Breves del Évora Edición No. 1736

A Sinforoso Camacho se le hizo fácil seguir mintiendo

En un debate presidencial se pueden cometer errores como errar en un dato duro, no dominar un tema o no saber manejar los nervios. Pero lo peor que le puede pasar a un candidato es llegar al debate sin pruebas o argumentos de las acusaciones que va lanzar en contra de sus adversarios, un error de ese tipo se vuelve garrafal al perder la credibilidad ante electorado, se autoetiqueta como mentiroso y el resultado además de salir como perdedor, puede traer secuelas post-debate a corto plazo que darán de que hablar en los próximos 15 días.

Ese fue el caso del sobrino de la senadora Diva Hadamira Gastélum Bajo, el candidato a la presidencia municipal de Mocorito, Oscar Sinforoso “Polochito” Camacho, quien a una semana del Debate entre Candidatos del IEES, aún sigue siendo ridiculizado y tachado como mentiroso por no poder demostrar las acusaciones lanzadas en contra de su rival, Memo Galindo, candidato del PAN, PRD, MC y PAS.

De los 4 candidatos, Polochito Sinforoso Camacho fue el peor. Hasta el “Cepillo” Higuera del PAIS tuvo un mejor desempeño con su reiterado “¡Si hay agua !!” que el papel lastimoso que presentó el candidato del PRI.

El tema que más dio de que hablar, fue cuando el priista al ser señalado como corrupto y evidenciado con fotografías por construir una lujosa mansión, éste no se quiso quedar atrás y como niño de kínder se defendió acusando a su rival de lo mismo, con la diferencias que no contaba con los “pelos de la burra en la mano” y obviamente en la réplica le exigieron pruebas y argumento de lo que estaba diciendo, no obstante Memo Galindo para ponerle más sabor y sazón al asunto, lo retó dándole tres días para que demostrara sus mentiras y además le ofreció regalarle la supuesta casa y declinar a la candidatura por la presidencia de Mocorito.

Pasaron los tres días y Memo Galindo le recordó el reto en redes sociales, mientras que Sinforoso “Polochito” Camacho no dio la cara, pero se filtró el rumor de que presionó a todos sus simpatizantes y exempleados de PROSPERA para que arremetieran contra su oponente, lo ofendieran y que aún sin pruebas siguieran sosteniendo semejante mentira, hubo quienes obedecieron fielmente la orden sin pensar en la vergüenza, moral o bajeza que eso pudiera significar, pero hubo otros(los más estudiados) quienes de manera civilizada, razonada y por respeto a ellos mismos, prefirieron no obedecer aun sabiendo que les puede costar el empleo como consecuencia.

Otros puntos que siguen crucificando a Sinforoso “Polochito” Camacho son por señalar a “Jaimito Oxxo”, actual tesorero de quien dijo tener una casa más grande que la de él. Lo cual sí es cierto, pero con la diferencia que todo el municipio sabe que este hombre, ni su esposa jamás habían estado en la política hasta ahora, teniendo apenas un año que debutó con dicho cargo, mientras que la casa que construyeron la comenzaron hace 14 años, con el sudor del esfuerzo, producto del trabajo de su esposa en una secundaria y su actividad comercial en las cadenas Oxxo, otros comercios que emprendió en el Pueblo Mágico… y hasta de jornalero en los campos de uva de California.

Razones que “Polochito” sabe y conoce pero por su frustración y desesperación prefirió perder sus valores para intentar manchar a una persona que nada tiene que ver que su fallida campaña. Sin bien es cierto, Jaime Oxxo no está libre de pecado al creer que el municipio es benefactor de sus familiares, ser exageradamente “cododuro” o medio “farolazo”, pero hasta ahorita nadie puede tacharlo como un ladrón o corrupto.

Lo peor de todo no fue eso, inventar que Memo Galindo tiene una casa oculta e intentar manchar a “Jaimito Oxxo” como corrupto, sino que Sinforoso “Polochito” fue más allá, rompiendo toda formalidad y códigos políticos que en Mocorito ningún político había utilizado, ni caído tan bajo. Ir contra la vida familiar de sus rivales, eso fue algo que no vale la pena ni mencionar, pero también es algo que quedará para la historia y tal vez como lección para que después del resultado del 1 de julio, las nuevas generaciones de políticos en el PRI, pueden ver con calma, analizar y razonar porque no deben comportarse como los hace Sinforoso “Polochito” Camacho.

Aunque esos vergonzosos comportamientos también han sido observados en otros candidatos del PRI de otros municipios, tal es el caso de la candidata a diputada, Guadalupe Iribe y su esposo, Mario Valenzuela, Delegado de CONAFE quien ha sido denunciado públicamente tras haber despedido a empleados por negarse a poyar su esposa y además de presionar para que sus subordinados hagan proselitismo en favor del PRI. Un escándalo que le ha pegado mucho a la candidata Guadalupe Iribe y que aquí lo anunciamos con un mes de anticipación al escribir que su esposo la perjudicaría en lugar de ayudarla. Y para muestra, ahí esta su ausencia al debate de candidatos a diputados, dejando su espacio vacío para evitar dar la cara a la prensa.

Así como en Mocorito hay más candidatos del PRI con esas estrategias y tal parece que no es mera coincidencia sino una línea a seguir, ya que según el respetable columnista Aarón Sánchez escribió al respecto para periódico El Debate, en donde tituló su opinión como Política de Albañal, explicando ese tipo bajezas como descalificar al adversario, difundir mentiras, afirmar falsedades, cuestionar principios, erosionar valores y vilipendiar honorabilidades personales. Todo eso, con tal de ganar a todo costo y evitar el inminente ocaso del PRI producto del desastre electoral y la catástrofe que esta a punto de concretarse el 1 de julio, en donde el PRI podría obtener resultados que lo pongan al borde de su desaparición en un futuro no muy lejano.

Para finalizar, solamente analizar algunas opiniones de los que conocen muy bien a Memo Galindo, quienes aseguran que jamás estuvo en los planes ridiculizar a Oscar Camacho durante el debate. Se dice que Memo Galindo es una persona caracterizado por su buena vibra y pensamiento positivo, estaba enfocado en aprovechar el debate para exponer sus propuestas de continuidad al proyecto que ya tiene, pero al ser atacado con semejantes mentirás, no le quedó de otra más que defenderse. Lo que demuestra un error más del asesor y del candidato del PRI quien a pesar de ser el candidato con más cola que le pisen…pidió a gritos y se ganó a pulso un debate con el escenario que menos le convenía.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + 3 =