Breves del Évora Edición No. 1719

Prensa en “jaque” por las Redes Sociales en Mocorito

No cabe duda que el ejercicio periodístico en la región del Évora vive la peor crisis de su historia. Los lamentables y penosos hechos registrados durante visita al municipio de Mocorito por parte de la señora Rosy Fuentes de Ordaz, primera dama del estado de Sinaloa, son un hecho que quedará plasmado para siempre en las páginas del periodismo estatal y tal vez nacional.


Entre gitanos no nos leemos la mano. El gremio periodístico y la clase política sabe perfectamente de las atrocidades e injusticias que se comenten en la región del Évora por parte de algunas personas que se hacen pasar por periodistas o de algunos otros que se cobijan bajo el nombre de alguna empresa editorial de renombre para cometer su fechorías, a quienes vulgarmente se les conoce como “Chayoteros”. Decir, señalar o comentar algo relacionado a ese tema es un “pecado mortal” en esa parte del estado de Sinaloa, en donde durante años los gobiernos han mantenido económicamente a algunos pseudo periodistas , a cambio de no recibir una crítica, una calumnia y últimamente hasta difamaciones, así como también para recibir halagos y “flores”. A diferencia de otros municipios en Mocorito, Salvador Alvarado y Angostura los “Chayoteros” se han vuelto unos mercenarios que rallan en lo más bajo y corriente cuando los gobiernos, políticos, funcionarios y hasta empresas del sector privado no acceden a firmar convenios publicitarios o suscripciones de sus ejemplares. Es un secreto a voces que nadie se atreve a tomar cartas en el asunto mediante la vía legal o lucha social.

Aclarando que no sabemos sí ese tema antes explicado tenga relación con los sucesos ocurridos el 31 de enero de 2018, pero el caso es que sucedió algo sin precedentes y que hasta este día hay muchas cosas que no cuadran y que además dejan muy dañada la reputación e imagen del periodismo en la región del Évora.
Resulta que cuando la esposa del gobernador Quirino Ordaz Coppel, visitó el municipio de Mocorito para cumplir con una noble agenda llena de buena vibra y apoyos para los más necesitados, fue abordada sorpresivamente por el periodista, Carlos Iván Orduño Vázquez, quien se desempeña como titular del programa radiofónico de noticias Altavoz de la Ciudad de Guamúchil, y que en un tono de voz muy fuerte, y a percepción personal muy nervioso y con clara denotación de ira, dio lectura a un escrito solicitando fuera entregado al Gobernador del Estado de Sinaloa en donde pedía que el alcalde de Mocorito pusiera un alto a las agresiones personales por parte de los funcionarios municipales, así como de usar políticas de opresión e intimidatorias. Específicamente señaló al Director de Comunicación Social, Jessy Martínez Sauceda a quien además también lo acusó de desatar una guerra sucia en redes sociales para desacreditar su trabajo y el de periodistas como Verónica Lucero Jacobo Cruz de periódico Mercurio, Sergio Lozano García de Noroeste y Jesús Ontiveros Soto. Sin duda alguna fueron unas acusaciones y señalamientos muy graves en contra del joven que desempeña dicho cargo municipal, las cuales de ser ciertas no deberían quedar impunes.

Por su parte el Joven, Director de Comunicación del municipio de Mocorito se dijo sorprendido ya que previo a esas acusaciones no tenía conocimiento de alguna queja o comentario por parte de todos ellos, por lo que desconocía cuales eran esas agresiones y demás acusaciones, situación que lo llevó a realizar una rueda de prensa con la finalidad principal de conocer los argumentos, siendo ahí en plena rueda de prensa, ante las cámaras y grabaciones que Carlos Iván Orduño Vázquez y sus compañeros dijeron que se trataba de un “Meme” viralizado en redes sociales, el cual los ridiculizaba, pero lo grave y sospechoso del asunto fue que no tenían ni contaban con ningún argumento que sustentara semejantes y aberrantes acusaciones que calificaron como agresiones, y sin pena, ni vergüenza, aceptaron que eran suposiciones y percepciones.
No conforme con ello, medios de comunicación como El Debate solamente publicaron el “berrinche” sucedido frente a la esposa del gobernador, mientras que lo sucedido en la rueda de prensa para defensa del acusado, no fue publicado a pesar de que la propia editora, Vianey Contreras acudió a dicha rueda de prensa y que además forma parte del grupo que avalan las acusaciones en contra del joven funcionario municipal, Jessy Martinez Sauceda.

Al día siguiente sucedió lo más grave y denigrante para la reputación de Carlos Iván Orduño Vázquez de Altavoz, Veronica Lucero Jacobo Cruz de periódico Mercurio, Sergio Lozano García de Noroeste. Ya que la Organización de Periodistas Del Evora (OPE) publicó un escrito aclaratorio en donde hacían constar que no avalan, ni respaldan las acusaciones hechas por Carlos Iván Orduño, y que además el nombre de dicha organización fue usado de manera arbitraria.
Dejando una reflexión que a letra dice: Los derechos se exigen con argumentos, no con suposiciones, que al menos para nosotros como organización no se nos brindaron argumentos para apoyar la protesta que realizaron algunos periodistas contra autoridades de Mocorito y de manera arbitraria usaron el nombre de nuestra agrupación. Los argumentos también son la base de la objetividad, elemento fundamental de quienes ejercen el periodismo.

Situación que el Director de Comunicación del Municipio de Mocorito al darse cuenta que dichas acusaciones eran sin fundamento y que curiosamente las empresas en las que laboraban los acusadores coinciden precisamente a las que se les negó convenios de publicidad, suscripciones de ejemplares y que algunos de ellos tienen marcada evidentemente una línea política en el municipio; consideró las acusaciones como una manera de presión para que la administración municipal acceda a firmar dichos contratos o que también pudiera tratarse ataques políticos, ya que durante su cargo como Director de Comunicación a sacado a luz pública mucha información sobre los malos manejos de la pasada administración priista, la cual nunca fue dada conocer por ningún medio de comunicación.

El joven, Jessy Martinez, Director de Comunicación también agregó que lo más preocupante no es el hecho de que lo culpen a él de las distintas expresiones en redes sociales como “Memes” y críticas, sino la censura que piden los periodistas a ese tema, ya que consideró esa petición como un grave atentado en contra de la libertad de expresión del pueblo mocoritense, debido a que hoy en día es la ciudadanía quien hace valer su voz y derechos a través de las redes sociales.

Gracias por compartir nuestras notas y columnas en Facebook, WhatsApp y Twitter, siguenos tambien en Instagram.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × tres =