TODO ENCARECIÓ: HASTA EL BÉISBOL

La información de esta semana nos dice que la inflación a tasa anual pasó de 6.17 por ciento en la segunda quincena de septiembre, a 6.30 por ciento en la primera quincena de octubre de este año, la más alta desde la primera quincena de septiembre de 2017, cuando se ubicó en 6.52 por ciento.
De esta forma, la inflación general a tasa anual suma 19 quincenas por arriba de 4.0 por ciento, que es el límite máximo del objetivo de inflación para este año, de 3.0 por ciento, más/menos un punto porcentual.
Los productos que se encarecieron en la primera mitad de este mes fueron: electricidad, transporte público, gas doméstico LP, servicio de telefonía móvil, gasolina de bajo octanaje, colectivo, autobús urbano, vivienda propia, servicio telefónico local fijo y servicios turísticos en paquete.
Estamos hablando de servicios caros que proporciona el mismo gobierno de México, en algunos casos y sus cómplices empresariales en otros.
También el INEGI nos dice que, en contraste, hubo otros artículos que se abarataron como el jitomate, pollo, aguacate, tomate verde, loncherías, fondas, tortería y taquerías; cebolla, plátanos, carne de res, productos para el cabello y papaya.
¿Es cierto esto último?
Las localidades con variaciones por debajo de la nacional fueron: Puebla, La Paz, Jacona, Tepatitlán, Aguascalientes, Chihuahua, Colima, León, Cuernavaca y Querétaro.
Entonces ninguna ciudad de Sinaloa se ubica debajo de la inflación.
Y si usted lee la nota deportiva de esta edición verá que: la crisis está haciendo mella en la asistencia al estadio Nación Guinda, ya que de 55 pesos se brinca a 220 pesos y hasta 400 pesos por el acceso al inmueble. Específicamente habla del Club Tomateros de Culiacán; pero lo mismo puede estar sucediendo en Los Mochis y Mazatlán.
Es decir, ni siquiera podemos aliviar las penas acudiendo a un estadio, como se hacía antes por las clases medias bajas.
Todo es consecuencia de las políticas públicas que aprueban nuestros políticos en materia de economía, generación de empleos y atracción de inversiones.
Así que el año próximo habrá elecciones y usted decidirá si seguimos en la ruta cara.
Piénselo.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Doce − Once =