Los Puntos Sobre las ÍES… Edición No. 1706

La corrupción en Salud apesta…!

Si el vaso no está limpio, lo que en él derrames se corromperá. Horacio

Son varias las dependencias del gobierno del Estado en donde la corrupción sentó su reales en el sexenio pasado, el más corrupto de la historia de Sinaloa, pero lo hoy conocido apunta a que el peor de los casos está en el Sector Salud.

Ello independientemente de lo que pueda salir de la Secretaría de Administración y Finanzas manejada caprichosamente para satisfacer sus propios intereses por Armando Villarreal Ibarra y su jefe Mario López Valdez, que no puede decirse ajeno a los pestilentes manejos financieros que le satisficieron todos sus caprichos personales y de sus cuates.

Como también en otras dependencias del gobierno anterior bañadas por la corrupción.

En el sector salud, que estuvo a cargo del Dr. Ernesto Echeverría Aispuro, de acuerdo a lo revelado en días pasados por la Secretaría de Transparencia y Rendición de Cuentas aparecen afectaciones a finanzas por alrededor de 985 millones de pesos.

Es decir, andan volando esos 985 millones de pesos.

Las consecuencias de los malos manejos de las finanzas de Salud estatal provocaron una grave serie de deficiencias en los servicios que todavía hoy, a nueve meses de la nueva administración se reflejan.

Y no solo en el sector Salud, sino también en otras áreas del gobierno de Quirino Ordaz Coppel.
El Dr. Alfredo Román Messina, un prestigiado neurocirujano radicado en Mazatlán es quien tiene que cargar hoy con los problemas del sector, los reclamos de los trabajadores no basificados, de los trabajadores de bases a los que se les adeudan prestaciones, de los que reclaman aumentos salariales y, además, del desabasto de medicamentos.

Pesada carga que le heredó su antecesor.

Pero no solo eso, hay más todavía: la desaparición de valioso equipo.

Tenemos el caso del Hospital General “Dr. Jesús Kumate” de Los Mochis de donde “desapareció” un tomógrafo que nadie sabe a donde fue a parar.

Resulta que a los pocos meses de la desadministración malovista, el tomógrafo que poco tiempo atrás había sido instalado en ese nosocomio fue retirado.

El argumento de la Dirección del hospital, a cargo de un cuñado de Malova, fue que se había descompuesto y que lo mandaron arreglar.

“Para no dejar sin servicio” tomográfico fue llevado otro equipo propiedad de una empresa particular para la cual había trabajado el Dr. Echeverría Aispuro a cuyo propietario se atribuye su designación como Secretario de Salud.

Obviamente el nuevo equipo no iba prestado sino rentado a muy buen precio. ¡Se trataba de un negocio, no de un generoso servicio, pues!

Al llegar la nueva administración y descubrirse el negocio se canceló ese servicio.
Pero el tomógrafo del hospital no apareció por lo que se tuvo que contratar el servicio con otra empresa que aplica un cobro moderado en comparación al de la otra beneficiaria.

¿Dónde quedó el tomógrafo…?

¡Nadie lo sabe!

¿Estará el valor del tomógrafo en los 985 millones de pesos en que están estimadas las afectaciones económicas del sector Salud de Sinaloa…?

O aún no se incluye…?

El asunto es que la corrupción en ese sector huele mal… ¡apesta!

Como hiede en otras dependencias de la administración malovista.

Y no se trata de defender al Dr. Román Messina, no.

Sin embargo no es justo que se le cargue todo el “muertito” apestoso cuando a él solo le tocó cargarlo.

Necesario que se clarifiquen las cosas y se ponga a cada quien en el lugar que le corresponde. En este y otros casos a los ex funcionarios ladrones… en la cárcel!

Pero también es urgente y necesario que se subsanen los problemas del sector para que este pueda cumplir debidamente con sus funciones de vigilar y atender los problemas de salud de los sinaloenses sujetos al régimen del Seguro Popular y los que no tienen mas servicios que los de los centros de salud.

¡Urge!

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 3 =