Sin Quitarle Ni Ponerle 08/Junio/2018

El Peje ya parece presidente

López Obrador recorre el país visto ya como el próximo presidente de la república. Los números de todas las encuestas así lo dicen. En Sinaloa estará de nuevo el próximo 19 de junio, dos días después de que lo haga José Antonio Meade.
Las especulaciones sobre la ya existencia de un pacto para la entrega pacífica de la presidencia por parte de Enrique Peña Nieto y el rumor del supuesto retiro del financiamiento a la campaña de José Antonio Meade, parecieran confirmarlo.
Desde el pasado 27 de mayo, en nuestra columna Transición advertimos sobre este tema que hoy acapara los discursos de los candidatos y acapara la atención nacional.
La posible existencia de un pacto entre Peña y Andrés Manuel para tener una transición del poder presidencial de manera pacífica y en orden.
En dicha columna hacíamos la siguiente pregunta.
¿Se trata de una jugada panista o se trata de un acuerdo entre López Obrador y Peña Nieto para la entrega-recepción de la presidencia y pactar una transición tersa y tranquila?.
Esa es una pregunta, que más pronto que tarde, tendrá una respuesta visible.
La base para sustentar dicha interrogante era uno solo. La presunción del nombramiento como el primer fiscal autónomo de Raúl Cervantes, precisamente la carta de Enrique Peña Nieto y quien se ganó el mote del Fiscal Carnal y que fuera rechazado en su momento.
Hoy López Obrador ya parece el presidente de México y así recorre el país durante las últimas semanas de campaña y así viene a Sinaloa.
Pero si esto es así, tanto el PRI como el PAN tendrían que estar cambiando desde ya la ruta de sus posturas y mensajes enviados a los mexicanos.
¿Qué les queda al PRI y al PAN?. Les queda solo una cosa. Veamos.
1.-En lo federal, les queda pelear por las diputaciones federales y el Senado para desde allí ser un verdadero contrapeso para el próximo presidente Andrés Manuel López Obrador.
2.-Un presidente con el perfil del tabasqueño con mayoría en el Congreso, ya sea en la Cámara de Diputados como en el Senado, ahí sí se convierte en un verdadero peligro para México y los mexicanos.
3.-¿Qué más les queda al PRI y al PAN?. Les queda en lo local buscar ganar gubernaturas en los Estados donde se disputa de manera concurrente esta posición y de paso también les queda buscar ganar los congresos locales y las alcaldías.
4.-En el caso de Sinaloa por ejemplificar, el gobernador Quirino está obligado a cuando menos garantizar el triunfo de la mayor cantidad de posiciones federales, o sea diputaciones y las Senadurías.
5.-Quirino es un gobernador que se la debe completita al presidente Peña y las diputaciones y las Senadurías son las posiciones que le garantizan una salida y entrega del poder tranquila para él. Entregarle buenas cuentas al presidente en las posiciones federales en disputa, es lo menos que puede hacer por él.
6.-Pero además, ganar las posiciones locales y las federales, hará que el gobernador Quirino, -más allá de la suerte que corra su partido en la lucha por la presidencia,- se convierta en un gobernador fuerte políticamente hablando. Sería el nuevo virrey de Sinaloa.
7.-Ante este escenario, cambiar la ruta tanto para el PAN como para el PRI se vuelve un camino a escudriñar. Por lo pronto, cuando menos en Sinaloa el escenario es positivo para el PRI pero no para el PAN que también ocupa de lo mismo. Ganar posiciones en los Congresos tanto federal como local.
No hay más.
Así sin quitarle ni ponerle
Habrá que estar pendientes.
PASO A PASITO.-La rentabilidad de los candidatos priistas es lo que está haciendo la diferencia en los procesos que localmente se disputan.
En los municipios que concentran la mayor cantidad de votación, la rentabilidad de los candidatos priistas se ha convertido en el muro de contención a la ola Morenista.
En Ahome, Alvaro Ruelas se ha convertido en el tractor de la fórmula priista, independientemente de que todos los candidatos traen los suyo y también le aportan.
En Culiacán Aarón Rivas, Juan Ernesto Millán no tendrán problemas para ganar sus distritos electorales, amén de que Jesús Valdez se ha convertido en el tractor para jalar la fórmula de candidatos locales.
Los tres personajes mencionados, tienen perfil para grandes cosas.
En Mazatlán Fernando Pucheta y las integrantes del Club de las amazonas priistas son un verdadero trabuco que se antoja difícil derrotar.
¿Qué pasa con los candidatos de la oposición al PRI?. En la mayoría de los casos son completos desconocidos.
Esa puede ser la gran diferencia a la hora de que el elector vaya a depositar el voto.
Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 4 =