EN BUSCA DE CANDIDATOS HUMANOS

El mundo y las personas siempre están en constante movimiento y siempre vemos cosas nuevas pero a la vez cosas que se repiten. Así como una persona no está determinada sino que posee la capacidad de cambiar, de transformarse, lo mismo puede pasar con la sociedad cuando son muchos los que generan cambios en sus conciencias y actitudes.

Siempre las malas noticias son las que corren rápido y uno aunque no sea morboso se entera de tragedias y crímenes que suceden en nuestro estado.

Respecto a la violencia cabe preguntar si el hombre está abandonando su humanidad, alejándose de ella mediante sus actos.
El hecho de ser personas, humanos, seres racionales, no hace que en automático vivamos con “humanidad”, para hacerlo se requiere la voluntad y por lo tanto, la formación de la conciencia a través de la educación.

Lo anterior quiere decir que en el proceso educativo tenemos que enseñar a jóvenes y niños a “ser humanos”, como antes se enseñaba, decir gracias, pedir las cosas de favor, educarse en la cortesía, etcétera.

La persona realiza dos tipos de actos, unos son comunes a los demás seres vivos y son funciones básicas, pero cuando incluye la razón se convierten en actos exclusivamente humanos.

Los actos de maldad y alevosía distan muchísimo de ser humanos, ya que además de la razón, el hombre está orientado al bien en sus emociones y afectos, cuando carece de éste, sus acciones lo alejan del bien, destruyendo la bondad de sus actos sin importar el bienestar del prójimo y en muchos casos ni siquiera el propio.

Todo esto no cabe solamente en hechos como el incinerar a un indigente, lo cual ha ocurrido aquí, o en el ejecutar y quitar vidas; también cuando se toman decisiones que van contra el bien y la integridad de las personas, como políticas empresariales, retribución injusta por el trabajo o políticas públicas.

En estos tiempos esperamos encontrar gestos de mayor humanidad en las elecciones, prácticas y en todos los ámbitos.

Javier E. Zepeda O.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 17 =