Humorismo Edición No. 1725

Un parroquiano que en el bar bebía en silencio su tequila, llevaba en la mano una varita de madera.
Cada trago que tomaba, se quedaba viendo la varita.
El cantinero, intrigado, le preguntó qué era.
Respondió el sujeto:
“Le contaré la historia,
Iba yo por un bosque y oí unos gemidos,
la que lloraba era una hermosisíma mujer atada a un árbol, me dijo:
“Soy un hada, un ogro malo me amarró aquí, si me liberas te concederé un deseo, lo que quieras”.
Jamás había visto yo una mujer tan bella y deseable, pude haberle pedido fortuna, sabiduría, gloria…pero sus atractivos me rindieron, así que le dije:
“Qué tal un palito ?”
Y aquí estoy, como pendejo; sírvame otro tequila, por favor …

La Conferencia
Un BORRACHO es detenido a las cuatro de la mañana por un POLICÍA que le increpa:
– ¿Adónde va usted?
El borracho, completamente ebrio, le responde:
– Me dirijo a una conferencia acerca del abuso del alcohol y sus efectos letales en el organismo, el mal ejemplo para los hijos y las consecuencias funestas para la familia, el problema que causa en la economía familiar y la irresponsabilidad absoluta…
El policía lo mira incrédulo y le responde mofándose del borracho:
– ¡En serio! ¿Y qué ilustre conferenciante va a impartir esa charla a estas horas?
– Mi mujer, cuando llegue a casa.

Adán y Eva
Un día estaban ADÁN y Dios hablando, y Adán le pregunto:
– Dios, ¿Por qué hiciste a EVA tan agradable?
Y Dios le contesto:
– Para que te sintieras a gusto con ella.
De nuevo Adán:
– Dios, y ¿Por qué hiciste a Eva tan sexy?
Contesta Dios:
– Para que te enamoraras de ella.
Y vuelva Adán y pregunta:
– Dios, ¿Por qué hiciste a Eva tan tonta?
Y Dios le contesta:
– Para que se enamorara de ti.

¿Qué tengo doctor?
Un hombre en la CONSULTA del MÉDICO:
– No sé que me pasa doctor, si me toco la cabeza, me duele; si me toco la nariz, me duele; si me toco el pie, me duele. ¿qué cree que tengo doctor?
– Pues creo que tiene el dedo roto.

El obrero de la escuela nocturna
DOS OBREROS de la construcción conversan durante su hora de comida:
– ¿Sabes quién es Miguel de Cervantes?
– Pues no.
-¡Qué tonto eres! Deberías ir a la escuela nocturna.
Al día siguiente, el primero vuelve a preguntar:
-¿Sabes quién es Albert Einstein?
-Pues no.
-¡Qué tonto eres! Deberías ir a la escuela nocturna.
Otra vez, siguiente día, el mismo obrero pregunta:
-¿Sabes quién es Karl Marx?
-Pues no.
-¡Qué tonto eres! Deberías ir a la escuela nocturna.
Entonces el otro, ya harto, le dice:
-Y tú, ¿sabes quién es Pedro Toro?
-Pues no.
-¡Qué tonto eres! Es el tipo que se ACUESTA con tu MUJER, mientras vas a la ESCUELA NOCTURNA.

Un BEBÉ COCODRILO le pregunta a su PAPÁ:
– Papá, ¿algún día tendré mucho dinero?
– Sí, hijo.
– ¿Cuándo papá?
– ¡Cuando seas billetera!

En una entrevista de trabajo:
– ¿Nivel de inglés?
– Alto
– Bien. Traduzca “fiesta”.
– Party
– Perfecto. Úselo en una frase.
– Ayer me party la cara con la bicicleta.
– Contratado.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + 1 =