Marca Cultural Edición No. 1733

A invitación de la UAS, tuve la oportunidad de acudir a la rueda de prensa, ofrecida por tres de los integrantes de la “Maldita Vecindad”: Roco, Aldo y Pato, quienes desde 1985, aparecieron en el escenario musical, convirtiéndose en uno de los grupos más influyentes y precursores del rock mexicano actual.
Con un saludo de paz y respeto arribaron al área dispuesta a un costado del escenario. Amablemente y siempre con una sonrisa, saludaron y atendieron a los medios. “Nosotros tenemos muy bonitos recuerdos de aquí de Sinaloa, cuando iniciábamos hicimos en tres ocasiones el Festival Cultural de Sinaloa. Guamúchil, Guasave, Los Mochis, Culiacán y Mazatlán, fueron nuestros primeros festivales. La verdad tenemos muy entrañables recuerdos de nuestro principio. Nos encanta que el Festival se llame “Por la paz”, porque también es uno de los caminos que nosotros hemos transitado y compartido con la gente, la gran necesidad de la paz y de la cultura y las universidades como espacio de cultura; no solamente dentro de las aulas sino realmente en vinculación directa con la cultura popular, con todo lo que está sucediendo”.


Respecto a su trayectoria, Roco, el vocalista señaló: “Hace treinta y dos años no nos imaginábamos para nada este éxito, la situación en México era totalmente distinta, estaba totalmente censurado y estigmatizado hacer música, sobre todo hacer rock, era ir en contra de todo, inclusive era una opción de vida, de identificarse con una serie de valores y de visiones del mundo. Ahora nos parece muy importante compartir con las nuevas generaciones un rock mexicano que se convirtió en una industria.
Hacer rock es lo más normal del mundo. Andar tatuado. Con aretes.
Esa época tener un tatuaje o tener el pelo largo era motivo suficiente para que la policía te “apañara” en la calle, y tú ¿qué haces? ¿De qué trabajas? porque también era imposible pensar vivir de algo que te gustaba, como tener un grupo de música y generar recursos. Queremos invitar a los jóvenes ahora a profundizar en el gran poder que tiene la música para trasmitir conocimientos, valores y cultura, sobre todo viniendo de una cultura en México. La música desde tiempo prehispánico y durante todo nuestro México mestizo ha sido, y sigue siendo, una de las manifestaciones más grandes para compartir valores”.
Ataviados con su característica indumentaria de “pachucos”, señalaron: “Tin Tán ha sido una fuente de inspiración, como representante del “pachuquismo”, ha sido todo un referente en la historia de “Maldita Vecindad” por muchas cosas, porque sigue siendo una forma muy creativa, el baile, la forma de vestir, es algo que nos ha atraído porque es una forma de manifestar rebeldía y Tin Tán tenía todo eso, una simpatía y una conexión con todo el público que hasta la fecha sigue vigente”. Para finalizar agregaron: “Estamos muy agradecidos, cuando empezamos hace 32 años, nunca nos imaginamos que pudiéramos vivir tanto tiempo de nuestra música, nuestra idea fundamental era hacer música popular, no queríamos quedarnos nada más en el espacio del rock. En esa época si hacías rock no te podía gustar Pérez Prado, Tin Tán o la Santanera porque tenían que ser The Doors, pura onda de fuera y nosotros desde el principio, eran la música mexicana y nuestra cultura al mismo nivel del rock. “Kumbala” suena en quince años, graduaciones y ahorita vienen de todas las generaciones a nuestros conciertos y a través de ellos, reforzamos continuamente esa visión del mundo en donde quepan muchos mundos, un mundo donde la naturaleza no sea vista únicamente como mercancía sino como nuestros ancestros nos enseñaron, donde hombres y mujeres podamos caminar sin discriminación, la cultura y la música son para todos.
Gracias por tu tiempo, hasta pronto, DM.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × tres =