construcción, hasta su operación, nos tocó visitar el puente sobre el Río Baluarte y conocer de la nueva cultura de túneles construidos en la nueva carretera Mazatlán Durango.
Es un puente atirantado cuya “cabeza del conejo” está en tierra duranguense y “la cola” en El Palmito Sinaloa. La colocación de las dovelas merecieron fotos de close up y medium shot, en tanto que todo el puente un plano general extraordinario.
Las selfies de una, dos, o más personas, de la cintura a la cabeza son un plano medio que comprueba, en el mismo instante, la visita al lugar, a través del whats up familiar o el face book fraternal.
El templo renovado de Copala, también en Concordia, es una maravilla. Con su celular usted puede transmitir en vivo su recorrido desde el atrio, la nave (pasillo central) hasta llegar al presbiterio (donde está el altar) regresar a los vitrales y a registrar el vía crucis, en lo que se llama un travel o cámara en viaje.
Topolobampo, en Ahome, fue una maravilla para los cineastas que filmaron Flor de Mayo con María Félix, Jack Palance y Pedro Armendariz en 1959. En un solo lugar encontraron todas las locaciones para un tema pasional y de amor, en un entorno pesquero.
Del Centro Histórico de Culiacán hay mucho que decir.
El Paseo del Ángel fue bautizado así por San Miguel Arcángel, quien, en lo alto del interior de la Catedral Basílica de Nuestra Señora de El Rosario, tiene en la lona al mismísimo Lucifer.
El Paseo se inicia en la calle Aquilés Serdán y termina en el entorno del Edificio Central de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Si usted aguanta el calor lo puede recorrer a pie y disfrutar de un buffete de todas las artes y archivar un álbum de fotografías con el valor de su paseo.
Si a usted le gusta tomar fotos de lo que engullirá, no se la acabará en todos los días de asueto tomando close ups y extreme close ups, de platos de mariscos, pescados, carnes, frutas, legumbres, pizzas, hamburguesas, tacos de carne, camarón, pulpo y marlín; o aleta de lo que sea.
Los postres especiales como quequis, jericallas, pay de guayaba, flanes caseros y pastel de zanahoria, merecen buenas cámaras para reflejar los colores y pensar en sus sabores.
En fin, vacacionar en Sinaloa es recorrer todo el mundo y lograr una película personal.
Con decirles que hay hasta casinos que no dan un solo premio y están llenos. Escalofriante e increíble; pero así son esos lugares en donde a los clientes alcanzan la máxima satisfacción perdiendo todo.
Y los propietarios, lo saben, lo saben.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cinco =