Marca Cultural Edición No. 1711

El Instituto Sinaloense de Cultura invita al Mes del Diálogo, de la Reflexión, Tolerancia y el Perdón en Culiacán, con una serie de actividades gratuitas organizadas a través del MASIN, en colaboración con la organización Construyendo Espacios para La Paz y el Museo de la Memoria y Tolerancia de México.
El miércoles 15, a las 19:00 horas, se llevará a cabo la conferencia Madres buscando a sus hijos (Caso de Las Rastreadoras), en el Patio del Museo de Arte de Sinaloa. El jueves 23, a la misma hora y en el mismo lugar, la conferencia Diagnósticos de las Defensoras de Derechos Humanos de las Mujeres, ambas con entrada libre.

El Túnel de la Tolerancia, surge como una iniciativa para acercar a los jóvenes y ciudadanía en general a un espacio itinerante, que los incite a reflexionar qué tanto saben acerca de temas relacionados con la historia de los genocidios, de los derechos humanos y la cultura de la tolerancia, con el propósito de enfatizar la importancia de la tolerancia como única opción para erradicar la indiferencia y la violencia. Esta actividad también se realiza en colaboración con COBAES, COPARMEX, los Consejos de Seguridad de Sinaloa de Culiacán y Navolato, la Secretaría de Seguridad de Sinaloa y el Ayuntamiento de Culiacán. A lo largo del mes, se realizará un programa de conferencias y actividades complementarias al Túnel, con la intención de fomentar el dialogo, la reflexión, tolerancia y el perdón en Culiacán.

Para recordar, un 10 de noviembre de 1923 nace Hachiko, el perro más famoso de Japón, un perro de raza akita que esperó a su amo por 10 años en la terminal del tren del distrito de Shibuya, en Japón. El perro, que le mostró al mundo el valor de la amistad y la lealtad, nació en una granja cercana a la ciudad japonesa Odate. El animal pasó poco tiempo en ese lugar ya que los pobladores se lo obsequiaron a Eisaburo Ueno, un reconocido profesor de la Universidad de Tokio. Desde el primer contacto, Hachiko se convirtió en el amigo inseparable de Ueno; tal era el apego del animal, que a diario acompañaba a su amo a la estación del tren. Cada tarde, cuando el profesor regresaba del trabajo, el perro lo esperaba siempre en el mismo lugar y a la misma hora. Por dos años, el profesor y su perro realizaron la misma rutina hasta que la muerte los separó. Ueno falleció el 21 de mayo de 1925 debido a un paro cardiaco que sufrió mientras impartía sus clases. Tras la muerte de su amo, Hachiko esperó al profesor cada tarde en la estación del tren. Los comerciantes de la zona y los empleados del ferrocarril que se dieron cuenta de la situación, trataron de hacerse cargo del animal; incluso, intentaron llevarlo a la casa de su amo, pero siempre regresaba al mismo lugar. Después de 10 años de larga espera, el cansado animal no pudo más y murió la mañana del 8 de marzo de 1935. Tras la muerte de Hachiko, en 1935, los japoneses levantaron un monumento de bronce en honor al leal perro, en el mismo lugar donde esperó a su amo por 10 años. El lugar se volvió famoso rápidamente y, a diario, turistas visitan la zona para conocer la historia del perro más fiel del mundo. El cuerpo de Hachiko, quien de acuerdo con especialistas murió por cáncer terminal y parásitos, fue disecado y permanece en el Museo Nacional de Ciencia de Japón, en Ueno, Tokio. Mientras que en el cementerio de Aoyama, uno de los más emblemáticos de Japón, se edificó un monumento en su honor junto a la tumba de su amo. Después de 90 años, finalmente Hachiko y su amo, el profesor Eisaburo Ueno se reunieron gracias al trabajo que realizó la Universidad de Tokio, quien unió a los viejos amigos en una estatua. La imagen, inaugurada en marzo de 2015 en la Facultad de Agricultura, recrea la escena en la que Hachiko saluda a su amo. El proyecto estuvo a cargo de voluntarios de la facultad que por tres años juntaron el dinero para la escultura.

“La lealtad…….no conoce límites”
Gracias por tu tiempo, hasta pronto, DM.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trece + Trece =