Los Puntos Sobre las ÍES… Edición No. 1734

Criminales atentados…!

Si alguna vez has supuesto que el medio ambiente es menos importante que la economía, intenta aguantar la respiración mientras cuentas todo tu dinero”. Guy R. McPherson

Si bien es cierto que cada año, por estas fechas, una vez levantada la cosecha de maíz o de trigo y con la ausencia de lluvias son comunes las quemas de soca con los consecuentes incendios y humo que se expande en kilómetros a la redonda, hoy como nunca ha proliferado este problema sin que haya soluciones que lo acoten.

Si, es cierto, en algunos bandos de policía y buen gobierno municipales, como en Ahome, se señalan sanciones económicas para los responsables o propietarios de los terrenos pero como muchas de nuestras leyes y reglamentos, solo están en el papel.

Desde hace varios días los incendios en terrenos agrícolas se han intensificado.

Lo mismo en el valle de El Carrizo que en el valle del Fuerte, en tierras de los municipios de Ahome y Guasave, que en el valle de Culiacán, se registra este tipo de incendios casi a diario.

El mas grave ocurrió el miércoles pasado al incendiarse unas cien  hectáreas que provocaron una enorme nube de humo que invadió a casi toda la  ciudad de Los Mochis.

Hubo sectores donde los habitantes tuvieron que cerrar ventanas y las familias encerrarse debido a la densidad de la nube de humo que amenazaba con inundar las viviendas.

Además de humo, cenizas.

Los elementos de los cuerpos de Bomberos han tenido que trabajar por largas horas para sofocar los incendios.

El fuego ha amenazado con invadir áreas pobladas en varias comunidades, lo que ha sido evitado por la oportuna intervención de los bomberos que, primero deben contener el avance de las llamas y luego atacar directamente al fuego hasta extinguirlo.

Horas y mas horas de trabajo y pipas y mas pipas de agua para controlar el fuego provocado por manos irresponsables.

De las sanciones anunciadas no se ha pasado de levantar una decena de actas pero hasta el momento ninguna multa ha sido aplicada y hecho efectiva.

La misma autoridad reconoce que el presunto responsable puede inconformarse ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo y echar abajo la sanción.

Los propietarios de los lotes, con algunas excepciones, culpan a pepenadores que se introducen a los campos a buscar y levantar elotes o maíz que dejaron las trilladoras.

Y con ese pretexto aparentemente no hay responsable a la vista.

Sin embargo, hay casos donde es el mismo propietario del cultivo ordena la quema para no gastar en trilladoras.

De cualquier manera, la responsabilidad si recae sobre el propietario o arrendatario del terreno.

Ahora bien, la quema de las socas no beneficia a nadie, sino por el contrario: daña a la tierra y perjudica al medio ambiente. Lo contamina.

Por ello los propietarios o arrendatarios deberían de tener cuidado con el terreno después de levantar las cosechas para evitar mas quemas. Si no lo  hacen, incurren en irresponsabilidad.

Por ello,  es necesario que las autoridades adopten medidas mas drásticas para sancionar estas criminales acciones.

Porque esos actos son un crimen no solo contra el medio ambiente, sino también  directamente contra las personas que son envueltas por las nubes de humo y contra propietarios de bienes muebles e inmuebles que resultan afectados por los incendios.

Que ya se han dado muchos casos.

Qué hacer entonces?

No bastan las actas y las sanciones prescritas.

Deben ir mas a fondo de tal manera que los dueños y/o arrendatarios de las tierras pongan atención y actúen para evitar que esto continúe.

Hay voces que se pronuncian, por ejemplo, porque se niegue el agua para riego a los terrenos donde se queman las socas.

Si se hiciera al menos por un ciclo, ya veríamos si esos propietarios no ponen cuidado y se encargan de evitar mas incendios.

Esto u otras acciones deben ser aplicadas para que no sigan contaminando el medio ambiente y afectando la salud de los habitantes.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − dos =