Breves del Évora Edición No. 1729

“Cabildo infantil” todo el año en Mocorito

Totalmente fuera de control y “airados” se encuentran los regidores del PRI “Toño Capuccinos”, “Chesío” López y Gerónima Julieta Belmontes. Desde que Guillermo “Memo” Galindo se ausentó de su cargo de manera temporal para buscar la reelección, los regidores priistas tal vez confundieron la amabilidad y respeto que mostró la nueva alcaldesa, Edith Rodríguez y el nuevo secretario, Manuel Castro quienes de manera civilizada iniciaron sus labores en sus nuevos cargos, con un ambiente de tranquilidad y armonía. Pero en cambio recibieron un trato muy altanero, lleno de caprichos y exigencias que dan pena ajena.
Sin tantita pena o vergüenza alguna, la fracción de regidores del PRI en Mocorito, llegó al grado de exigir vales de gasolina para todos los regidores. ¡Así es!!…¿Saben ustedes cuánto ganan los regidores? A pesar de que son los peores pagados en Sinaloa, un regidor en Mocorito gana alrededor de veintitantos mil pesos, una gran cantidad para el trabajo que desempeñan, sin embargo al parecer esa cantidad no les alcanza ni siquiera para poder ir al ayuntamiento y presentarse en las sesiones de cabildo, las cuales normalmente son dos veces por mes.
Y por si fuera poco tacharon al tesorero municipal, “Jaimito Oxxo” de ser un grosero, prepotente y hasta de lo que se iba morir casi le dicen, ya que les empezó a negar vales de gasolina. Ese coraje los llevó a cometer otro “ridishow” y al parecer en venganza, pidieron la destitución del tesorero por esa terrible grosería (no darles vales) y además por nepotismo, ya que la presidenta “PROVISIONAL” viene siendo prima del tesorero. Esto, como si la nueva presidenta hubiera contratado al tesorero, y además es ilógico que despidan a todos sus parientes porque estará alrededor de 90 días como alcaldesa provisional. Algo que por sentido común, ni siquiera es tema a discusión, pero al parecer aquí no se trata de sentido común, ni mucho menos de ver por los intereses del pueblo, sino que tal vez, lo que más les dolió al regidor priista, “Toño Capuccinos” fue que ya no les quieren dar gasolina y no halló otro pretexto para ensañarse con el tesorero.
Pero quien sí estuvo atinada fue la regidora del PAN, Florina Castañeda quien con mucha razón opinó al respecto del tema y propuso que lo mejor es que ningún regidor reciba vales de gasolina para que asistan las sesiones de cabildo. Una propuesta muy acertada, llena de razón, coherente y sobre todo meramente beneficiosa para el pueblo mocoritense, ya que finalmente esa gasolina se paga con dinero del pueblo, y realmente los regidores no tienen ninguna necesidad de estar pidiendo vales, ya que perciben un sueldo muy bien remunerado. Por ello, me quito el sobrero ante la regidora del PAN, Florina Castañeda, a quien ya se le hizo costumbre participar con sus atinadas opiniones y propuestas, dando un gran ejemplo de desempeño político y además siendo “casi” el único caso de un regidor que verdaderamente se preocupa por el pueblo. Así que sí ven a esta mujer por las calles de Mocorito o en la sindicatura de El Valle, pueden felicitarla con mucho orgullo y respeto por esa gran labor que esta haciendo al representar de manera digna al pueblo mocoritense.

Cambiando de tema. Por fin fueron reinstalados los regidores del PAS que desde el 24 de abril habían solicitado su regreso a su cargo como regidores. José Luis Cuadras, Ramón Alonso Santillanes García y Carmen Lucía Ordoñez Meza, quienes de manera increíble les fue postergado un derecho que les ampara el artículo 115, fracción III, de la Constitución Política del Estado de Sinaloa, y los artículos 22 y 42 de la Ley de Gobierno Municipal. Y que por berrinches de la fracción priista fueron negados durante dos sesiones de cabildo. Llevando el caso a una sesión extraordinaria para que fueran reinstalados y respetados sus derechos a ocupar dicho cargo, así como también el respeto a la voluntad del pueblo, ya que ellos fueron elegidos por sufragio del pueblo mocoritenses quienes los eligió en boletas electorales de la pasada elección. Pero al parecer el profe “Chesío López” cree que cabildo tiene facultad para determinar cuánto tiempo deben irse o cuánto tiempo tienen para regresar u regidor. Alegando que tenían un permiso durante determinado tiempo, el cual todavía no se cumplía, pero lo que no sabe o no le explicaron al “Profe Chesío” es que cabildo no tiene facultades para decidir cuánto tiempo se ausenta un regidor, sino que todo está estipulado dentro de los términos de la ley, y si esos términos se violan o se exceden, será el congreso del estado quien tome cartas en el asunto y no el cabildo.
Es bien sabido que los asesores del PRI en Mocorito no cuentan con la preparación que se requiere, así como también es muy bien sabido que gracias a ellos, la fracción de regidores priistas han sido el “hazmereír” y protagonistas de decenas de shows que caen en lo ridículo y a veces resultan hasta cómicos. Se han caracterizado por ser una oposición que actúan en base a la rabia o envidia política y han dejado por un lado servir como representantes del pueblo. Caso contrario al de la regidora Florina Castañeda, quien si ha sabido aprovechar su puesto para ser un digna representante del pueblo, siempre preocupándose por beneficiar al pueblo, apoyando desde su trinchera las grandes acciones que de manera histórica se han aportado al municipio en esta nueva administración, y a pesar de ser una regidora de oposición(PAN) al gobierno del PAS, hoy en día Florina Castañeda es lo mejor que tiene el cabildo mocoritense. Lo mismo pudieron haber hecho los regidores del PRI, pero ellos desde el principio prefirieron elegir un papel negativo con claras intenciones de hacer quedar mal al nuevo gobierno, lo cual los ha hecho hacer cosas ridículas y sin sentido, como cuando se oponían a vender la camioneta presidencial (Suburban de lujo), criticar gastos de gasolina cuando su gobierno gastó mucho más y despilfarró en ese rubro, y las más reciente fue que acusaron de tener doble funciones a la presidenta y sindica procuradora provisionales, argumentando que deben estar enfocadas las 24 horas del día como funcionarios. Por increíble que parezca a la regidora Julieta Belmontes yo creo que se le olvidó que ella actualmente esta trabajando en un escuela secundaria o al “Profe Chesío”, quien es regidor por segunda ocasión y en la primera vez le tocó ser maestro en una escuela primaria y jamás pidió permiso para enfocarse las 24 horas al servicio municipal.
Son detalles que son para no creerse, que son exigencias inexplicables a la hora de escucharlos por parte de ellos, ¿Con que cara exigen que los demás no hagan algo que ellos sí hacen?, por lo visto sólo dicen y hacen los que les mandan hacer desde el PRI municipal, sin importarles el ridículo que puedan hacer.
Finalmente a la nueva presidenta se le acabó la tolerancia política e hizo valer su autoridad y fuerza de mayoría. Ante ello, a los regidores del PRI no les quedó de otra más que salir huyendo y amenazando con romper el diálogo político con la presidencia.
Como conclusión sólo restaría opinar que dicha retirada priísta es lo mejor que puede suceder a los del partido tricolor. Quedarían mejor ante la sociedad mocoritense sí no cometieran tantos berrinches, la ausencia en cabildo evidenciaría menos la evidente falta de vocación de servicio público, así como también sus claras intenciones de golpear a la nueva administración, sea cual sea el tema.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 12 =