Diálogo Deportivo Edición No. 1724

Michael Jordan, estará siempre asociado a su mítico número ‘23’. El, para la inmensa mayoría, considerado mejor jugador de la historia del baloncesto es una de esas figuras que trasciende el mundo del deporte. Un icono universal al que generaciones nacidas años después de su última retirada siguen idolatrando. No vamos a descubrir ahora lo mucho y tan bueno que hizo sobre una cancha de baloncesto. Su currículum habla por sí solo: 6 veces campeón de la NBA en otras tantas Finales disputadas, 6 veces MVP de las Finales, 5 veces MVP, 3 veces MVP del All Star Game, 10 veces incluido en el mejor quinteto de la temporada (All NBA), all star en cada una de las 14 temporadas completas que disputó en la Liga, 2 oros olímpicos, campeón de la NCAA en 1982.

Aparte, nunca se supo de problemas con sus compañeros. Al contrario, los instaba a hacer equipo. A esforzarse a ganar o competir con dignidad sobre la duela. Nunca ha jugado sucio, ni en su vida personal. Su furia interna como cualquier humano normal la ha guiado hacia su deporte favorito o al golf.

Hay muchas maneras de ser una figura mundial y no protagonizar escándalos personales que trascienden por los diversos medios de comunicación, por el mundo entero.

Su altura siempre le permitió hacer las clásicas clavadas y hacer canastas y sus puntos respectivos. En rebotes y robo de balones también se distinguió y lo hizo grande.

Michael, Michael, gritaban sus seguidores en cada partido. Las firmas mundiales se disputaban su patrocinio y ganaban millones de dólares, de ambas partes firmantes de los convenios.

¿Cuántos deportistas arruinaron su vida y sus carreras por sus malas decisiones?.

Simple y sencillamente se entregaron al dios de la soberbia y la vanidad, y eso los condujo a caminos inciertos que terminaron con sus sueños por no decir otras cosas peores que no nos corresponden,

Por ello, tipos como Jordan son excepcionales y ejemplos mundiales. Equilibrados, ecuánimes, con fe en un poder superior. Se alejan de personas tóxicas, que desean manipularlos y no aportan nada positivo a sus vidas.

LIONEL MESSI UN GENIO DEL FÚTBOL.

La primera vez que escuché el nombre de Lionel Messi, pensé que era uno más de las estrellas fugaces del fútbol.

Al verlo por la TV, recordé a su vanidoso compatriota Diego Armando Maradona y a Edson Arantes de Nascimiento “Pelé”.

Son figuras sobre la cancha. Estilos diferentes, pero excepcionales. El llamado Pulga, es como un escarabajo que se roba los balones y no lo suelta, hasta que perfora las redes contrarias y mas ante el Real Madrid el archirrival del Barcelona.

Messi, puede pasar entre dos rivales con facilidad y fusilar la meta.

La cancha le queda chica en el afán de avanzar don el balón.

Es grandioso, único y cuando se vaya del Barca hará mucha falta.

Ha tenido sus momentos de fracaso al fallar la pena máxima en momentos claves.

Se aproxima el mundial de fútbol y deberá ser una de las estrellas.

Argentina brillará con su Messi.

Lionel, puede jugar su último torneo mundial y hay que aprovecharlo al máximo.

INICIÓ TEMPORADA 2018 DE LA LIGA JAPAC DE BÉISBOL

El Ing. Jesús Manuel Higuera Laura, gerente general de la JAPAC, está contento por la inauguración de la temporada 2018 y los Padres ya son los amplios favoritos.

Aunque se sigue manejando que es mejor la Liga Clemente Grijalva de Los Mochis, allá juegan muchos peloteros recién retirados del béisbol profesional.

Aquí es un béisbol más puro, entre amateurs y pocos semiprofesionales.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + dieciocho =