El PRI celebró su 89 aniversario con medio cuerpo fuera de Los Pinos y la otra mitad en la sepultura.

HABLANDO CLARO

Un día seis de marzo, pero de 1994, el entonces candidato presidencial, Luis Donaldo Colosio Murrieta, pronunció un discurso en el marco del 65 aniversario del Partido Revolucionario Institucional…En el monumento a la Revolución, donde descansan los restos de los principales personajes que combatieron por darnos Democracia y Justicia Social, La voz fogosa de un joven aspirante a la presidencia de la república se escuchó fuerte en todos los rincones del país…

Pero, Hablando Claro, el abanderado Tricolor, con ese encendido discurso, prácticamente firmó su sentencia de muerte y bueno pocos días después el 23 de marzo de aquel año, Colosio, cayó abatido por balas asesinas…En esta ocasión, me permito poner a consideración de quienes leen esta columna para su análisis y reflexionemos en torno a algunas frases y expresiones del originario de Magdalena de Kino; Sonora… Nadie podrá sustituir nuestro esfuerzo. Nadie podrá asegurarnos un papel en la transformación de México si nosotros no luchamos por él, si nosotros no lo ganamos ante los ciudadanos…No pretendamos sustituir las responsabilidades del gobierno, pero tampoco pretendamos que el gobierno desempeñe las funciones que sólo a nosotros, como partido, nos corresponde desempeñar… Hoy estamos ante una auténtica competencia. El gobierno no nos dará el triunfo: el triunfo vendrá de nuestro trabajo, de nuestro esfuerzo, de nuestra dedicación… Sabemos que el origen de muchos de nuestros males se encuentra en una excesiva concentración del poder. Concentración del poder que da lugar a decisiones equivocadas; al monopolio de iniciativas; a los abusos, a los excesos. Reformar el poder significa un presidencialismo sujeto estrictamente a los límites constitucionales de su origen republicano y democrático… No queremos candidatos que, al ser postulados, los primeros sorprendidos en conocer su supuesta militancia, seamos los propios Priistas… Yo veo un México de campesinos que aún no tienen las respuestas que merecen. He visto un campo empobrecido, endeudado… Yo veo un México de trabajadores que no encuentran los empleos ni los salarios que demandan… Yo veo un México de empresarios, de la pequeña y la mediana empresa, a veces desalentados por el burocratismo, por el mar de trámites, por la discrecionalidad en las autoridades. Un México de maestras y de maestros, de universitarios, de investigadores, que piden reconocimiento a su vida profesional… Un México de gente agraviada, de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla. De mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales. ¡Es la hora de cerrarle el paso al influyentismo, a la corrupción y a la impunidad! …Es la hora de la Nación. Es la hora de ser fuertes todos haciendo fuerte a México. Es la hora de reafirmar valores que nos unen. Es la hora del cambio con rumbo seguro para garantizar paz y tranquilidad a nuestros hijos… Soy un mexicano de raíces populares. provengo de una cultura del esfuerzo y no del privilegio. soy un hombre de palabra, un hombre de palabra que la empeño ahora mismo para comprometerme al cambio que he propuesto: un cambio con rumbo y con responsabilidad…La frase: “El PRI celebró su 89 aniversario con medio cuerpo fuera de Los Pinos y la otra mitad en la sepultura;” la escribió el columnista Gerardo Hernández González.

Gracias por compartir nuestras notas y columnas en Twitter, WhatsApp y Facebook, siguenos tambien en Instagram.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − 7 =