EDUCAR PARA PROTEGER

Entre ciclones, huracanes, tormentas, terremotos y tsunamis se encuentra México, obviamente existen razones climatológicas y movimientos naturales de la tierra, todos estos fenómenos tienen su explicación científica, pero debemos estar conscientes que mucho influye la alteración que provoca el ser humano.

Habiendo razones científicas para dar razón de tales fenómenos, muchos recurren a la fe o a la respuesta de la naturaleza tratando de decirnos algo; quizás para muchos no cuente esto, pero la utilidad de la fe de unos y de la sensibilidad y respeto por la naturaleza de otros, tratando de ver que algo se nos quiere decir, nos enfoca en reflexionar sobre la conducta humana.

Las normas humanas de convivencia, de etiqueta, de caballerosidad cambian conforme los tiempos y es necesario que en la actualidad un elemento importante de la buena educación que se recibe en casa es el respeto por la naturaleza, la vida en todas sus expresiones y el cuidado de la ciudad.

Con las pasadas lluvias vimos como muchas inundaciones son debidas a que la basura que se tira tapa las alcantarillas provocando así inundaciones.

La educación moderna adaptada a una civilización moderna deberá poner énfasis en el respeto por la vida, sus estados y manifestaciones y la naturaleza.

Un ser humano sensible, respetuoso y consciente del prójimo no se inclinará fácilmente al delito, mucho menos a los que más laceran a nuestra sociedad como son el secuestro, el robo y el sicariato.

Recordemos algo muy importante: la educación se transmite y algo muy importante es el ejemplo. Quienes tienen la responsabilidad y la tarea de educar serán los primeros en transmitir y empaparse de esa cultura del respeto por la vida.
Javier E. Zepeda Osuna.

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + 6 =