Diálogo Deportivo Edición No. 1718

INICIAN EL DERRUMBE DEL TEODORO MARISCAL Y EMILIO IBARRA.

Muchas páginas gloriosas se escribieron en los ya casi finados estadios Emilio Ibarra Almada de Los Mochis y Teodoro Mariscal de Mazatlán que iniciaron sus procesos de reconstrucción total con fuertes inversiones que pasan de los 350 millones por estadio.

De aquí a octubre de 2018 no hay suficiente tiempo, pero se van a lograr las obras monumentales ya que se trabajará de día y de noche en incansables trabajos para que la afición de ambas ciudades, disfruten confortablemente su deporte favorito, en este caso el béisbol.

Esto es posible gracias a la CONADE, los propietarios de los equipos, Joaquín Vega Acuña en Los Mochis y Toni Toledo y su padre el hombre de 96 años y exgobernador Antonio Toledo Corro, y sobre todo al gobernador Quirino Ordaz Coppel, de Mazatlán.

Aún con menos campeonatos en la Liga Mexicana del Pacífico el equipo de Cañeros de Los Mochis, con glorias como el cubano Toni Oliva y Aurelio Rodríguez Ituarte, siempre ha sido un equipo atractivo.

El gran Aurelio y su hermano Francisco “Chico” Rodríguez, escribieron una época gloriosa asi como Bruce Stenfield; un norteamericano que conquistó a los aficionados cañeros con intensos juegos desde la lomita de los disparos.

En las Ligas Mayores, Aurelio Rodríguez, jugó para varios equipos, pero todos los recuerdan por su entrega y valiosas aportaciones con sus bambinazos a Los Tigres de Detroit. Los habitantes de Detroit lo admiraban, lo respetaban y le rendían culto al igual que los fans en Los Mochis, Sinaloa.

Claro, su paso por los Yanquis no se olvida, pero la verdad allí se perdía un poco su brillo ante tantas estrellas relumbrantes del pasado y del momento como Hank Aarón reconocido hasta hoy como el máximo jonronero con 755 palos de vuelta entera, seguido por el Gran Bambino, Babe Ruth con 714 bambinazos, aunque Barry Bonds de Los Gigantes de San Francisco, conectó más homeruns, pero se sospecha que lo hizo bajo el influjo de sustancias prohibidas por la MLB.

Es decir, Bonds espera el fallo definitivo o sentencia que lo encumbre como el mejor en ese departamento o su imagen se vaya a la basura, como ha sucedido con otros tantos peloteros, como el impresionante catchert de Los Rojos de Cincinnati, Pete Rose, quien fue acusado de cruzar apuestas entre los equipos que defendía y sus rivales en turno.Por eso, no ha ingresado al Salón de la Fama.

Con ello en las Ligas Mayores o Gran Carpa, desean aparentar que son incorruptibles aunque los amenace la propia mafia mundial.

En Mazatlán, Carlos “Chaflán” López Juan José Pacho, entre otros fueron los ídolos de la afición.

Tres series del Caribe se desarrollaron en el Teodoro Mariscal y ninguna en el Emilio Ibarra Almada, por no reunir los requisitos de un coso beisbolero que pide la Confederación de Béisbol del Caribe.

Ahora Joaquín Vega Jr y Joaquín Vega Acuña, tendrán la oportunidad de pedir la sede desde 2019.

Los Mochis, ya se merece un evento de esa magnitud, que este año se va a celebrar en el estadio de Los Charros de Jalisco en Zapopan en febrero.

Nada es absoluto, todo es relativo y damos el adiós a los estadios Emilio Ibarra Almada y Teodoro Mariscal.No lloren aficionados de más de 40 años o menores que les encanta el béisbol.

LAS PRIMAS HERMANAS KAREN Y YARELI VAZQUEZ A LOS JCC 2018

Las brillantes ciclistas Karen Guadalupe Flores Vázquez y Lizbeth Salazar Vázquez son dos de las integrantes de 18 sinaloenses que asistirán a los Juegos Centroamericanos y del Caribe a efectuarse en Barranquilla,Colombia.

Hacia dos años que no coinciden en esta clase de eventos, que convoca a las mejores ciclistas de México, en diversas categorías, en busca de medallas para México.

Estuvieron en Culiacán, antes de Año Nuevo a celebrar con sus familiares, entre ellos sus tíos Enrique y José Manuel y su abuelo de parte de sus respectivas madres, Lucía en el caso de Karen y Rocío en cuanto a Yareli, Enrique Vázquez Guerrero.

En una ocasión hablé por celular con el entrenador de Yareli y me dijo que el ciclismo femenino mexicano estaba en su mejor época y que seguiría así. La mentalidad de las chicas, era muy diferente a los varones y eso es muy importante.

El ciclismo no es solo subirse a la bicicleta y correr en entrenamientos o competencias oficiales sino tener una mentalidad positiva, triunfadora o de alto rendimiento, no importan agentes externos o lluvia, nieve, frío o calor.

Tiene razón el cubano y más con estas ciclistas internacionales originarias de las colonias Miguel Alemán y Rafael Buelna de Culiacán, Sinaloa que se inspiraron en su abuelo el tremendo bohemio Enrique “Quiqui” Vázquez y sus tíos Enrique y José Manuel que brillaron en los ochentas y noventas del Siglo XX.

Enrique Vázquez Guerrero fue doble campeón nacional en velocidad pura y no fue a las Olimpiadas de Toxio, Japón en 1964 por varias cuestiones, entre ellas, en que hubo favoritismo para el hijo mayor del entonces presidente de la Federación Mexicana de Ciclismo.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 2 =